Inicio » Los 80 »

El día que una locomotora sin control quedó varada en plena Alameda

Gracias a que a esa misma hora se jugaba un partido eliminatorio de la selección chilena de fútbol se produjo lo increíble: el accidente no provocó muertos ni heridos.

Guía de: Los 80

En la tarde del 7 de junio de 1981 casi todo el país estaba pegado a sus televisores. El motivo era más que entendible: la señal internacional de TVN estaba transmitiendo el crucial partido eliminatorio entre la selección de fútbol de Chile y Paraguay, que le iba a dar a una de las dos selecciones sudamericanas un pasaje al Mundial de España 82′.

Locomotora Santiago Alameda

Foto: Internet

El partido había concitado tal interés en la gente que las calles céntricas de la capital, por lo general atestadas de vehículos y transeúntes, se encontraban prácticamente desiertas. Y verdaderamente fue una suerte que ello ocurriera, pues a la misma hora que se jugaba el partido se iba a producir un insólito accidente ferroviario.

Las crónicas cuentan que en la tarde del 7 de junio, un tren ingresó a la Maestranza de San Eugenio con un desperfecto mecánico. Sin embargo, por motivos desconocidos y mientras los empleados de la maestranza realizaban las maniobras para acomodar la máquina en el taller, la locomotora se desconectó del resto del tren y quedó a la deriva, dando una vuelta completa a la maestranza, ingresando de nuevo a la vía férrea principal, con rumbo directo a la Estación Central.

Como no arrastraba ningún carro, la locomotora fue ganando velocidad, hasta alcanzar más de 70 kms. por hora. Cuando llegó a la estación se produjo el inevitable choque. La máquina impactó contra la barrera del fin de la línea férrea, cruzó el hall central de la estación , destruyó la enorme verja de hierro y pasó por toda la ancha calzada frente a la Estación Central hasta quedar atravesada en medio de la Alameda.

Gracias a que todo el mundo se encontraba viendo el partido entre Chile y Paraguay (que al cabo ganó la “Roja de Todos”, gracias al famoso gol del “Pato” Yáñez) se produjo el balance que muchos catalogaron de milagro: no se registró ni un sólo muerto o herido. Un milagro que sólo podía provocar el fútbol.

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X