Inicio » Los 80 »

Kim Basinger: la historia del ícono sexual de los 80’ que ganó un Oscar

La rubia modelo que protagonizó junto a Mickey Rourke en la película “Nueve semanas y media”, se consagraría como actriz en la década siguiente.

Guía de: Los 80

La hermosura, carisma y sex appeal de Kimila Ann Basinger, mejor conocida como Kim Basinger, se manifestó en su más temprana adolescencia. Participó en algunos concursos de belleza en su estado natal y ya, a los 16 años, fue elegida Miss Georgia. Dos años más tarde, comenzó a ser requerida por el mundo de la publicidad, lo que significó que se trasladara a Nueva York, donde fue contratada por la prestigiosa agencia de modelos Ford.

Sus primorosas facciones, su largo pelo rubio y su metro setenta de estatura, llamaron también la atención de los productores de televisión, que la llamaron a participar en series como “Los ángeles de Charlie”. En 1983, después de debutar en la película “Hard Country”, fue requerida para ser una de las chicas Bond en la película “nunca digas nunca jamás”, donde era una de las dos mujeres que seducían a un maduro Sean Connery. Al año siguiente protagonizó la cinta “El mejor”, junto a Robert Redford, película por la que sería nominada al Globo de oro.

kim-1

 

Pero sería la película “Nueve Semanas y Media”, de 1986, la que la convertiría en un símbolo sexual, en estrella de Hollywood y en una de las mujeres más deseadas del mundo. Junto al actor Mickey Rourke, el ícono masculino del momento, protagonizaron escenas de sexo y masoquismo y voyerismo light, como aquella en que ambos hacían el amor cerca de un callejón, aunque una de las partes más recordadas de la cinta sigue siendo la famosa escena cuando el personaje de Kim realiza un stiptease y un baile erótico en su departamento para el retorcido personaje que encarnaba Rourke, una escena que por su impacto en el mundo masculino merece una nota aparte.

kim-4 kim-2 kim-3

Su etiqueta de sex symbol la acompañó en películas como “Atrapados sin salida” (1986), coprotagonizada por Richard Gere; “Cita a ciegas” (1987), comedia con Bruce Willis; “Mi novia es una extraterrestre” (1988), comedia con Dan Aykroyd; o “Batman” (1989), la particular y gótica adaptación que el cineasta Tim Burton hizo del famoso cómic del superhéroe.

 

En 1993 la actriz (que se había casado en 1980 con el maquillador Ron Snyder, del cual se divorció 9 años más tarde), se casó con el actor Alec Baldwin, a quien había conocido en la grabación de la película “Ella siempre dice que sí”. Después de tener una hija -Ireland, que guarda gran parecido con su madre- y volver a compartir créditos en el remake de la cinta “La huida” (1994), la pareja se divorciaría en el año 2001.

En 1998, la rubia actriz que había hecho suspirar a millones de hombres en todo el mundo, logró un importante reconocimiento profesional. Tras protagonizar la película “L.A. Confidential” (conocida en nuestro país como “Los Angeles al desnudo”), consiguió un premio Oscar y un Globo de oro por su interpretación de Lynn Brackett, una prostituta de lujo que se veía involucrada en una red de corrupción criminal y policial, y que guardaba para ella un sueño de pureza: montar una tienda femenina de modas en su pueblo natal.

 

En los años siguientes, la actriz, que pese al paso de los años mantenía una gélida y madura belleza, siguió trabajando en cintas como “8 millas” (2002), “Una mujer difícil” (2004), “La Sombra de la sospecha” (2006, donde interpretaba a la primera dama estadounidense) o “Los Confidentes” (2008), cinta basada en los relatos del escritor Bret Easton Ellis. Su última cinta, anunciada para este año, es la película “Third person”, de Paul Haggis, director de la oscarizada cinta “Crash”.

La actriz de actuales 60 años, vegana desde los 8 años y que siempre ha sido una activista por los derechos de los animales, está lejos de retirarse del cine y se toma con humor cuando los periodistas o los fans le recuerdan su condición de mito erótico de los años 80′. “Ser un sex symbol en Estados Unidos es más duro que en Europa. La manera de entender la sexualidad de los europeos es distinta, no lo invade todo. Aquí parece como si todo el mundo no supiese que luego, cuando se envejece, se sigue viviendo y que, por tanto, no hay que fiarlo todo a la belleza y al atractivo sexual”.

Striptease de Kim Basinger en la película “Mi novia es una extraterrestre”:

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X