Inicio » La U »

¿Puede la U aprender de Arsenal para eliminar a Boca?

Boca perdió ampliamente en la definición por el título del torneo argentino como local 0-3, mientras en Chile la U cayó sin apelación frente a un cacique que terminó con nueve jugadores.

Guía de: La U

El resultado al cierre del domingo futbolero allende Los Andes es la única luz de esperanza azul con miras al choque de este jueves en el Nacional. A diferencia de lo que hizo el chuncho el jueves, Arsenal de Sarandí enseño a la U como se debe visitar al bostero en circunstancias decisivas, goleando 3-0 al maltratando orgullo xeneise y comprometiendo seriamente la obtención de su vigésimo quinta estrella en torneos locales.

A diferencia de la U –que prácticamente estuvo ausente en La Bombonera el jueves pasado- Arsenal buscó lastimar de entrada el fondo boquense utilizando el pase al espacio para que el pique de Carbonero ganara la punta del área en lugar del repetido pase al pie de los azules. Ese desequilibrio táctico provocó el afiladísimo centro buscando las espaldas de los centrales que Zelaya logro anticipar y cabecear ante la salida de Orion decretando la apertura del marcador a los 2’.

U Boca

Foto: José Alvújar

Ojala Sampaoli haya sacado ideas de la victoria de Arsenal sobre la U.

Ese comienzo permitió el control del partido de los dirigidos por Gustavo Alfaro, quienes sin pánico escénico controlaron las acciones y aprovecharon cada obsequio de rendimiento físico entregado por el xeneise, a quienes el partido del jueves con la U pareció haberles pasado la cuenta.

Mientras Boca apenas podía meter alguna situación clara de gol en el primer tiempo el viaducto de tres toques llegó nuevamente al gol, pase al espacio de Leguizamón habilitando a otro pique ganador, esta vez de Zelaya, quién anula la salida de Orión con un pase abierto a su izquierda para la entrada del mismo Leguizamón, mientras todo el fondo de Boca corría hacia su valla.

En el primer cuarto del segundo tiempo el Arse cerrado sobre el fondo, y con todos los espacios a su disposición, esta vez metió directamente un pelotazo para Leguizamón, quién -al mejor estilo de nuestro Huachupé Jiménez- llevó de paseo a Schiavi, define el partido y despacha a Boca de la lucha por el campeonato de forma tan sorpresiva como clara.

Por su parte, o por la nuestra, la U está fracasando en su propuesta comenzando a hacerla cada vez más predecible para mérito de sus rivales.

Esta tarde la solitaria cancha Colo Colo metió mucho y pegó bastante también para anular los tibios intentos azules en un terreno en el que no se debió haber jugado el encuentro. Solamente las presiones televisivas y la necesidad de la ANFP de terminar –por fin!- este torneo Apertura explican por qué se jugó en un campo donde la pelota en varias zonas del terreno no boteaba ni avanzaba.

Un equipo largo de la U permite a Paredes recibir y avanzar sin marca recostado muy cómodo sobre su mejor perfil, sin pase claro al área se animó con un zurdazo lleno de rabia y ganador que infló la red azul y mandó a Herrera –una vez más- a buscar la pelota al fondo del arco en un clásico (14’), el primero sin público.

Un partido insoportable

La U en el Monumental hizo un partido tan insoportable como repetido, buscando abrir la cancha pero sin desbordar nunca, para terminar levantando infinitos y frontales centros para el lucimiento de Contreras y en especial del venzolano Vega. Es cierto que la cancha no ayudaba en nada, indicando con claridad que no se debió jugar, el estéril el juego azul depende demasiado de la disponibilidad de un buen terreno de juego.

Apenas iniciado el segundo tiempo, y frente a un albo que ya jugaba con diez hombres, el error de Magalhaes quien no despeja sino que habilita a Rabello para que fusile a Herrera (46’) y establezca una desventaja con el marcador de la semana azul, 0-2!

Colo Colo con traje de faena correteó una y otra vez para anular los proyectos de desbordes de la U y obligar a que sus externos se sacaran el balón de encima para centrar sin resultado alguno. El albo con nueve jugadores concretó una modesta hazaña, por la forma como lo consiguió, sumiendo a la U en los abismos de una nueva derrota, resultado con el que la U de Sampaoli ha comenzado a convivir.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X