Periodista come cerebro humano para un reportaje en India y es severamente criticado

Lo acusaron de desprestigiar a la comunidad hindú en Estados Unidos a través de un reportaje.

Guía de: Internacional

Impactantes imágenes consiguió Reza Aslan para CNN. Foto:  breitbart.com

Impactantes imágenes consiguió Reza Aslan para CNN. Foto: breitbart.com

El periodismo es una de las profesiones más riesgosas del mundo según algunas mediciones que se han realizado en el último tiempo. En 2012, la agrupación Reporteros sin Fronteras (RSF) señaló que en el mundo hubo durante ese año 97 periodistas asesinados, 174 encarcelados y más de un millar detenidos, según indica el diario El País de España.

Incluso los periodistas dicen frecuentemente que su profesión es un apostolado. Recientemente el reportero estadounidense de origen iraní Reza Aslan, lo comprobó en persona porque fue obligado por un grupo de caníbales indios a comer extractos de carne humana, cuando se encontraba grabando reportajes documentales acerca de la espiritualidad en el mundo, para la prestigiosa cadena CNN.

El portal informativo Russia Today en español señaló que durante un episodio Aslan mostró de cerca a los Aghori, secta que resiste el sistema de casta practicado en la India, el cual fracciona a la sociedad en grupos, que van desde los sacerdotes o maestros, más conocidos como brahmanes, hasta los intocables, o personas que son consideradas al mismo nivel que animales como perros  y a las que les toca desempeñar arduas labores como trabajos de bajo nivel o incluso recoger excremento humano con sus propias manos.

Una de las creencias de los Aghori es que piensan que quemando el cuerpo de una persona muerta, y posteriormente frotándose la piel con sus cenizas, permite que todo el poder del fallecido pase a su cuerpo. Incluso en la grabación del espacio televisivo, uno de los miembros hizo una exhibición de lo anteriormente descrito., frotando cenizas en la cara del periodista y obligándolo a beber alcohol de una calavera, para luego ofrecerle un pedazo de cerebro humano.

En el desenlace del reportaje un caníbal se molestó debido a que “hablaba mucho”, llegando a amenazarlo con “cortarle la cabeza si continuaba hablando tanto”. Casi al finalizar el hombre comió su propio excremento frente a la cámara y empezó a arrojar el resto del mismo, lo que obligó el equipo periodístico a hacer abandono del lugar.

Críticas despiadadas

Ya más tranquilo, Reza Aslan publicó en su sitio de Facebook la pregunta “¿Quieren saber a qué sabe el cerebro de un humano muerto? A carbón. Estaba achicharrado”. De inmediato recibió miles de críticas debido a que con las imágenes emitidas muchas personas consideraron que más que informar acerca de la espiritualidad de los Aghori, Aslan sólo atacó a la comunidad hindú en Estados Unidos, sumándose que todo se trataba acerca de desprestigiar veladamente a los hindúes estadounidenses que votaron por Donald Trump en la pasada elección presidencial de noviembre.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X