Inicio » Los 80 »

“¡¡Cómprate un auto, Perico!!”: El comercial chileno más icónico de los ’80

Hace 3 décadas, el aviso televisivo protagonizado por los actores Nissim Sharim y Delfina Guzmán marcó a toda una generación de televidentes y simbolizó el ansía de mejorar el estatus del chileno medio.

Guía de: Los 80

Hace más de 30 años, a principios de la década del 80’, un comercial filmado con no muchos recursos pero sí con mucha imaginación, empezó a ser pasado en la televisión abierta chilena. Con el correr del tiempo, el aviso no sólo cumplió con su objetivo propagandístico sino que se popularizó de tal manera que se transformó rápidamente en un símbolo del emergente Chile de esos años y del deseo de surgir económicamente del chileno medio.

El comercial no contaba una gran historia pero, gracias al encanto y humor de los actores, era divertido y entrañable de principio a fin. Comenzaba con Perico, encarnado por el actor Nissim Sharim, vestido con un impecable traje, un humita y con un ramo de flores en una de sus manos, yendo en bicicleta por las calles de Santiago a la casa de su novia Ismenia (Delfina Guzmán). Mientras pedalea y pedalea y murmura con ensoñación las palabras “Ismenia, mi amor”, los conductores y transeúntes con los cuales se va topando al verlo se burlan de su humilde medio de transporte, instándolo a comprarse un vehículo más acorde con su edad y posición social. “Cómprate un auto, Perico”, le grita primero un taxista, cosa que repiten después unos obreros de la construcción y un grupo de escolares apostados en un paradero de micros. Lo jocoso ocurre cuando Perico llega por fin a su destino y toca el timbre de la casa de su amada. Perico le entrega amorosamente el ramo de flores, pero el rostro de la sonriente Ismenia cambia súbitamente de expresión cuando mira la bicicleta de su pretendiente. “Cómprate un auto, Perico”, le reconviene con ternura la mujer.

El comercial, que en su parte final promueve un crédito automotriz de un banco, se popularizó rápidamente y simbolizó el anhelo general de los chilenos de mejorar su estatus social. Aunque es difícil constatar el verdadero impacto del comercial en la adquisición de vehículos en la década de los 80’, lo cierto es que la realidad de los últimos años pareció darle la razón al comercial, pues en la práctica fueron muchos los “Pericos” que decidieron endeudarse y adquirieron un vehículo para solucionar sus problemas de transporte y de paso mejorar su posición social (en las últimas dos décadas el parque automotriz creció tres veces).

Lo curioso es que ahora, cuando todos los días se forman interminables tacos en las calles de Santiago por la sobrepoblación de autos, son muchos los que llaman a cambiar los vehículos por las bicicletas (los estudios demuestran que una bicicleta es tres veces más rápida que un auto en horario de congestión). A lo mejor esos mismos amantes de los pedales y las ruedas le podrían gritar al personaje de Nissim Sharim en un imaginario comercial la siguiente frase: “Mejor usa la bicicleta, Perico”.

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X