Queda al descubierto una cruel red de explotación sexual que esclavizaba a colombianas en España

Los criminales ofrecían la esperanza a mujeres sin recursos de conseguir trabajo, antes de obligarlas a trabajar en burdeles.

Guía de: Internacional

Las mujeres explotadas pertenecían a la zona de Palmira.

Las mujeres explotadas pertenecían a la zona de Palmira.

La Policía de Colombia, en conjunto con la Guardia Civil española, desbarataron una red de explotación sexual que desde hace años operaba reclutando a jóvenes colombianas de muy escasos recursos de la zona de Palmira, cerca de Cali, con el objetivo de recluirlas en burdeles de la zona de Alicante y Albacete.

Álvaro Osorio, delegado contra la criminalidad en Colombia aseguró en El País de España que todo se fraguó “valiéndose de su condición de vulnerabilidad, las llevaban bajo engaño en España con el fin de explotarlas sexualmente. Las enviaban en vuelos hacia Madrid, con el pretexto de trabajar como camareras”.

El escándalo se destapó debido a que una de las mujeres obligadas a trabajar como prostituta, escapó del encierro luego de solicitar ayuda a un cliente del prostíbulo denominado ‘La casita roja’, quien finalmente presentó la denuncia ante la justicia. La víctima relató que durante su estadía en territorio español fue sometida a un “trato inhumano” por parte de sus captores.

El modus operandi era elaborado, puesto que en primer lugar, una cómplice realizaba los primeros contactos con las mujeres que se entusiasmaban con la idea de trabajar en el viejo continente. Si existía interés concreto, luego se les presentaba otro hombre que seguía la truculenta trama. Según explicitó una de las víctimas a ella se le ofreció “trabajo como camarera en un restaurante en España, con una remuneración mínima de 800 euros mensuales, más propinas”.

Una imagen de la policía colombiana cuando desmanteló la red.

Una imagen de la policía colombiana cuando desmanteló la red.

En la última fase los criminales citaban las mujeres a un domicilio en Palmira, para entregarle dinero con lo necesario para el viaje, e incluso se ofrecían para ayudar a las mujeres en los trámites relacionados a la obtención del pasaporte. Casi en el epílogo les explicaban a las víctimas lo que debían decir tanto a la salida de su país como a su arribo a España para no levantar sospecha de parte de las autoridades.

Ya en España, las víctimas eran desplazadas a la zona de Alicante o Albacete, donde eran recibidas por una mujer llamada Manilla Lindado, de nacionalidad española y colombiana a la que debían llamar ‘La madame’. Al momento de desbaratar la operación, la policía detuvo a seis personas, tres en Colombia y tres en España.

Últimamente los esfuerzos por luchar contra robustas redes de trata y explotación sexual se han convertido en uno de los principales propósitos de la justicia colombiana. A comienzos de diciembre se desmanteló una compleja estructura compuesta por 14 criminales israelíes y dos colombianos, quienes esclavizaban a niñas y adolescentes de escasos recursos pertenecientes principalmente a la zona de Cartagena de Indias y Santa Marta.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X