Inicio » Los 80 »

La cruda historia de John Holmes: El actor de cine porno más famoso de la historia

Este legendario actor de películas para adultos, fallecido en 1986 a los 43 años, filmó más de 2.500 cintas con más de 10 mil mujeres.

Guía de: Los 80

Célebre actor porno, cocainómano, traficante, gigoló, proxeneta, ladrón, soplón y homicida, la vida de John Holmes hubiera servido de argumento para filmar la película más sórdida jamás filmada. Entregado a los vicios y placeres terrenales, durante más de 20 años, se convirtió en el pionero de la industria de las películas triple X, en los años 70’ y 80’, lo que le valió hacer más de 2.500 cintas y hacer el amor con más de 10 mil mujeres, hasta su prematura muerte en 1986, a los 46 años, por complicaciones derivadas del Sida.

El mítico John Holmes, el "Elvis Presley del cine porno".

El mítico John Holmes, el “Elvis Presley del cine porno”.

Nacido como John Curtis Estes el 8 de agosto de 1944, en Ohio, Estados Unidos, después que su padre, un obrero de ferrocarriles, lo abandonara a él y a su madre (una devota bautista sureña), cuando sólo tenía 3 años, John adoptó el apellido de su padrastro, un alcohólico crónico que solía maltratarlo con frecuencia. Después de algunos años y conseguir el consentimiento de su madre, John Holmes se alistó en el Ejército de Estados Unidos y pasó tres años en Berlín, Alemania, en el Signal Corps (cuerpo especialista y encargado de las comunicaciones). Una vez dado de baja del ejército, Holmes se mudó a Los Ángeles, donde ejerció toda clase de empleos episódicos, como vendedor de artículos de uso doméstico puerta a puerta o como conductor de una ambulancia. Cuando ejercía este último empleo, conoció a la enfermera Sharon Gebenini, con la que se casó en agosto de 1965.

john-holmes-ator-

En los siguientes dos años, Holmes y su esposa vivieron tranquilamente, mientras Holmes trabajaba como conductor de grúas horquillas en una empresa envasadora de carne en California. Sin embargo, los constantes cambios de temperatura al manejar la grúa, saliendo y entrando de los grandes contenedores refrigerados para luego inhalar el aire caliente del desierto, le ocasionaron daños a a su pulmón derecho en tres ocasiones. Mientras se recuperaba de su enfermedad, Holmes comenzó a frecuentar un club de naipes para varones en Gardena, donde una noche, un fotógrafo lo alentó a incursionar en la pornografía.

De ese modo, a finales de los años 60’ Holmes comenzó a hacer apariciones en revistas y ocasionalmente en vídeos en formato 8 mm, usando los nombres de “Fred”, “Dave”, “Rudy”, y “Stan”, manteniendo su trabajo en secreto frente a su esposa, pues por esa época las producciones pornográficas se mantenían en la semiclandestinidad. Holmes comenzó trabajando con Ambassador Films, una productora semiclandestina que compiló una serie de cortos, hizo una especie de antología y proyectó al novel actor al estrellato. Su primer éxito fue un porno-western donde interpretó a Río, un pendenciero vaquero que, mientras robaba bancos y ayudaba a los pobres, conquistaba a cuanta “vaquerita” encontraba en el desierto.

John Holmes parado en la entrada de un cine para adultos de Los Ángeles, en los años 70'.

John Holmes parado en la entrada de un cine para adultos de Los Ángeles, en los años 70′.

Después del éxito de cintas como “Garganta Profunda” (1972) y “The devil in Miss Jones” (1973), el cine porno ganó cierta popularidad a pesar de que su legalidad aún era discutida. Holmes fue arrestado en esos años por cargos de proxenetismo, pero evitó ir a prisión actuando como informante para la policía de Los Ángeles.

holmes inchess

En 1973, tras la legalización del cine porno, la carrera de John Holmes se enrieló definitivamente con una serie porno que mostraba las “aventuras” criminales y sexuales de un investigador privado llamado Johnny Wadd, un émulo del detective de ficción Sam Spade, que aparte de resolver algunos casos criminales le hacía el amor a todo lo que tuviera faldas. Wadd se transformó en una suerte de alter ego de Holmes, quien se dejó crecer el pelo, exhibía un frondoso bigotazo, usaba llamativas camisas de solapas anchas, pantalones pata de elefante y lucía anillos de oro y diamantes.

En 1978 Holmes ya ganaba 3.000 dólares por día mientras su reputación como actor porno crecía como la espuma. Tan celebrada era la reputación de Holmes que incluso fue utilizado como una estrategia de marketing en películas en las que ni siquiera aparecía.

El exceso de dinero facilitó que Holmes cayera en el consumo desaforado de cocaína, al punto que empezó a afectar su capacidad como actor porno. Para costear su hábito de drogas, Holmes se aventuró en el crimen, vendiendo drogas a pandillas, prostituyéndose a hombres y mujeres, cometiendo fraude con tarjetas de crédito y hurto y robando autos, maletas en los aeropuertos y en las casas que se alquilaban para los filmes. Se volvió un rufián que robaba todo lo que estuviera a mano mientras le escamoteaba dinero a amigos y amantes. Una vez, usó la tarjeta de su esposa para comprar electrodomésticos por $30 mil dólares, que más tarde revendió para tener dinero en efectivo y comprar una dosis de droga. Por esa época Holmes dejó a su esposa Sharon y se juntó con una concubina de quince años que se prostituía para pagarle el vicio.

John Holmes detenido por la policía a principios de los años 80'.

John Holmes detenido por la policía a principios de los años 80′.

Para saldar una deuda que tenía con una peligrosa pandilla llamada “la Banda de Wonderland”, Holmes les propuso asaltar la casa de Eddie Nash, un palestino que regentaba un imperio inmobiliario, clubes de striptease y locales gay y que en sus ratos libres traficaba drogas y filmaba porno. Holmes y los suyos robaron cerca de $100 mil dólares en efectivo y joyas, pero Nash localizó más tarde a Holmes, y lo presionó para que delatara a sus compinches. El 1 de julio de 1981, varios matones acompañaron al mismo John Holmes hasta el apartamento 8763 de la Avenida Wonderland y ahí mataron a “tubazos” a cuatro de los miembros de “La Banda de Wonderland”. Las pistas llevaron a la policía a Nash y Holmes, pero un jurado absolvió a Holmes, tomando en cuenta el pasado colaboracionista de John en la persecución de redes de prostitución de menores.

En 1983 John Holmes decidió aceptar un papel protagonico en una película porno gay titulada “The Private Pleasures of John C. Holmes”, donde uno de los actores lo habría contagiado de Sida. Ese mismo año se divorció de su primera esposa y en 1986, tras ser diagnosticado oficialmente como VIH positivo, aceptó una propuesta para filmar una película porno en Italia, donde mantuvo sexo filmado sin protección sin decir nada de su condición de seropositivo a ninguno de los miembros del elenco, lo que posteriormente provocó que el filme fuese un éxito de ventas.

John Holmes

En 1987, tras confiarle que padecía sida, Holmes se casó en Las Vegas con la actriz porno y prostituta Laurie Rose, quien intentó alejarlo de las drogas mediante intercambios de parejas y subastas sexuales. Holmes confesaría en esa época que jamás tuvo relaciones duraderas porque “las mujeres tienen la esperanza de encontrarse con el tipo que ven en la pantalla. Ellas no me aceptan como soy realmente. Solo soy un ser humano”. Su esposa Laurie Rose, tras enterarse que Holmes padecía Sida, comentó que “él se reía de aquello. No hizo mayor drama de su enfermedad, así que cerramos la oficina y nos fuimos a la playa. Tocamos nuestras canciones favoritas, paseamos y hablamos. John me dijo que le parecía como si le hubiesen elegido para coger el sida por ser quien era, por cómo vivía. Se sentía como si fuera un ejemplo”.

john-holmes-handprints-john-holmes

John Holmes fallecería en el Hospital de Veteranos en Sepulveda Boulevard en Los Ángeles, por complicaciones relacionadas con el Sida (según su certificado de defunción, murió por un paro cardiorrespiratorio y encefalitis) el 13 de marzo de 1988 a la edad de 43 años. Su cuerpo fue incinerado y su viuda, Laurie, y su madre, Mary, esparcieron sus cenizas en el mar frente a la costa de Oxnard California.

Con el paso del tiempo, se valoraría la importancia de John Holmes en el surgimiento y desarrollo del cine pornográfico en Estados Unidos, tal como lo manifestó el cineasta Bob Vosse en el documental “Wadd: The Life and Times of John C. Holmes: “John Holmes fue a la industria cinematográfica para adultos lo que Elvis Presley fue para el rock ‘n’ roll. Simplemente fue El Rey.” Como actor Holmes compartió cama con las figuras más rutilantes del género, como Linda Lovelace, Cicciolina, Seka, Vanessa del Río, Amber Lynn, Marilyn Chamber y Tracy Lords. Cicciolina, la exdiputada porno italiana, conoció a Holmes en el final de su carrera y dijo de él que “le pareció un muerto en vida, alguien que había perdido ya toda ilusión por las pequeñas cosas y placeres de una vida que se le extinguía con cada nuevo orgasmo.”

La convulsionada y cruda vida de John Holmes, el “Elvis Presley del cine porno”, inspiraría varios libros, un extenso ensayo en la revista Rolling Stone, dos documentales y las películas “Boogie Nights” (1997) y “Wonderland” (2003).

El actor Val Kilmer personificanco a John Holmes en los últimos años de su vida en la película "Wonderland".

El actor Val Kilmer personificanco a John Holmes en los últimos años de su vida en la película “Wonderland”.

Mark Walhberg interpretando al actor porno Dirk Diggler en la película "Boogie Nights". El personaje de Diggler se basó en la vida del actor porno John C. Holmes.

Mark Walhberg interpretando al actor porno Dirk Diggler en la película “Boogie Nights”. El personaje de Diggler se basó en la vida del actor porno John C. Holmes.

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X