“Poliedro 4”: Cautivantes y oscuros cuentos chilenos

Esta compilación lleva al lector a oscuros, terroríficos y a veces muy reales escenarios, que envuelven rápidamente.

Cuando uno, como lector de fantasía, se encuentra con un nuevo libro y comienza a adentrarse en sus páginas, lo hace con un ideal: ser absorbido por éstas y descubrir nuevos mundos, sentirse protagonista, palpar la magia, el miedo, la sorpresa o cualquier emoción que el libro más nos motive.

Suelo encontrar ese ideal en las novelas. Pero en los cuentos me cuesta más. Tienen que ser muy especiales, muy redondos, para lograr una sensación duradera.

Es por eso que tenía mis reservas al empezar a leer “Poliedro 4” (Editorial Forja). Sin embargo, esta compilación de cuentos de fantasía y ciencia ficción disipó completamente todas mis dudas. Y sí, me adentré completamente en cada uno de los cuentos.

Editorial Forja

Poliedro 4

Porque si hay algo que le sobra a Poliedro 4 es talento. Todas las historias manejan de forma genial el suspenso. En pocas páginas, los autores son capaces de crear una atmósfera mayoritariamente oscura, varias veces con toques de terror e incluso —a veces— haciendo que el lector se imagine fácilmente esa obra llevada a la pantalla grande, o chica.

Algunos ejemplos de los relatos que más me gustaron:

“Día Uno”, de Alberto Rojas, nos muestra un Santiago post apocalíptico, con una melancólica vampiresa que vive en la Biblioteca Nacional, disfrutando de los libros, mientras avanza la extinción de su raza, producto de la escasez de alimentos. La escasez de humanos. Una historia digna de ser una serie de televisión. ¿Por qué no?

“Setenta y siete”, de Francisco Ortega, es un cuento terrorífico y misterioso. ¿Por qué se repite el 77 en los grandes eventos de la historia de Chile? ¿Por qué las grandes matanzas que investiga la policía están siempre relacionadas con ese número? Ortega nos envuelve en una intriga policial e histórica imposible de dejar.

“El Legado de Lester Hassan”, de Patricio Alfonso, narra la venganza de un genio olvidado que, tras su muerte, deja suelta una criatura como un último recado para la sociedad que lo desechó.

Y si continúan leyendo, se encontrarán con más sorpresas. Historias emocionantes, como “Una entre un millón”, de Rodrigo Juri; complejas y enrevesadas como “Chamán”, de Sebastián Gumera; y escalofriantes como “Manos Viejas”, de Soledad Véliz.

Otra cosa que caracteriza a este compilado es su ambición. Se ve claramente como los autores de los cuentos no se conformaron con poco ni con lo simple. No se quedaron en entregar una historia corta que el lector pueda sentarse a leer para pasar un rato. No. Con los cuentos de “Poliedro 4” el lector se queda pensando. Analiza las posibilidades e interpretaciones. Se pregunta en lo que estaba pensando el autor.

Si hay algún defecto, es que varios de los cuentos parecen preludios o secuelas de algo más. Sin embargo, esto no es muy importante, comparado con la calidad de los trabajos. Una muestra más de la muy buena salud que tiene actualmente la fantasía chilena. Absolutamente recomendable.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X