Inicio » Los 80 »

Cómo vivieron en 1980 los rockeros y actores famosos la muerte de John Lennon

Celebridades como Sting, John Travolta, Noel Gallagher, Steven Tyler, Michael Douglas, Keith Richards y Peter Fonda recordaron el episodio.

Guía de: Los 80

El 8 de diciembre de 1980 fue una de las fechas más infaustas en la historia de la música moderna. John Lennon, el fundador de los Beatles y uno de los compositores y cantantes más dotados de todo el siglo XX, fue asesinado de cuatro disparos por un desequilibrado que horas antes le había pedido un autógrafo. Su muerte, por cierto, no sólo causó estupor y conmoción entre sus admiradores, sino que también entre sus colegas y otros artistas, a muchos de los cuales por cierto influenció.

Muerte John Lennon

 

La revista Rolling Stone, a propósito de la trágica muerte del ex Beatle, hizo un detallado reporteo a los músicos y actores que más lamentaron su deceso. Jeff Lynne, líder de la Electric Light Orchestra y quien produciría en 1995 el tema inédito de los Beatles “Free as a bird”, relató que “me acuerdo, sobre todo, del impacto. Yo estaba en Inglaterra; me levanté esa mañana y era lo único que pasaban en el noticiario, lo único que se escuchaba en la radio. La radio de la BBC se había puesto a escuchar su música, sin cesar. Al principio no me daba cuenta. Después de un par de canciones de John Lennon salió alguien al aire y dijo algo sobre la trágica muerte de John Lennon. Una vez que oí eso, quedé atontado”. Joe Strummer, el fallecido guitarrista y vocalista de The Clash, recordó por su parte que “los Beatles pertenecían a la primera generación de chicos británicos de clase baja después de la guerra que pensaron en sus sentimientos y se expresaron artísticamente. Lennon era único. Eternamente compararemos a nuestros nuevos genios con él”.

Muerte John Lennon

 

Noel Gallagher, ex guitarrista de Oasis, explicó que “yo tenía 13 años y estaba en mi casa de Manchester escuchando un partido de fútbol, y lo interrumpieron para comunica que habían matado a John Lennon. La reacción fue: “Carajo”. Hubo sólo silencio, en realidad. No supe que significó su muerte hasta que desentrañé el “Álbum Blanco” de los Beatles, y entonces pensé “mierda, este tipo ni siquiera sigue vivo”. El legado de Lennon es cien por ciento su música. Es eterna e insuperable. Si le preguntas a los músicos de avanzada de Londres, todo se frena en “tomorrow never Knows”. Fue en 1966 que Lennon escribió ese tema. Si uno hace memoria, todas las canciones del momento seguían diciendo “me amas/te amo/dubi dubi dubi”. Lennon quería sonar como un cántico de mil monjes en la cima de una montaña. Aunque hace más de 30 años que murió, probablemente siga estando 30 años adelantado a su época”.

El cantante Sting, por su parte, rememoró que “estaba en Miami y The Police había terminado de tocar a eso de las 22:15. Me dijeron que lo habían atacado y tuve la misma reacción que todo el mundo: incredulidad, conmoción, terror. Lo que sucede cuando mueren personas como él es que cambia el paisaje. Es decir, desaparece una montaña, se acaba un río. La muerte de Lennon fue probablemente así de significativa. Los Beatles fueron formativos en mi crianza, en mi educación. Provenían de un medio muy parecido al mío: la zona industrial de Inglaterra, la clase baja: compusieron sus propias canciones, conquistaron el mundo. A partir de ese molde, muchísimos otros chicos británicos intentaron hacer lo mismo. Extrañamos mucho a John”.

Keith Richards, guitarrista de los Rolling Stones, recordó que “yo estaba en el centro, en la quinta avenida de Nueva York. Cuando escuché las primeras noticias, pensé: “Se va a salvar” y esas cosas. “Es una herida superficial”. Y, después más adelante, llegó la noticia en serio. No era solamente compinche mío; era compinche de todos en realidad. Entonces me puse bien borracho. Y me tomé otra por John. Después vino la confusión, los llamados telefónicos, tratar de averiguar si Yoko estaba bien. Por un lado estaban los Beatles, y por otro estaba John. Como grupo, eran una excelente unidad. Pero John era dueño de sí mismo. Nos llevábamos muy bien. No nos veíamos muy seguido, pero él se daba una vuelta por tu hotel. Por lo común, si yo estaba en la ciudad, me alojaba en el Plaza. Si aparecía John, significaba que quería divertirse. No iba a visitarte para hablar de filosofía, digamos, sí bien igual terminábamos hablando de eso. Yo llegaba a Nueva York y me golpeaban a la puerta. “Hola, mon, ¿Cómo va todo por acá?”. Agarrábamos las guitarras y nos poníamos a cantar. Y, en nuestro tiempo libre, deliberábamos sobre la dominación mundial. Se me pegaron cosas de él tanto como a cualquiera. Y algunas cositas de mí también se le pegaron a John ¿no? Se las llevó con él”.

Muerte John Lennon

Steven Tyler vocalista de Aerosmith, recordó que “recuerdo haber ido, solo, a New Hampshire. Para componer, para conectarme con mis tripas. Después, cuando me enteré de la noticia, fue más de lo que podían soportar mis tripas. Me arrancó un pedazo…no se me ocurre ninguna otra manera de decirlo. Estuve enojado tanto tiempo…Estuve físicamente enojado durante años después que ese pelotudo lo mató. Me hizo bien llorar porque tenía una bronca de la puta madre. De chico, iba al Greenwich Village todo el tiempo y fantaseaba con encontrarme a uno de los Beatles o de los Stones. Nunca tuve la oportunidad de ver a John, pero igualmente siempre sentí que lo conocía. Los Beatles nos enseñaron a volar y John nos enseñó a volver a tierra en caída libre. Si algo quieren lograr los compositores, es internarse en el alma y la psiquis de los demás, y de alguna forma cambiar todo. ¡Por Dios! ¿Qué parte de John o de los Beatles no se metió dentro de todos nosotros?”.

Billy Corgan, vocalista de The Smashing Pumpkins, recordó que “tenía 13 años y vivía en los suburbios. Recuerdo que lloré porque le tenía una admiración total. Era un ser humano, a veces acertaba y a veces se equivocaba. Desde el punto de vista del músico de rock, creo que uno siempre está en peligro. El artista es un bufón y dentro de la comunidad es un parrayos que atrae otras cosas. Matarlo fue como matar al rey. La gente perdió parte de la inocencia después de eso”.

Muerte John Lennon

El actor Michael Douglas explicó que “cuando tuve a mi hijo menor recién nacido escuchaba mucho “Beatiful boy”. John se la escribió a su hijo Sean, y es una canción encantadora para un chico. Me hizo acordar de aquella época, en los años 60’ y 70’, cuando los Beatles y Lennon eran tan importantes. Y cada vez que se acercan las elecciones, me hace pensar que a la política de hoy le vendría muy bien John Lennon, su veracidad. Se le necesita”. El actor Mike Myers, por su parte, rememoró que “estaba mirando la televisión cuando anunciaron que habían atacado a John Lennon. Y después confirmaron que lo habían asesinado. Quedé devastado. Mi padre lo calificó de “magnicidio”. Tal fue el impacto que tuvo su muerte en nuestra casa. Mis padres nacieron en Liverpool, así que es de imaginarse que él era un dios para nuestra familia. Si dijera que estábamos intensamente orgullosos de Lennon, me quedaría corto. Llegué a pensar que era pariente de él, porque su acento era igual al de mamá y mi papá. John era fielmente dueño de sí mismo y dejaba que el corazón le indicara lo que había que hacer; eso es lo que yo más admiraba de él. Mi padre también tenía esas cualidades maravillosas”.

El actor John Travolta relató que “cuando me enteré de su asesinato, me figuré el lugar. Conocía muy bien el sitio porque había vivido en el edificio de al lado. Aunque hacía años que ya no vivía en el lugar, sentí como si algo le hubiera pasado a un vecino de cuadra. Cuando yo era chico, los Beatles significaron todo para mí, y John fue parte de eso. Me encantaba el personaje de Lennon. Él sabía quien era y sabía qué representaba para el público. Sabía que tenía la palabra; sabía que tenía que explotarla para lograr algo. Incitó e inspiró a todo un grupo de jóvenes a que opinaran y dijeran lo que sentían”.

Muerte John Lennon

Otro actor, Peter Fonda, recordó que “era de mañana y estaba sacando la nieve de la entrada de mi casa, en Montana. Entré y escuché en el noticiario que lo habían matado la noche anterior. No me entraba en la cabeza que alguien quisiera matar a una persona que nos había explicado tanto de la vida por medio de su arte. Conocí a los Beatles por separado en 1965 y después pasé un par de días con ellos. Tomamos LSD en mi casa. Yo sabía que John tenía problemas conmigo. Pusimos una película de Jane y él estaba molesto. Éramos demasiados Fonda: mi padre (Henry), mi hermana, yo. Pero a medida que se extendía el viaje, John fue aflojándose conmigo. Pasé todo el tiempo con él. Terminamos en el baño, dentro de una gran bañera -por suerte sin agua- cantando y tocando guitarras eléctricas que se amplificaban por la acústica del baño. Noto el influjo de Lennon en mis hijos, piensan en “Imagine” como un himno ¿Hay algo que pueda superar eso? Ahí hay un empuje generacional. Los Beatles compusieron temas bailables para satisfacer a las multitudes; luego esos temas evolucionaron. Gracias a Dios que tuvimos a John, que su esencia no nos pasó flotando por el costado rumbo a otro lugar. Tuvimos suerte”.

Video de John Lennon “Instant Karma”:

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X