Inicio » Internacional » Equipo

¿Por qué se dice que la democracia de Bolivia está en peligro con Evo Morales al frente del país?

La intención del gobernante boliviano tiene indignados a amplios sectores del país que rechazan su intención de seguir en el poder.

Venezuela no es el único país latinoamericano con una gran crisis política. La pasada semana se sucedieron sin descanso manifestaciones por las principales ciudades de Bolivia para protestar la reelección de Evo Morales.

Y es que 21 de febrero de 2016 fue un día clave para todos los bolivianos, o eso creían. Esa fecha se produjo un referéndum para decidir si el presidente y el vicepresidente podían volver a postularse nuevamente a la elección.

bolivia-protestas-1

Pero hagamos un poco de historia. Evo Morales sale por primera vez elegido en el año 2005 convirtiéndose en el primer Presidente indígena de la historia de Bolivia. Según la Constitución de ese momento, el elegido solo podía gobernar en dos ocasiones de manera consecutiva.

Sin embargo, en el año 2009 se lanza una nueva Constitución, por lo que Evo alega que el primer mandato no cuenta, ya que se produjo dentro de otra Constitución. El Tribunal Constitucional, sobre el que tiene plenos poderes, reafirma esta teoría señalando que su primer gobierno fue sobre el Estado de Bolivia y que ahora será sobre el Estado Plurinacional de Bolivia.

Ahora sí, sobre esta nueva Constitución vigente Evo únicamente podría gobernar hasta este presente año, pero a medida que se fue acercando fueron cambiando las cosas.

En el año 2016, el Gobierno presentó un proyecto de reforma constitucional para la repostulación del Presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera. La propuesta fue aprobada por el Poder Legislativo, donde el partido oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) cuenta con los dos tercios que se necesitan para su aprobación.

Sin embargo, esto debía aprobarse también por votación popular, hecho que el Gobierno daba por ganado. Y aquí llegó la sorpresa: en el referéndum convocado el 21 de febrero de 2016 para decidir si el pueblo quería la repostulación, ganó el “no”, resultado que el Presidente se comprometió a respetar.

Pero esto tampoco ha sucedido. El pasado mes de noviembre de 2018, el Gobierno anunció su intención de volver a presentarse a las elecciones, a pesar de la negativa popular y la presión de la oposición, primero declarando públicamente que los bolivianos habían votado “no” refiriéndose a “no te vayas Evo”.

Tras esta afirmación absurda, se decidió recurrir al derecho internacional, concretamente a la Convención Americana sobre Derechos Humanos, para afirmar que la reelección indefinida es un “derecho humano”. Esto fue aprobado por el Tribunal Constitucional, habilitando a Evo Morales a presentarse a las elecciones generales del próximo octubre de 2019.

Las marchas no tardaron en sucederse por todo el país, marchas que han seguido repitiéndose sin descanso al grito de “Evo perdiste, qué parte no entendiste”, “Bolivia dijo no y no es no” y “Democracia sí, dictadura no”.

bolivia-protestas-2

Esta polémica situación, sumada a las fuertes sospechas sobre casos de corrupción, la cercanía con el Gobierno de Nicolás Maduro y el fuerte control sobre todas las instituciones ha hecho saltar todas las alarmas. Y es que con éste sería el cuarto mandato consecutivo de Morales convirtiéndose en el presidente con más tiempo en el poder de la historia de Bolivia.

El principal temor de la población, además de que Bolivia acabe convertida en una nueva Venezuela, es la posibilidad de que Evo Morales se aferre al poder a cualquier precio, recurriendo a técnicas como el fraude electoral o el control de las fuerzas armadas. Por ejemplo, hoy los militares son los únicos que se jubilan con casi el 100% de su salario.

Mientras que en el siglo pasado el poder se obtenía mediante la fuerza y las dictaduras militares se sucedieron sin descanso por todo el continente, ahora la estrategia es diferente.

Las nuevas tiranías llegan al poder mediante el voto popular para después controlar todas las instituciones, medios de comunicación y principales empresas productivas del país, además de conseguir el dominio militar, voto clientelar y anular a la oposición.

Vemos cómo este sistema ha sido el utilizado por Daniel Ortega en Nicaragua, Juan Orlando Hernández en Honduras y Nicolás Maduro en Venezuela. Por eso, esta repostulación anticonstitucional augura un futuro negro para la democracia boliviana que muchos creen está en fuerte peligro.

Estas son imágenes de manifestaciones realizadas contra la intención de Evo Morales de competir por un nuevo periodo, a pesar de que su opción fue derrotada en el referéndum:

bolivia-protestas-3

bolivia-protestas-4

bolivia-protestas-5

bolivia-protestas-6

bolivia-protestas-7

bolivia-protestas-8

bolivia-protestas-9

bolivia-protestas-10

bolivia-protestas-11

bolivia-protestas-12

bolivia-protestas-13

bolivia-protestas-14

bolivia-protestas-15

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X