“El Príncipe Lestat”: Un regreso con altibajos

Anne Rice retoma el universo vampírico que ella creó hace tantos años, de la mano de su personaje más emblemático. Pero puede que no deje contentos a todos los lectores.

Debo reconocer que me resulta difícil referirme con objetividad a esta o cualquier novela de Anne Rice. “Las Crónicas Vampíricas”, aquellas joyas de la literatura fantástica de terror, son parte de las piezas que me han formado como lector. Sin ir más lejos, el primer y segundo tomo de esta saga —las grandiosas “Entrevista con el Vampiro” y “El Vampiro Lestat”— están, sin duda en mi Top 15 de libros de la vida.

Por esto, fue especialmente emocionante volver a sumergirme en el mundo que Rice lamentablemente había abandonado, para iniciar un camino personal en el que solo tuvo moderado éxito. Mejor aún, regresaba con un libro que prometía girar en torno a uno de los mejores personajes de este tipo de literatura: el vampiro Lestat.

El Príncipe Lestat

“El Príncipe Lestat”, el regreso del vampiro más famoso creado por Anne Rice.

El “factor nostalgia” de “El Príncipe Lestat” (Ediciones B, $ 18.900) es, sin duda, un protagonista más de esta novela. Quizás conciente de esto, Anne Rice prefiere narrar su historia desde el punto de vista —en algo similar a lo que hace George R.R. Martin— de cada uno de los personajes que han marcado sus historias y a los lectores. De cierta forma, pese a que todo gira en torno a Lestat, la autora nos hace una actualización de todo lo que ha pasado en el mundo de los vampiros y, sobre todo, nos muestra cómo se han adaptado, o no, a la sociedad actual.

Esto funciona como un gancho instantáneo para los que hemos leído antes las Crónicas Vampíricas. Una sensación de regreso a casa. También logra ese efecto la forma en que Rice nos muestra al personaje principal. En este libro, Lestat es omnipresente. Aparece en los capítulos en que no es protagonista y en los que sí lo es.

Todos hablan de él, es genio y figura del mundo de los vampiros y es lo mismo que Rice busca generar en los lectores. Y lo logra, en la mayoría de las veces.

Asimismo, hay un par de nuevos personajes creados de forma genial que logran refrescar —con gran éxito— el perfil de los vampiros de Anne Rice: encantadores, terroríficos, pero que a veces suelen parecerse demasiado entre sí.

Está claro, desde la perspectiva de un seguidor frecuente de estas historias, que el libro es un exitazo.

Sin embargo, al correr de las páginas y los días, luego de haber masticado bien la trama, aparecen las críticas. Así ha sido para los expertos que han leído esta obra, y así fue también para mí.

Pese a que la capacidad descriptiva de Anne Rice sigue plenamente vigente, la trama no logra convencer. Por momentos parece estar cerca del clímax, pero nunca lo alcanza, ni siquiera en el final.

A modo de resumen, “El Príncipe Lestat” narra cómo los vampiros están, nuevamente, en peligro, tal como ocurrió en “La Reina de los Condenados”. Una voz extraña, que no se sabe de dónde proviene, los obliga a realizar crímenes en contra de su misma raza.

Esto, en un principio, suena interesante, pero en ningún momento del libro logra cuajar. El gran antagonista termina siendo, básicamente, una anécdota; la mayor parte del libro carece de conflicto y; cuando sí lo hay, este queda a nivel de escaramuza.

El clímax sucede de forma muy rápida, cuando queda muy poco de libro, permitiendo al lector darse cuenta de que todo se va a resolver demasiado fácilmente. Y así es, logrando un final demasiado abierto, como si este libro hubiese sido solo una introducción para algo que viene más adelante.

Anne Rice volvió al mundo de los vampiros. Es buena noticia para todos los seguidores de las “Crónicas…” que la estábamos esperando y que, sin duda, leeremos y disfrutaremos sus nuevas obras. Pero dudo mucho de que con “Príncipe Lestat” logre nuevos lectores y recupere su sitial en este género.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X