Inicio » Los 80 »

30 años de la fatídica tragedia futbolera de Heysel: Dramático aniversario

El 29 de mayo de 1985, 39 personas fallecieron aplastadas y asfixiadas en el estadio de Heysel, en Bélgica, en la antesala de la final de la Copa de Europa.

Guía de: Los 80

En mayo de 1985 dos equipos de mucha tradición llegaban a disputar la final de la Copa de Europa, que iba a coronar a la mejor escuadra del fútbol competitivo del viejo continente. Por un lado llegaba la Juventus de Italia, equipo donde despuntaban varios de los jugadores italianos que habían sido campeones del mundo en España 82’ (como Paolo Rossi, Antonio Cabrini, Marco Tardelli y Gaetano Scirea), además del astro francés Michel Platini y el polaco Zbigniew Boniek. Y, por el otro, el Liverpool de Inglaterra, que llegaba a ese partido como flamante y vigente campeón de Europa del año pasado, tras ganarle a otro equipo italiano, el AS Roma, en una infartante tanda de penales.

La final iba a disputarse en el estadio de Heysel, en Bélgica, que se encontraba abarrotado con más de 60 mil espectadores horas antes de que comenzara el partido, con más de 25 mil aficionados de cada equipo apostados en sus respectivas ubicaciones. Sin embargo, una hora antes de que comenzara el partido se desencadenó la tragedia. En una de las zonas sin asientos del estadio, ubicada junto a uno de los corners, los hinchas del Liverpool, muchos de ellos borrachos y todavía con sangre en el ojo por haber sido maltratados el año anterior en el estadio de la Roma por los hinchas italianos de ese equipo, comenzaron a tirar objetos contundentes y a abalanzarse hacia los hinchas de la “Juve”.

Heysel-1

Los tifosi italianos, intentando protegerse, recularon hacia atrás, desencadenando una verdadera avalancha humana. Los más perjudicados fueron los hinchas que quedaron atrapados al fondo de la zona, aprisionados contra un muro y las vallas de seguridad que separaban las gradas del campo de juego, que increíblemente no tenían salidas de emergencia. La situación empeoró cuando hinchas de ambos equipos saltaron a la misma cancha armados con palos y otros objetos con intención de agredirse mutuamente.

Cuando llegaron grupos de agentes para intentar sacar las vallas y las ambulancias para atender a los posibles heridos ya era demasiado tarde. 39 aficionados habían muerto por asfixia y aplastamiento (34 hinchas de la “Juve”, dos belgas, dos franceses y un hincha inglés), mientras que cerca de 600 habían resultado heridos. Algunos de los cadáveres fueron puestos cerca del mismo gramado de juego, configurando un tétrico panorama.

Pese a la gravedad de los hechos y a que el plantel de la “Vecchia Signora” no quería jugar el encuentro por respeto a los hinchas fallecidos, la UEFA decidió de todos modos jugar el partido, argumentando que su suspensión hubiera exacerbado aún más los ánimos de los hinchas de los dos equipos. Al cabo, la Juventus se impuso 1-0 con gol de penal ejecutado por el francés Michael Platini. “Parte de mí murió aquel día”, diría el jugador galo tiempo después.

Heysel-2

Sanciones y medidas

Los hechos acaecidos en el estadio de Heysel causaron impacto mundial y se tomaron inmediatas medidas. Los más castigados, obviamente, fueron los ingleses. 14 hinchas del Liverpool fueron condenados por la justicia belga a tres años de prisión, aunque en la mitad de la condena se les revocaría la pena por considerar que el homicidio había sido involuntario. La UEFA, en tanto, sancionó a los clubes ingleses sin poder disputar competiciones europeas durante cinco años, y les conminó a tomar severas medidas para frenar la violencia de sus “hooligans”, sus hinchas más radicales, mientras que el Liverpool fue sancionado con 10 años sin poder participar en competiciones europeas.

Estas últimas medidas perjudicaron económicamente a los clubes británicos y frenaron en seco el predominio que el fútbol inglés tenía en el fútbol europeo (habían ganado 7 de las 8 copas de Europa disputadas entre 1976 y 1984). Sus principales figuras, como Gary Lineker, Glen Hoddle, David Platt y Paul Gascoigne, decidieron abandonar las canchas de las Islas Británicas e ir al continente para jugar mejores torneos y ganar así más prestigio y dinero.

Heysel-3

La FIFA, por su parte, analizando los hechos de Heysel, eliminó de todos los estadios europeos las zonas sin asientos, obligando a que todas las localidades fuesen con butacas, suprimiendo también las vallas “protectoras”, y cambiándolas por vallas abatibles o provistas de salidas en casos de emergencia.

En cuanto al estadio de Heysel, no volvió a albergar nunca más un partido de fútbol. En 1994 el estadio fue parcialmente derribado y se redujo a su aforo a 40 mil espectadores. Después sería totalmente renovado, cambiando su nombre por el de “Estadio Rey Balduino”. Este nuevo recinto en 1996 volvería a ser sede de otra final europea de fútbol, la Recopa europea de fútbol, entre el París Saint-Germain y el Rapid de Viena. Los franceses ganaron 1-0 y, afortunadamente, este vez no se registró ningún incidente.

Heysel-4

30 años exactos después de la tragedia de Heysel, el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, el embajador italiano en Bélgica, Alfredo Bastianelli, y la embajadora británica, Alison Rose, además de varios sobrevivientes que habían asistido hace tres décadas al fatídico partido, depositaron coronas de flores a los pies del monumento que recuerda a las víctimas, soltando globos blancos mientras se leía, en un ambiente de mucho de respeto, el nombres de los 39 hinchas fallecidos.

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X