“¡Chúpate esa!”: Una pareja de vampiros novatos

Jody y su enamorado inician un viaje sin retorno hacia la inmortalidad, pero antes de eso tendrán que aprender cómo sobrevivir en un mundo nuevo.

Guía de: Literatura Fantástica

—¡Me has matado, zorra!

Tommy acababa de despertar por primera vez siendo un vampiro. Tenía diecinueve años, era delgado y se había pasado toda la vida entre estados de pasmo y confusión.

—Quería que estuviéramos juntos—. Jody: pálida, guapa, pelo largo y rojo cayéndole sobre la cara, linda naricilla en busca de una hilera perdida de pecas, gran sonrisa revestida de carmín.  Sólo llevaba no muerta un par de meses y todavía estaba aprendiendo a dar miedo.

¡Chúpate esa!

Foto: La Factoría de Ideas

¿Recuerdan “La sanguijuela de mi niña”, de Christopher Moore? ¿Aquella historia acerca de cómo Jody fue atacada por un vampiro y terminó convertida en una inexperta no muerta en pleno San Francisco? Bueno, aquí está su continuación: “¡Chúpate esa!” (La Factoría de Ideas). Y es tan sorprende como hilarante.

La novela comienza con Thomas Flood —Tommy—, el chico que Jody consiguió que le ayudara para poder reorganizar su vida, convertido en vampiro. Mientras él dormía, después de una noche inolvidable, ella lo mordió para que estuvieran juntos por siempre. El detalle es que Jody jamás le preguntó si él quería compartir la inmortalidad con ella. Y al menos en un comienzo, es un panorama que no le resulta nada atractivo, partiendo por el hecho de que jamás volverá a comer algo sólido.

Además, Jody no es un vampiro con cientos de años de experiencia, muy por el contrario. Así que ahora San Francisco tiene una particular dupla de vampiros novatos y enamorados, intentando hacerse un lugar en la ciudad y en el sorprendente mundo de los no muertos. Porque no hay que olvidar que ellos no están solos y los problemas se aproximan.

El vampiro que convirtió a Jody no debió haberlo hecho y eso ahora los complica a ambos. Además, antiguos “amigos” de Tommy lo están buscando por encargo de una prostituta de Las Vegas a la que llaman Blue. Las cosas se van a poner feas.

Con estas novelas Christopher Moore reformula todo el mito de los vampiros, ofreciendo una mirada mundana e irónica de la inmortalidad. Un romance vampírico algo disfuncional, teniendo como telón de fondo un San Francisco poblado por personajes que pueden ser tanto o más sorprendentes (e inquietantes) que un par de jóvenes vampiros buscando dar con el perfil de “hijos de la noche”.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X