Odisea en el espacio: Todas las sagas de Arthur C. Clarke

Las entregas a partir de '2001' escritas por el afamado británico se alzan como piezas emblemáticas del género de ciencia ficción. Repase aquí cuáles son y cómo logramos sobrevivir al '2010'.

Guía de: Literatura Fantástica

Para varias generaciones nacidas durante las últimas décadas del siglo XX, el 2001 se había transformado en una especie de frontera que marcaba el momento en que el futuro se transformaría en presente. Autos voladores, colonias en la Luna, robots domésticos, cura a todas las enfermedades, etc. Sin embargo, muy poco de esa visión futurista se volvió realidad.

Arthur C. Clarke

Foto: Emol

El comienzo de la saga de Clarke...

A pesar de ello, el 2001 siguió siendo un año especial, en gran medida gracias al director de cine Stanley Kubrick y al escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke, ambos ya fallecidos. Es que esta dupla “100% inglesa” fue la responsable de llevar al cine “2001: Una Odisea Espacial”, novela escrita por Clarke en 1968 y que estaba inspirada su ya famoso cuento “El Centinela”. Hasta hoy es una de las películas más importantes en la historia de la cinematografía mundial.

Su trascendencia no sólo radica en que es uno de los mejores ejemplos de “ciencia ficción dura”, aquella que cuida con rigor cada uno de los detalles científicos de la trama. También en el valor de su narración: la existencia de una raza de alienígenas que habitaban un plano de la realidad diferente al nuestro y que durante siglos observan el desarrollo de la humanidad. Hasta que los seres humanos —ya instalados en la Luna— descubren un monolito de medidas exactas, impenetrable e insondable dejado por ellos, pero que al ser desenterrado emite una señal directamente hacia Júpiter.

La nave espacial “Discovery” llegará hasta ese confín del sistema solar y allí el astronauta Dave Bowman encontrará al menos algunas de las respuestas que son el motor de la trama. Mención aparte merece el computador de la nave, HAL 9000, una supercomputadora que tiene sus propias órdenes relativas a los objetivos de la misión de la “Discovery”.

Tras su éxito literario y cinematográfico, muchos se preguntaban si habría una secuela de “2001”. La respuesta llegó en 1985 y su nombre fue “2010: La Segunda Odisea”, en que una misión conjunta entre estadounidenses y soviéticos llega hasta las inmediaciones de Júpiter con la esperanza de desentrañar los misterios del monolito extraterrestre y la abandonada “Discovery”.

Al igual que el primer libro, “2010” también se transformó en película, alcanzando un nivel de éxito más modesto que su predecesora. Sin embargo, para todos los que leyeron (leímos) ambas novelas, el 2010 se convirtió en la nueva meta.

Arthur C. Clarke

Foto: Emol

...y su fin.

Nuevamente el futuro soñado resultó ser más luminoso que el presente. Pero a pesar de eso, haber llegado al 2010 representa la oportunidad perfecta para revisar la obra más importante de Arthur C. Clarke, hoy convertida en pieza angular de la ciencia ficción estadounidense y mundial.

La saga no quedó ahí y en 1987 hubo una tercera entrega con “2061: La Tercera Odisea”, esta vez centrada en el regreso del cometa Halley al sistema solar y la misión terrestre que busca descender en él.

No conforme con ello, Clarke escribió diez años más tarde “3001: Odisea Final”, donde concluye su saga enfocado esta vez en Frank Poole, subcomandante de la “Discovery” y que en la primera novela se perdía flotando en el espacio. Pero que es encontrado mil años después y… revivido.

Clarke —que también es autor de la saga de “Cita con Rama”, entre otros muchos títulos— hace tiempo que tiene ganado su lugar de honor dentro del mundo de la ciencia ficción, pero también de la literatura en general. Fue el primero en plantear seriamente la existencia y funcionamiento de satélites artificiales y predijo muchos de los avances de la exploración espacial. Tal vez por eso da lo mismo que en la novela “2010” todavía exista la Guerra Fría y haya otros detalles que el tiempo se encargó de corregir. En su esencia, la saga que comenzó con “2001” se puede leer con la misma frescura e interés que cuando llegó a las librerías por primera vez.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X