“Mago: Aprendiz”; el decepcionante inicio de una saga fantástica que prometía mucho más

Elfos, enanos y humanos —más otros personajes más oscuros— comparten un mundo típico de la fantasía épica.

Guía de: Literatura Fantástica

Mago: Aprendiz

“Mago: Aprendiz” / La Factoría de Ideas.

En 1986, el escritor estadounidense Raymond E. Feist lanzó la primera novela de “La Saga de la Fractura”, serie que lo catapultó al estrellato de la fantasía épica, siendo comparado incluso —como no— con Tolkien.

Honestamente, siento que la primera novela de esta saga, “Mago: Aprendiz” —disponible en edición de bolsillo en la cadena de librerías Antártica— llegó a mis manos demasiado tarde, ya habiendo leído muchas cosas similares.

En concreto, esta novela no parece, en mi opinión, tener muchos factores de novedad, salvo por una desconcertante aparición de personajes pseudo alienígenas.

Elfos, enanos y humanos —más otros personajes más oscuros— comparten un mundo típico de la fantasía épica, cuando reciben la visita inesperada de un pueblo invasor desconocido, con nuevas tecnologías e invenciones extrañas. Ante eso, surgen colaboraciones entre diferentes pueblos, lo que no ocurría desde tiempos inmemoriales.

Los personajes principales son dos amigos, prácticamente hermanos. Uno parece ir en camino a ser un mago —pese a su origen humilde y aparente falta de aptitudes— y el otro quiere ser un guerrero.

En ambos casos, el autor nos lleva a creer que estamos ante el típico caso de “elegidos” que, de alguna forma, salvarán al mundo.

Sin embargo, de un momento a otro sus destinos se separan y luego, de la nada, dejan de ser los protagonistas del libro, quedando a cargo de la trama personajes que nos habían mostrado de forma muy somera. Extraño giro.

¿Será este uno de esos típicos libros que tienen una mala partida y se arreglan en sus continuaciones? Veremos.

 

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X