Inicio » Internacional » Equipo

La increíble historia de la actriz porno que encontró a Dios y ahora es pastor de Iglesia

Fue protagonista de alrededor de 100 películas para adultos y ganaba 30 mil dólares mensuales. Hoy su vida tuvo un cambio radical.

Nadia Hilton es el nombre con que Crystal Bassette se hizo conocida en la millonaria industria porno, la cual la reclutó en un complejo momento y le ofreció un estilo de vida lleno de lujos y dinero que ella, en condiciones de una persona que recibe ingresos normales, estaba imposibilitada de solventar.

4

Nadia Hilton era el nombre con el que Crystal Bassette era conocida en la industria porno.

Su historia puede ser una más de las de miles de mujeres que se dedican a la pornografía, pero en su caso tuvo un vuelco especial, pues ella dejó ese mundo de lujo, dinero y promiscuidad cuando descubrió que Dios podía gestar un radical cambio en su vida.

Según relató Crystal Bassette, tras “descubrir a Dios” decidió dar un vuelco total. Tanto fue el cambio, que ahora es pastora y predica en su propia iglesia de Nueva York.

Su historial en la pornografía es amplio: Fue protagonista de alrededor de 100 películas para adultos. ¿Su sueldo? Unos 30 mil dólares mensuales.

actriz

Empezó como tantas en esta industria, publicó el “Daily Mail”. Quedó embarazada a los 16 años, sin mayor respaldo económico y debiendo hacerse cargo del bebé y todos los gastos que implicaba. Decidió mudarse a Hollywood desde Carolina del Norte y empezó a trabajar como modelo, con exiguos ingresos, al tiempo que complementaba su renta laborando en un club nocturno. Fue allí donde un productor de porno la conoció y le ofreció ser parte del negocio, que mueve millones de dólares por minuto en el mundo.

Cuando tuvo que debutar en escenas de sexo frente a las cámaras, estuvo llorando por horas, cuenta. Y fue tanto el rechazo que le provocó, que estuvo un mes completo sin volver a grabar. Pero su vida seguía y la paga de 30 mil dólares la movió a continuar en la actividad, pero no sin inmensos costos personales. Se emborrachaba y  recurría a las pastillas para soportar la grabación de las escenas de sexo.

“Llevaba a mi hija al colegio por la mañana, iba, grababa y volvía con ella a casa. Era un trabajo regular, de 9 a 5″, relata.

En esa época, ella sufrió una importante transformación:  “Me convertí en un objeto. No podía salir de mi casa sin mostrarme salvaje, con tacos altos o una camisa sugerente. Tenía que mostrarme todo el tiempo como un símbolo sexual”.

2

Pero 10 años de esta vida cambiaron tras conocer a quien hoy es su esposo y encaminarse junto a él en el camino de la religión. David, su marido, también es pastor en la Iglesia. “Sabía sobre mi pasado porque mi hija iba a su congregación. David es la clase de persona que cree que tu pasado es tu pasado. No puedes estar mirando para atrás”, afirma.

5

David y Crystal en la actualidad, una pareja dedicada a la religión.

Hace tres años dejó su vida anterior y decidió dedicarse a Dios. Se casó, y a sus 33 años es madre de dos hijos. “Me gustaría que la gente sepa que Dios puede perdonar, no importa cómo sea tu pasado. Quiero que la gente vuelva a Cristo a través de sus relaciones y sus experiencias”, predica en el púlpito de la capilla en Nueva York. “Mi pasado me hizo lo que soy hoy y Dios cambió mi vida completamente”, comparte como un testimonio de un cambio total obrado por la fe.

6

Crystal en su capilla en Nueva York. Un cambio total.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X