¿Qué es la “vergüenza de volar” sueca y por qué inquieta a la industria de la aviación?

En Suecia se han tomado en serio el dilema moral que plantean los vuelos debido al cambio climático.

Guía de: Internacional

Los vuelos avión están en tela de juicio en Suecia.

Los vuelos avión están en tela de juicio en Suecia.

Ningún país en el mundo ha llegado tan lejos como Suecia con respecto a los desafíos que plantea el cambio climático y el desarrollo sustentable de las futuras generaciones e incluso han acuñado un término, el cual empieza a ser sumamente popular en esas latitudes. Nos referimos al “flygskam”, que significa algo así como “la vergüenza de volar”.

El nombre elegido se refiere específicamente, según señala BBC Mundo, a un movimiento creciente en el país escandinavo que llama a los ciudadanos a no volar y preferir medios alternativos de transporte para de ese modo reducir su huella de carbono y su impacto en el cambio climático.

Junto con el “flygskam”, los suecos han dado a conocer la palabra “tagskryt” que es el orgullo de viajar en tren, lo que muchos ciudadanos intentan extender a más y más personas con el hashtag #tagskryt  en redes sociales.

La activista Greta Thunberg declaró públicamente su intención de no volver a volar nunca más en la vida para no contribuir al cambio climático.

La activista Greta Thunberg, de 16 años, declaró públicamente su intención de no volver a volar nunca más en la vida para no contribuir al cambio climático.

El medio británico asegura que al viajar en tren un pasajero emite solamente 14 gramos de dióxido de carbono (CO2) por km, mientras que desplazarse en avión eleva las cifras hasta 285 gramos. Estos cálculos fueron realizados por la Agencia Ambiental Europea (EEA por sus siglas en inglés). Incluso los números se pueden incrementar en aviones de mayor tamaño.

Pero no solamente son las emisiones de CO2, la que inquietan a los suecos, porque los aviones para funcionar deben quemar combustible y a su vez liberar vapor de agua y óxido nitroso, que son gases del efecto invernadero, emisiones que  al producirse a gran altitud en la atmósfera, generan un mayor impacto.

Uno de los impulsores del flygskam fue Bjorn Ferry, medallista de oro olímpico y actual comentarista deportivo, quien popularizó el hecho de viajar cientos de kilómetros en tren para disputar eventos deportivos y de esa forma negarse a volar debido al cambio climático. Todo fue aún más popular cuando la activista adolescente sueca Greta Thunberg declaró públicamente su intención de no volver a volar. Incluso emprendió una gira europea viajando por tren.

Industria de la aviación en problemas

A quienes no les hace mucha gracia esta campaña son los trabajadores de la cada vez más competitiva industria de la aviación. Aunque no se puede saber a ciencia cierta cuántas personas se han sumado al movimiento flygskam, está creciendo paulatinamente en redes sociales. Esto ha llevado a que actualmente en Suecia esté aumentando la cantidad de pasajeros que viaja en tren por sobre los que viajan en avión.

El jefe de la aerolínea sueca SAS, Rickard Gustafson, indicó en un periódico de Noruega que el flygskam estaba involucrado en la caída de 5% en el tráfico aéreo en Suecia durante el primer trimestre de este año. En tanto, la compañía ferroviaria sueca SJ indicó que ha tenido mayor cantidad de pasajeros viajando en tren.

El movimiento flygskam se está extendiendo por Finlandia, Holanda y Alemania.

El movimiento flygskam se está extendiendo por Finlandia, Holanda y Alemania.

Especialistas señalan que la caída en el número de vuelos en Suecia también se suma el fuerte impacto de la ola de calor que se vivió durante el verano 2018, lo que contribuyó a generar conciencia en la población acerca de la realidad del cambio climático en el mundo. Incluso en Estocolmo, donde existen registros mensuales de la temperatura desde 1756, el mes de julio de 2018 fue considerado como el más caliente de la historia, lo que se sumó a variados incendios forestales que se extendieron al norte, alcanzando incluso al Círculo Ártico.

Alexandre de Juniac presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) señaló a BBC Mundo que si la industria aeronáutica “no ofrece una respuesta, este sentimiento crecerá y se esparcirá”. Algo de razón tiene, puesto que también existen movimientos en Europa equivalentes para la vergüenza de volar, como el “lentohapea” en Finlandia, “vliegschaamte” en Holanda y “flugscham” en Alemania.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios