Inicio » La U »

Ahora se va Canales: ¿Error de la directiva de la U?

Recientemente Gustavo Canales modificó su contrato e ingresos con Azul Azul. Las desprolijidades de este segundo acuerdo con la U facilitaron su eventual partida a China.

Guía de: La U

Gustavo Canales llegó a fines del 2010 a la U después de un gran año en Unión Española, enmendando el rumbo luego de un balbuceante comienzo en su Rio Negro natal llegó a la primera división chilena, desde aquí ya tuvo –gracias a las temporadas de cinco meses- un salto al Once Caldas colombiano y otro fallido a River Plate: ahora se prepara para su asalto económico definitivo, ahora a China.

La oferta de un incógnito club del lejano oriente –aún no documentada y recibida formalmente por la dirigencia de la U- es de dos millones de dólares (cerca de mil millones de pesos chilenos) e ingresos mensuales que duplicarían el sueldo actual del jugador. Detalles mayores a la hora de decidir si aceptar o no la oferta como especialmente lo que se acuerde sobre la forma de pago.

Gustavo Canales

Foto: Photosport

La transferencia de Gustavo Canales al fútbol chino costó 2 millones de dólares.

Una de las premisas básicas en este tipo de situaciones es alinear: 1) la conveniencia del club, por el monto de la oferta, seguridad y condiciones de pago; 2) la conveniencia para el jugador, quién en este caso percibiría mensualmente alrededor de USD 60,000 cada treinta días y; 3) la disponibilidad de un recambio de -a lo menos- un similar nivel de rendimiento en el puesto que deja.

En este caso la directiva de Azul Azul, por el incremento salarial reciente en el contrato de Canales, deliberadamente omitió o extrañamente no pudo incluir una conveniente cláusula de rescisión en favor de la U, cuando de común acuerdo elevaron los ingresos del roquense al nivel top del plantel. Este sencillo acto habría desanimado y postergado al menos hasta el segundo semestre de este año los cantos con millonarias ofertas desde oriente hacia los ávidos oídos de Gustavo.

El cambio, que económicamente puede ser espectacular para el jugador y su familia, deportivamente puede alejarlo definitivamente del primer plano nacional, del seleccionado nacional y también tiene el riesgo de adaptación cultural y futbolística en una sociedad y sistema de vida muy diferente al mundo occidental.

Esta nueva partida de un jugador de la U pone en el tapete la relativa y extraña lealtad hacia la institución, que con esfuerzo e interés le ofrece mantenerlo integrado en un plantel estelar a nivel sudamericano.

Cuando el jugador llega a un nuevo club sus declaraciones son todo ilusión, compromiso y apego absoluto hacia la nueva divisa, pero basta que aparezcan estos “cantos de sirena” para que cambie el verso hacia temas como el profesionalismo y la responsabilidad familiar como si fuesen los únicos que la tienen.

El caso de Cereceda con Colo Colo y Universidad Católica es emblemático en este caso. Sancionado por dar un doping positivo a nivel internacional, el club albo le mantuvo en el plantel sin poder jugar y respetándole un determinado nivel sueldo. Una vez que cumplió la sanción de apenas seis meses y habilitado para jugar, rechazó la oferta contractual del cacique para integrarse de inmediato con los cruzados.

La historia  reciente señala que el mismo jugador junto a su sagaz representante si incluyeron una cláusula de recisión que permitiese una pronta salida de San Carlos, en este caso para integrarse velozmente al Campeón de la Copa Sudamericana. Cereceda, no sólo tiene puede contar que jugó en los tres grandes del fútbol chilenos, sino que además superar ese récord si repite los desaires anteriores ahora con la U. ¿Por cuál club le gustará más jugar?

Un verano muy movido en el CDA donde más de cuarenta jugadores han sido evaluados, contratados, vendidos, transferidos, retirados, reincorporados o enviados a préstamo. Afortunadamente la temporada está muy cerca de comenzar para dejar el mercado y entusiasmarnos nuevamente con el juego de la U. Eso aguardamos ansiosamente.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X