“Las cuatro llaves de Asahel”: Una buena recomendación para los lectores más jóvenes

Este libro tiene una premisa muy atractiva y se lee rápidamente. En contrapartida, le faltan páginas para explicar un desarrollo que resulta demasiado simple.

Hace un tiempo llegó a Guioteca una novela de un autor llamado Peñuelas, quien nos pedía darle una revisión a su novela titulada “Las cuatro llaves de Asahel”.

Pues bien, agradeciéndole al autor por la oportunidad que nos brindó para conocer nuevos trabajos, escritores y formas de ver la fantasía, leímos este trabajo, que tiene cosas muy originales y atractivas, y otras no tanto.

Asahel

Foto: Serie Mítica

El autor describe su obra como “de lectura fácil” y “estilo dinámico”. Es cierto. “Las cuatro llaves de Asahel” es bastante rápido de leer, pues tiene una narración simple y directa, que genera un ritmo vertiginoso de lectura.

Otro punto a favor es la edición del libro, bastante bonita, cuidada y atractiva. Si bien, ya lo sabemos, esto suele no ser parámetro de nada, la presentación puede ser un incentivo importante, especialmente para los lectores más jóvenes.

Entrando a la trama, “Las cuatro llaves de Asahel” es una entretenida narración sobre el conflicto entre ángeles y demonios, lo que recuerda —por momentos— varias películas y series de televisión, sobre todo a “Supernatural”.

Esto suena, por lo pronto, bastante obvio. Sin embargo, la premisa que da vida a todo el libro es bastante interesante. Dios está perdido. Ni ángeles ni demonios saben dónde está ni por qué se fue y ambos tienen sus propias preocupaciones al respecto.

¿Cómo puede ser que Dios se pierda?, se pregunta el lector. Esto está resuelto de forma bastante original y es uno de los puntos fuertes.

Las primeras páginas logran capturar al lector con esa idea y con una muy interesante presentación de mundos. Sobre todo de los escenarios y personajes que habitan en el infierno. Las partes en el cielo, si bien resultan atractivas de leer, no están tan bien descritas como las de su opuesto.

Lamentablemente, lo que se avanza en el comienzo, se retrocede al seguir leyendo. La novela toma un tono lógico de aventura —los protagonistas, un demonio llamado Asahel y un ángel llamado Alana buscan a Dios y tratan de evitar un conflicto celestial— que resulta incompleto.

Las relaciones, si bien interesantes, resultan apresuradas en su desarrollo. Los afectos y enemistades se resuelven demasiado rápido y hay cosas que —si bien tienen lógica con respecto del desarrollo de la obra—, pasan tan rápido que parecen inverosímiles. En este punto, al libro parecen haberle faltado más páginas, incluso a costa del ritmo.

En esto, la historia pierde algo de interés, pese a que los detalles —el efecto que tienen los ángeles en los humanos, por ejemplo— continúan siendo originales y entretenidos. Sobre en el clímax, el lector es llevado muy evidentemente hacia una conclusión específica. Demasiado. Es tanto, que termina afectando las sensaciones en el final.

Si bien el libro parece incompleto, sobre todo para un lector con mayor trayectoria —un poco más de páginas y de desarrollo no habrían estado mal—, me parece que la temática y el ritmo son ideales para alguien que hace sus primeras armas en el género. Por lo tanto, en resumen, es una buena novela para comenzar a adentrarse en la fantasía.

El libro se puede comprar en Chile aqui.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X