La “montaña del sexo”: El extraño rito sexual para conseguir prosperidad económica

Una vieja leyenda, que data del siglo XVI, es el origen de esta creencia que suma adeptos.

Guía de: Internacional

En un principio las parejas tenían sexo debajo de las higueras, hoy hay chozas habilitadas para ello. Foto BBC Mundo.

En un principio las parejas tenían sexo debajo de las higueras, hoy hay chozas habilitadas para ello. Foto BBC Mundo.

Una vieja leyenda, que data del siglo XVI, ha permitido en Indonesia mantener una tradición por centurias. El relato cuenta la historia del joven príncipe Pangeran Samodro, quien huyó junto con la reina Nyai Ontrowulan, la cual era su madrastra, para vivir una fantasía de amor y que para evitar de la furia del rey, optaron por refugiarse en la montaña llamada Gunung Kemukus, según señala Keontjoro Soeparno, psicólogo social de la Universidad Gadjah Mada en Yogyakartax , al prestigioso medio BBC.

Cuando la flamante pareja se encontraba en medio de un acto sexual, fueron asesinados por la guardia real y enterrados en la cima de la montaña. Desde esa época se estila una tradición inusitada, en la cual quienes cometan adulterio en ese cerro “serán bendecidos con buena fortuna”, según señala Soeparno, quien a lo largo de 30 años ha estudiado profusamente el ritual.

¿En qué consiste?

El ritual empieza con oraciones y ofrendas de flores en la tumba de los amantes caídos en desgracia. Posteriormente quienes peregrinen la zona deben bañarse en una de las dos quebradas “sagradas” que posee de la montaña. Una vez que realicen esa purificación deben encontrar a una persona completamente desconocida y tener relaciones sexuales con ella.

El real objetivo que persigue el cumplir las instrucciones al pie de la letra es “llenarse de bendiciones y dinero”. Además hay un requisito, puesto que la pareja debe tener relaciones sexuales cada 35 días, siete veces consecutivas, por lo que esa relación termina durando alrededor de un año. Soeparno aclara que, de no completarse las siete veces, “tienen que volver a comenzar”.

Gran concurrencia

La tradición ha tomado mucho impulso en las últimas décadas. Actualmente se han contabilizado más de 8 mil peregrinos, quienes buscan esperanzados una pareja que les posibilite cumplir sus sueños de progreso material.

En la zona de han habilitados puestos de comidas y algunas comodidades para atender a la gran cantidad de personas que concurre a buscar pareja. Foto BBC Mundo.

En la zona se han habilitado puestos de comidas y algunas comodidades para atender a la gran cantidad de personas que concurre a buscar pareja. Foto BBC Mundo.

Tal es la cantidad de gente que acude a la “montaña del sexo” como es conocida Gunung Kemukus, que se han instalado puestos de comida e incluso se puede alquilar habitaciones o chozas. Además, hay bares y desde 2014 las autoridades abrieron una clínica especializada en enfermedades venéreas, cuya función es repartir preservativos y realizar pruebas de VIH/SIDA. También ha proliferado en la zona la prostitución.

Esta claramente no es una tradición del Islam, puesto que confluyen distintas creencias, que mezclan influencias islámicas, hindúes, budistas y animismo, a lo que se le conoce colectivamente como kejaw.

Ritual secreto

Aunque se busca la prosperidad económica, muchos creyentes asisten en absoluto sigilo a peregrinar, puesto que pueden ser reprendidos por sus parejas, como señala Ibu Winda, una mujer de unos 60 años a BBC. “Tengo cuatro hijos y tengo nietos. Si mi esposo me pregunta, le digo que lo estoy haciendo para que mi negocio funcione bien. Si le dijera que voy a venir a Kemukus no me dejaría”, señaló.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X