“Los días del venado”: Entre Tolkien y la América precolombina

Liliana Bodoc narra la lucha entre el bien y el mal, en un relato que por momentos parece demasiado conocido para el lector.

Debo reconocer que, pese a que durante mis búsquedas de libros me había topado muchas veces con los volúmenes de la “Saga de los confines”, de la escritora argentina Liliana Bodoc, nunca me habían llamado la atención. Eso, hasta que en un viaje a Argentina compré el primer tomo de la saga, llamado “Los días del Venado”, atraído por las maravillosas ilustraciones de sus nuevas ediciones.

Los días del venado

Suma de letras

“Los días del venado” trata sobre el inicio de una guerra entre los pueblos de un continente llamado “Las tierras fértiles” —que tiene grandes similitudes con América Latina— y la encarnación del mal, proveniente de una tierra mítica más allá del mar.

En ese contexto, el principal protagonista es Dulkancellin, líder del pueblo husihuilke —similar a los pueblos originarios del sur de Chile y Argentina—, que para hacer frente a la amenaza debe unirse a representantes de todas las razas y pueblos que habitan la zona.

Si bien la novela por momentos logra entretener, el sabor al finalizar la lectura —al menos en mi opinión— es agridulce. Esto, principalmente debido a la gran cantidad de similitudes que la obra tiene con “El señor de los anillos” y “El Silmarillion”.

Por momentos son tan evidentes que da la impresión de estar leyendo una obra ya conocida. Sólo algunos ejemplos: Una raza legendaria proveniente de tierras lejanas más allá de los mares, una compañía de amigos enfrentados a una misión imposible, un guía poderoso que va y viene.

Por otra parte, a medida que la obra avanza, las acciones se hacen cada vez más predecibles, especialmente en las batallas, donde no hay muchas sorpresas.

De todas formas, “Los días del venado” tiene buenos momentos, especialmente al principio, cuando se describe la forma de vida de los protagonistas y sus personalidades. Resulta interesante ver las similitudes con la América precolombina que construye Bodoc, en una descripción ágil, llena de interesantes detalles, que por momentos recuerda a lo que ha hecho Jean M. Auel en su gran saga “Los hijos de la tierra”.

En definitiva, en mi opinión, se trata de un libro con rasgos interesantes, descripciones bien logradas, pero con una trama y un desarrollo poco original y demasiado familiar para el lector entrenado.

¿Mejorará esta saga en sus libros posteriores? Habrá que decidir si darle una oportunidad o no. ¿Qué opinan los lectores de Guioteca sobre la obra de Liliana Bodoc?

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X