Martín Muñoz Kaiser y escribir WBK Asesinos a “dos manos”: Fue un juego muy entretenido

El creador de “El martillo del Pillán” y coautor de “WBK Asesinos”, nos cuenta de sus inspiraciones, obsesiones y cómo es escribir a cuatro manos.

Tuve la oportunidad de leer WBK Asesinos (Editorial Forja / $ 11.900), de Sergio Amira y Martín Muñoz Kaiser, hace unas semanas, una historia de acción con todo, donde el misticismo y la simbología encaminarán el destino de los protagonistas: “El Jabato Germano” y Sophie. Martín y Sergio publicaron esta novela en 2013, un poco antes de que Martín irrumpiera con los zombies en Valparaíso; sin embargo, me interesé más por el desafío que esta novela me suponía, al no ser yo tan dada a leer acción.

A través de ella pude conocer el trabajo de Martín Muñoz, escritor porteño que iniciara su carrera en 2012 con “El martillo de Pillán” (Editorial Forja), y saber algo más de su experiencia a cuatro manos.

PORTADA-WBK-Se nota que con esta novela la pasaron bien escribiendo. ¿Cuál fue la apuesta inicial, el “escribamos esto y no lo otro”? ¿Cómo surgió la idea?

-Esta novela en específico, a diferencia de mis otros trabajos, no partió de una reflexión profunda sino justamente de las ganas de bromear y pasarlo bien. Todo comenzó cuando decidí pedirle a Sergio que  presentara mi primera novela, El Martillo de Pillán. Luego de eso, él me propuso escribir un relato delirante en conjunto con fines lúdicos y jocosos, en el cual nos burlaríamos de nosotros mismos. Por tanto Amiov y Kassler resultaron desarrollarse como nuestras sombras, personajes que expresaban de la forma más grotesca posible nuestros vicios y defectos.

Amira me propuso incluir un personaje más, una pelirroja despampanante que pusiera a rodar la historia más allá de las puyas que nos jugábamos el uno al otro; yo tomé estos elementos y me puse a trabajar con ellos incluyendo acción y erotismo a raudales. En ese momento el relato mutó y para cuando llevábamos treinta páginas nos dimos cuenta que teníamos algo mucho más grande en nuestras manos; al cabo de un mes teníamos el manuscrito prácticamente terminado.

-¿Qué tan difícil te resultó escribir a cuatro manos? ¿Cómo es Sergio Amira como partner a la hora de escribir?

-Yo había trabajado en la escritura de guiones de cine anteriormente, trabajo que se hace idealmente en equipos, por lo cual escribir a cuatro manos no fue nada nuevo para mí. Si hubo un desafío, ese fue convencer a Sergio de que el libro sería publicado y que teníamos que terminarlo.

Como proceso creativo, la experiencia no fue sino un devenir de gratas sorpresas muy interesantes y muy intensas; un proceso de aprendizaje, como lo es toda novela creo, de autodescubrimiento como escritor y sobre todo de experimentar libertad mientras se escribe, sabiendo que en todo momento hay alguien ahí para indicarte si te extralimitaste (A diferencia del proceso con el “Martillo del Pillán” no me puse límites por miedo a equivocarme, recordemos que era mi primera novela), y también para alimentarse de tus ideas y generar nuevas para responder al desafío que plantea este diálogo creativo, en definitiva generar sinergia.

Yo en particular soy bastante descriptivo y me gusta generar atmosfera y mi fuerte es justamente la descripción de la acción; esto se complementó con el amor por el dialogo y la erudición metaliteraria de mi compañero. Esta sinergia llevó la obra a un nivel que ninguno de los dos por separado hubiese podido alcanzar.

Sergio es un excelente compañero de escritura,  tiene un método con el cual algunos autores se pueden sentir incómodos, pues no es muy amigo de las estructuras preestablecidas; es más bien un médium de la obra que él siente ya está escrita. Eso puede poner nervioso, pues hay momentos en que las historias se estancan si uno no tiene claro para dónde va el argumento, sin embargo su amor por la perfección en el texto es su punto fuerte y eso permitió que estuviésemos muy abiertos a acoger y alimentar las ideas del otro. Cuando uno escribe a cuatro manos, hay que dejar el ego de lado y centrarse en la novela, el texto es lo más importante para los dos y eso permitió que cada uno pusiera lo mejor de sus habilidades para configurar la obra.

-La acción desborda en esta novela, y se nota bastante lo gráficos que querían ser a la hora de contar la historia ¿Qué referentes usaron para escribirla?

-Yo tengo dos fuentes de las cuales me alimento: por un lado la vertiente técnica, en donde estoy constantemente leyendo filosofía, sociología, historia y psicología, y por otro lado las novelas de aventuras, como las de Emilio Salgari, Tolkien, Verne, Howard etc. Además del cine de acción y de artes marciales. Sergio, por su parte, es un versado en cómics y la cultura pop, además de la metaliteratura y el misticismo. Esta novela creo, logra amalgamar todos esos elementos. En particular recuerdo que discutimos escenas de Watchmen, Wolverine vs Magneto, Street Fighter, The man with iron fists, Ong Back, Rápido y furioso, y El transportador, por ejemplo.

Martín Muñoz Kaiser-La fantasía aquí está mezclada con la tecnología, la ciencia ficción, la acción. Es un pack completo. Y además está protagonizado por una mujer de armas tomar. ¿Querían que Sophie se pareciera a algún personaje en particular o la inventaron un poco a su modo? ¿Sophie era algo así como una fantasía para ustedes?

-Sergio se la imaginaba como la pelirroja de la primera temporada de The American Horror Story, yo en cambio la imagino mucho más como una Red Sonja. Sophie aparece como Feme Fatal, pero en el momento en que comenzamos a descifrar sur orígenes; una conversación muy estimulante que duró horas mientras construíamos su pasado, sus motivaciones y mecanismos psicológicos, su entrenamiento en Sabaté, su experiencia con el ballet y el efecto de su mentor sobre su desarrollo como adolescente, etc. Nos dimos cuenta que ella era mucho más importante en la historia de lo que habíamos pensado en un principio, y creo que eso queda bien reflejado en el final de la novela.

Sophie es un personaje complejo, con múltiples facetas, es una mujer seductora, una asesina a sueldo, una hermana sensible, una hija dolida por el abandono de su padre y una fiel enamorada. Si hay algo que obedece directamente a nuestras fantasías es su aspecto de modelo (que contrasta a propósito con la apariencia de Kassler), y por supuesto, su apetito sexual.

-En la novela aparece un objeto, un libro forrado en piel humana, que el personaje de Sergio intenta descifrar. ¿Existe alguna razón en específico que los llevara a escoger este símbolo y no otro? Me recuerda muchas veces al Necronomicón de Lovecraft.

-Ese elemento es producto de la imaginación de Sergio completamente, y por eso mismo creo que obedece al libro del cual todos los escritores nos alimentamos; el libro indescifrable forrado en piel humana es sin duda nuestro inconsciente, en el cual nos zambullimos para traer a la luz esta historia. Ahora bien, no es solo un símbolo, sino también un elemento que ayuda a construir la realidad en que viven los personajes, un mundo que está debajo del mundo que consideramos normal, el libro misterioso ayuda a dar esa atmosfera de misterio y contexto extraño en la cual se desliza la novela.

-Como autor, ¿qué significó colocarte como punto de partida de un personaje? ¿Hubo mucho de ti en Andrés o quisiste llevarlo al límite, que tomara distancia de ti?

-Fue un juego muy entretenido, pues Andrés podía ser todo lo cerdo y descarado que nadie puede ser en la vida real. Es decir, puse en él todos los vicios y fantasías oscuras que hay en mí; hay muchas cosas que comparto con Kassler, pero él está llevado al límite, en él existe la libertad de un jabalí salvaje, un hambre por vivir intensamente y morir joven que yo también poseo, y en ese sentido escribirlo fue liberador. Sin embargo, el aspecto más interesante es su desarrollo a través de la historia, cómo este ser abandonado a los excesos cambia en el transcurso de la novela por efecto de esta mujer pelirroja que resulta ser mucho más de lo que todos creíamos al principio.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X