Inicio » Los 80 »

El imperio Contraataca: la mejor película de ciencia ficción de los 80’

Gracias a grandes efectos especiales, un guión trepidante y una revelación final que asombró a todos los fans, la película está considerada hasta el día de hoy unánimemente como la mejor de la serie.

Guía de: Los 80

El éxito planetario de la “Guerra de las Galaxias”, que reventó las taquillas de todo el mundo, le permitió a George Lucas no sólo ser el nuevo genio mimado de la industria del cine. También le permitió disponer de un presupuesto de 30 millones de dólares para filmar la segunda parte y continuación de la película. Gracias a ese dinero la personal mitología integrada por la Fuerza, caballeros Jedi, sables de luz, naves espaciales, extrañas criaturas y planetas distantes que poblaban su imaginativa mente pudieron ser trasladados a la pantalla grande con mayor verosimilitud.

La “Guerra de las Galaxias” ya nos había mostrado varias cosas: el joven Luke Skywalker se involucraba accidentalmente en el rescate de la princesa Leia y en una rebelión contra el imperio galáctico, dirigido por el emperador Palpatine y su mano derecha, el malvado Lord Sith Darth Vader. Guiado por Obi Wan Kenobi, un viejo caballero Jedi que había sido amigo de Anakin Skywalker, el padre fallecido que nunca conoció, el joven Luke se iniciaría en el conocimiento y uso de la Fuerza, ese misterioso y místico campo de energía creado por todos los seres vivos y que aglutinaba a todo el universo. Gracias a la Fuerza, precisamente, y ayudado por Han Solo, un simpático y sinvergüenza contrabandista secundado por su inseparable wookie Chewbacca, Luke lograba destruir la Estrella de la Muerte, una enorme estación espacial con la potencia destructora para destruir un planeta entero.

El Imperio Contraataca

Foto: Guioteca

Afiche de El Imperio Contraataca (Agrande la imagen haciéndole click)

Pero la esperada secuela iba a tener lados muchos más oscuros. Situada tres años después de los hechos anteriormente reseñados, Luke, Han Solo, la princesa Leia Organa y el resto de la alianza rebelde eran perseguidos por Darth Vader y las fuerzas militares del Imperio Galáctico. Tras ocultarse en el helado planeta de Hoth, los rebeldes sufren una estrepitosa derrota, Luke salva con vida y se dirige al planeta Dagobah a encontrar a Yoda, un diminuto y verde maestro Jedi de 800 años, para completar su entrenamiento. Han Solo, que inicia una relación de amor con la princesa Leia, junto a Chewbacca y el androide C3PO escapan por milagro a bordo del Halcón Milenario de la temida flota imperial, a la que logran eludir varias veces, para finalmente caer a manos del Imperio víctimas de una trampa tendida por Lando Calrissian, antiguo amigo y socio de Solo, en Vespín, la ciudad de las nubes. Luke interrumpe su entrenamiento para ir a rescatar a sus amigos, sin saber que es un trampa tendida por Darth Vader, que quiere enfrentarlo y convertirlo a cómo dé lugar al lado oscuro de la Fuerza. Luego de un trepidante duelo de sables láser ante el mismo Vader, Luke pierde su mano derecha, se entera de una terrible verdad y es tentado por el oscuro Lord Sith para unirse a él.

El viejo maestro

Una vez que descartó varios borradores, George Lucas escribió en 1979 la versión final de su secuela galáctica, que se llamaría “El Imperio Contraataca”. Tras hacerse cargo de la producción junto a Gary Kurtz (quien quería hacer una película más seria y adulta que su predecesora), lo único que le faltaba era designar al director de la cinta. La elección finalmente recayó en Irvin Kershner, su antiguo profesor de cine en la Universidad de California.

Cuando el veterano Kershner (había nacido en 1923) le preguntó a Lucas por qué lo había escogido para dirigir la secuela de Star Wars, éste le dijo “Porque sabes todo lo que saben en Hollywood, pero no formas parte de Hollywood”. Lucas, por cierto, no le contó en ese momento que el personaje de Yoda, el maestro Jedi de Luke, estaba basado parcialmente (por su experiencia e incluso por su manera de hablar) en la figura del propio Kershner.

La película sería rodada enteramente en Europa: en la provincia de Finse (Noruega) y los estudios Elstree de Londres, siendo estrenada el 21 de mayo de 1980.

La cinta fue considerada de inmediato como una película notable. Los fans la amaron por su vigor narrativo y porque profundizaba en el carácter de todos los personajes: la nobleza e intrepidez de Luke, la maldad de Lord Vader, la simpática cobardía de C3PO, la lealtad y valor del pequeño R2D2, y el liderazgo innato y la desarmante arrogancia de Han Solo (Cuando están a punto de congelarlo en carbonita, la princesa Leia le confiesa; “te amo” y Han no le responde “yo también”; sólo le dice “lo sé”).

Los momentos de antología de “El imperio Contrataca” no son pocos. La huida de Luke de la cueva congelada del wampa, el rescate oportuno de Han Solo montado en un Tauntaun, la batalla en la helada estepa de Hoth entre las fuerzas rebeldes y los AT-AT, acorazados imperiales con aspecto de dinosaurios mecanizados; la dura instrucción de Luke en los pantanos de Dagobah; las constantes luchas para que el averiado Halcón milenario alcance la velocidad de la luz, las breves apariciones y diálogos del cazarrecompensas Boba Fett (personaje de culto donde los haya), el congelamiento en carbonita de Han Solo y el esperado duelo final de espadas láser entre Luke y Darth Vader.

El Imperio Contraataca

Foto: Guioteca

La película también se sostiene por el imparable ritmo narrativo y dramático impreso en todas las escenas y secuencias rodadas por el director Irvin Kershner que, no contento con ello, hizo interesantes aportes metaliterarios. Por ejemplo, en la parte en que Chewbacca intenta armar de nuevo a C3PO en una celda de la ciudad de las Nubes, después que éste ha sido desintegrado por accidente por un disparo láser, el peludo wookie sostiene la cabeza del androide entre sus manos y la contempla muy cerca de su cara durante un breve rato. Según confesaría Kershner años más tarde, ese escena fue una especie de homenaje a Hamlet, en la parte en que el príncipe danés sostiene entre sus manos la calavera de su padre.

La banda sonora original de “El imperio…”, compuesta por John Williams y ejecutada por la Orquesta Sinfónica de Londres, también enriqueció el terreno musical iniciado en la “La Guerra de las Galaxias”. Entre las nuevas composiciones que se añadieron, destaca sobremanera la inconfundible Marcha Imperial, que aparece en las secuencias que muestran a la flota del Imperio Galáctico y al Lord Sith Darth Vader.

Momento cumbre

Pero, sin lugar a dudas, el clímax del filme (y uno de los motivos por los cuales esta película entró en la historia del cine) ocurre al final de la película cuando Darth Vader y el joven Luke Skywalker se enfrentan en un duelo con sus espadas láser.

El antecedente dramático de esta escena ocurre mucho antes, cuando Lord Vader y el retorcido emperador Palpatine (en forma de holograma) sostienen un revelador diálogo: “Tenemos un nuevo enemigo. Luke Skywalker”, le dice el emperador, a lo que Vader añade: “Es sólo un muchacho. Obi Wan ya no puede ayudarlo”. “El podría destruirnos. El hijo de Skywalker no puede ser un Jedi”, replica el emperador. “Si pudiéramos convertirlo al lado oscuro sería un poderoso aliado”, propone Vader, desatando la sonrisa malévola de Palpatine: “Sí, sería una gran adquisición. ¿Puede hacerse?”. “Se unirá a nosotros, maestro, o morirá”, promete el caballero oscuro.

El Imperio Contraataca

Foto: Guioteca

Yoda debuta en la saga en El Imperio Contraataca.

Una vez que Vader captura a Han, Leia, Chewbacca y C3PO en la ciudad de las nubes y los usa como cebo para atraer a Luke, logra por fin estar frente a frente con el muchacho. “La Fuerza está contigo, joven Skywalker, pero aún no eres un Jedi…”, le dice el Lord Sith, antes que ambos se enfrasquen en un reñido duelo con sus sables de luz. Vader, tras intentar en vano congelar a Luke en carbonita y sorprenderse por todo lo que el joven ha aprendido (“Obi wan te enseñó a manejar tu miedo. Ahora deja escapar tu ira. Sólo tu odio puede destruirme”, le dice) finalmente le mutila la mano derecha y lo acorrala al borde de un abismo. Allí le descubre una terrible revelación: “Obi wan nunca te dijo lo qué pasó con tu padre”, le dice Vader, a lo que Luke responde: “Me dijo lo suficiente, me contó que tú lo mataste”. “No, yo soy tu padre”, le espeta Vader, desatando el estupor y la desesperación de Luke. “No, eso es imposible”, sólo atina a decir el joven, para después lanzar un desgarrador grito. Obviando el tentador ofrecimiento de Vader (“Luke, puedes destruir al emperador. Él lo ha anticipado. Únete a mí y juntos gobernaremos la galaxia como padre e hijo”, le promete el intimidante Lord Sith), Luke prefiere arrojarse al vacío y termina colgando de una de las antenas que hay debajo de la ciudad de las nubes.

Éxito mundial

“El Imperio Contraataca”, como era previsible, fue un suceso artístico, comercial y cinematográfico. Recaudó unos 540 millones de dólares en todo el mundo sólo en el año 1980, siendo calificado años más tarde por toda la crítica como la mejor película de la saga.

“El Imperio…”, tras su estreno en los cines, se ganó un merecido lugar en el cine de ciencia ficción no sólo de la década del 80’, sino que de todos los tiempos. Si la “Guerra de las Galaxias” había llamado la atención por ser una genial mezcla de western espacial, las leyendas artúricas, las viejas series futuristas como Flash Gordon y las películas japonesas de Akira Kurosawa, su secuela profundizó aún más estas características. Además, aumentó a límites insospechados el misticismo derivado de la “Fuerza” (en una encuesta realizada hace años en las Islas Británicas, se reveló insólitamente que después del protestantismo y el catolicismo la tercera religión más profesada era…la Fuerza).

Los 124 minutos originales de “El Imperio…”, fueron remasterizados años más tarde y se le agregaron algunas secuencias inéditas, convirtiéndola en una edición especial de 127 minutos. Posteriormente George Lucas filmaría la trilogía inicial de su saga espacial (contemplada en tres trilogías con tres capítulos cada una), mucho menos lograda que la trilogía central, y que intentaba escarbar esta vez en el origen de Darth Vader. Los estudios dueños de los derechos de la historia, recientemente, ya anunciaron la inminente filmación de la trilogía final, pero eso es otra historia. Los millones de fans de la serie en todo el mundo sólo deben pensar: “Que la Fuerza los acompañe”.

Escena final El Imperio Contraataca:

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X