“Pétalos para Darién”: lo que a veces nos cuesta ver y decir sobre la naturaleza humana

Los habitantes de Arieta viven bajo la sombra y poder de Goreon, el dios fundador, y se escudan muchas veces bajo su nombre para cometer atrocidades.

“Porque todo esto es culpa mía y de nadie más. Pero tengo que quedarme calladita. O si no, creceré y todos me odiarán por lo que he hecho. Y yo no quiero que nadie me odie. Me gusta que me quieran, que me quiera mi mamita y mi papito. Yo a ellos los amo con toda mi fuerza, y me da miedo que no me quieran por las cosas que he hecho”.

Folker y su nieta Darién huyen juntos una noche después de presenciar la cruenta muerte de los padres de la niña. Existe el rumor de que un extraño acecha los campos en busca de niños como ella para abusarlos y darles muerte. Así que la necesidad de escapar apremia.

Pétalos para Darien

“Pétalos para Darién” / Puerto de Escape

Con esta premisa parte “Pétalos para Darién” (Puerto de Escape, $ 10.700), del escritor chileno Maikel L. Sandoval, una novela juvenil de fantasía con temáticas duras ―pero bien tratadas― de interés social. Utilizando el recurso de un mundo aparte, con nuevas reglas y organización, Maikel da vida a personajes complejos y a la vez cercanos.

Los habitantes de Arieta viven bajo la sombra y poder de Goreon, el dios fundador, y se escudan muchas veces bajo su nombre para cometer atrocidades que develan la fragilidad humana y los deseos poco civilizados.

Darién es una niña que esconde un secreto que ningún padre desea oír. Por otro lado, tres bandidos que ambicionan una daga vinculada al mismo Goreon, secuestrarán a un extraño hombre que dice saber más de lo que aparenta.

A este terreno me enfrenté cuando abrí la primera página de “Pétalos para Darién” y que me atrapó de inmediato. A pesar del título, el personaje más fuerte es Folker, el abuelo de Darién, quien posee un pasado confuso y complicado desde su niñez, y que avanza por la vida buscando venganza para sí mismo. La relación que desarrollan ambos personajes está vinculada al miedo y al apego emocional; Folker ama a Darién como si fuera su nieta, a pesar de que no poseen la misma sangre, y a partir de este amor es donde iniciará el conflicto.

Por otro lado, el extraño que ha sido secuestrado es un “skeemer”, un portador de la daga de Goreon, víctima de la codicia de Beljar, un ladrón de conocimientos que busca hacerse rico a través de él y la daga.

Sin embargo, todo en “Pétalos para Darién” está hábilmente conectado y lo que en un principio nos pareció de una forma, pronto tomará otro rumbo. Inteligente como pocos, el relato de Maikel L. Sandoval te mantiene en ascuas hasta el final, donde comprenderemos el porqué de tanto misterio.

Destaco también la construcción de personajes, debidamente matizados, todos con un propósito claro en la novela. Si bien pueden parecernos comunes a las novelas de fantasía en un inicio, es en los argumentos con que se los presenta donde radica la diferencia: “La única manera de conocer a un hombre es verlo vivir en su soledad, sin que él lo advierta… Pero eso es imposible”.

Estoy segura que las 180 páginas que posee la novela se les harán cortísimas, y que querrán saber más de este escritor talcahuino que inició su carrera con “El sacrificio de Sofía”, ambientada en las mismas tierras por las que huyen Darién y su abuelo Folker.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X