Papa Francisco crea comisión para estudiar la excomunión de mafiosos

La razón esgrimida por El Sumo Pontífice es que las organizaciones criminales “no están en comunión con Dios”.

Guía de: Internacional

A lo largo de la saga de la película El Padrino se puede apreciar la estrecha relación con el mundo católico y la mafia.

A lo largo de la saga de la película El Padrino se puede apreciar la estrecha relación con el mundo católico y la mafia.

Mucho interés ha causado la comisión solicitada por el Papa Francisco, conformada por juristas y expertos laicos y religiosos, que estudia la excomunión de mafiosos para que quede de manifiesto que “no es posible pertenecer a la mafia y ser parte de la Iglesia”.

En múltiples documentales, películas y series de mafia se retrata tanto en realidad como ficción que algunos de los mafiosos más célebres suelen desempeñar actividades criminales no apartándose de su fe católica. Muchos creen que los mafiosos muestran abiertamente su religiosidad como señal de poder y en reiteradas oportunidades en concomitancia con la Iglesia católica. En Sicilia algunas procesiones se detienen año a año como un ritual a rendir homenaje frente a la casa del “capo” local.

El Sumo Pontífice quiere cortar de raíz la relación existente entre los mafiosos y la Iglesia Católica.

El Sumo Pontífice quiere cortar de raíz la relación existente entre los mafiosos y la Iglesia Católica.

Según señala Infobae, Vittorio Alberti coordinador de la comisión perteneciente al Dicasterio, lo que sería cercano a un ministerio, para el Desarrollo Humano Integral del Vaticano creó esta instancia para fortalecer “la excomunión, los pronunciamientos y el magisterio del Papa Francisco sobre este tema pensamos que era necesario intervenir. De ahí la creación del grupo de trabajo”.

En un comunicado el Dicasterio explica que “para honrar a Rosario Livatino, primer magistrado beato de la historia de la Iglesia, que ejerció con valentía su profesión de misión laica, se ha creado en el Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral un grupo de trabajo sobre la ‘excomunión de las mafias’, con el objetivo de profundizar en el tema, colaborar con los obispos del mundo, promover y apoyar iniciativas”.

Rosario Livatino, sacerdote católico, fue asesinado por la mafia siciliana en 1990.

Rosario Livatino, primer magistrado beato de la Iglesia Católica asesinado por la mafia siciliana en 1990.

La historia señala que Livatino es considerado “mártir” tras ser asesinado por la mafia en 1990. El domingo 9 de mayo fue beatificado en Agrigento, Sicilia. Alberti aclara que el grupo de trabajo del que está a cargo se origina “para asegurar que la universalidad de la Iglesia pueda responder al carácter global de las mafias aclarando que pertenecer a ellas es irreconciliable con el Evangelio”. Además, el coordinador del grupo agrega que “la comisión se crea para continuar el trabajo que comenzamos hace cuatro años sobre la mafia y la corrupción. En cierto momento, de hecho, nos dimos cuenta de que, en la Doctrina Social de la Iglesia, en el Derecho Canónico, en el Catecismo no se menciona la excomunión de la mafia”.

Finalmente trascendió que la comisión está integrada por el presidente del Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giuseppe Pignatone, el arzobispo de Monreale (Sicilia), Michele Pennisi; el presidente de la Asociación Libre, el sacerdote anti-mafia Luigi Ciotti; el sacerdote Marcello Cozzi; el inspector general de los capellanes de las cárceles italianas, Raffaele Grimaldi, Ioan Alexandru Pop, del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos y la expresidenta de la comisión parlamentaria antimafia Rosy Bindi.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios