Inicio » Internacional » Equipo

Karla Jacinto, la historia de la esclava sexual que llegó a estar con 30 hombres al día

Llegó a tener 30 clientes por día, siete días por semana. Así hizo el siguiente y dramático cálculo: "Fui violada 43.200 veces".

Karla Jacinto es una joven mexicana de 23 años víctima del tráfico de personas, una verdadera industria en algunas regiones de su país, y una de las grandes preocupaciones pendientes a nivel internacional.

Su historia comienza a los 12 años, cuando un hombre 10 años mayor la convenció de que con él tendría una vida mejor y acceso a cosas materiales que en su pueblo natal jamás podría tener. Karla vivía en la ciudad de Tenancingo, zona central de México.

Proveniente de una familia disfuncional y acostumbrada a los maltratos, la joven pronto se convenció de que la oferta del hombre, quien luego fue su pareja, era lo que más le convenía. “Vas a ser mi princesa”, le decía para seducirla.

Y ella aceptó, pero ese fue precisamente el inicio de una dramática historia que duró años, en la que fue explotada por proxenetas que pasaron a dirigir su vida hasta límites que significaban un control total de lo que hacía o dejaba de hacer. “Me decían las posturas, cuánto debería cobrar, las cosas que tenía que hacer con el cliente y durante cuánto tiempo, cómo debía tratarlos y cómo tenía que hablarles para que me dieran más dinero”, relata.

Poco tiempo después fue llevada a Guadalajara, donde se le obligó a prostituirse de las “10 de la mañana hasta la medianoche”. “Veinte hombres por día durante toda la semana. Algunos hombres se reían de mí porque lloraba”, recuerda, citada por RT.

Después vinieron otras ciudades, donde llegó a tener 30 clientes por día, siete días por semana. Así hizo el siguiente y dramático cálculo: “Fui violada 43.200 veces”.

maxicana3

Karla Jacinto es hoy una activista contra la trata de personas y la prostitución forzada.

También cuenta que sufrió abusos de parte de la policía, que la extorsionó. Recibió golpes y quemaduras por parte de su captor y a los 15 años quedó embarazada. Tuvo una hija, pero se la quitaron al nacer, y solo volvió a verla un año después.

En 2006 fue rescatada durante una operación contra la trata de blancas en Ciudad de México. Hoy tiene 23 años y ha asumido el rol de activista en contra del tráfico de personas. Incluso el Papa Francisco escuchó su historia, la cual también relató al Congreso de Estados Unidos.

Karla Jacinto, la mujer abusada 43.200 veces, hoy pide no sólo que la escuchen, sino que se haga algo contra la prostitución forzada y el tráfico de personas, una creciente actividad que ya se ha convertido en un problema a nivel mundial.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X