Inicio » Los 80 »

Prince: Los grandes dolores que marcaron su vida y su música

El recientemente fallecido artista de Minneapolis se transformó en una figura capital del pop de esa década, rivalizando con artistas como Madonna y Michael Jackson.

Guía de: Los 80

Si Michael Jackson fue considerado como el rey del pop, entonces Prince Roger Nelson, mejor conocido como Prince, tal como su nombre lo indica, fue, sin duda, el príncipe. Su creatividad, originalidad y versatilidad musical lo convirtieron en el gran renovador de la música negra de su país durante la década de los 80’. gracias a grabaciones tan famosas como “Purple rain “(1984) y “Sign o’ the times” (1987), en las cuales combinó el funk, y el R&B con la psicodelia y el pop y el rock.

Prince 2

Prince guitarra 2

Prince nació en Minneapolis el 7 de junio de 1958. Hijo de un pianista de jazz, fue bautizado en honor al grupo de jazz Prince Rogers Trio, en el que tocaba el piano su padre, John L Nelson, un músico vocacional que se había visto obligado a olvidarse de la música y trabajar como empleado en una empresa de accesorios industriales para criar y alimentar a sus numerosos hijos. En el piano de su padre, precisamente, el pequeño Prince compuso su primera canción, “Funk Machine”, cuando tenía sólo 7 años.

Prince aprendería más tarde a tocar la guitarra eléctrica, hasta llegar a manejar una veintena de instrumentos diferentes. A los 17 años consiguió dinero para hacer unas maquetas, antes de que fuera descubierto por una multinacional con la que firmó un millonario contrato.

Prince Gazoo

Sin embargo, según el mismo Prince relató, su adolescencia no fue de las mejores, pues en el colegio solía recibir burlas debido a su baja estatura y a su ropa estrafalaria, sin mencionar el hecho de que tanto él como su familia eran muy pobres. De hecho, a veces el mismo Prince cuenta que iba a los McDonalds sólo a oler la apetitosa comida del lugar, pues no tenía ni un solo dólar para comprarse una comida de fast food. “Siempre andaba sin dinero. Cuando íbamos a bailar nos quedábamos afuera, oliendo cualquier porquería. La pobreza me enfurecía, sacaba a relucir todo lo malo en mí. Cuando era chico era muy amargado y muy inseguro”, explicó el artista, que en su juventud fue bautizado por sus familiares y amigos como “Gazoo” (el diminuto marciano cabezón que se le aparecía a Pedro Picapiedra en la serie animada “Los Picapiedras”) debido a su pequeña estatura y su gran peinado afro.

En 1977, después que varios músicos y ejecutivos vieran su prometedor talento, firmó un contrato con Warner Bros. Al año siguiente salió al mercado su primer álbum, “For you”, una placa de jazz funk que llegó a vender más de 300 mil copias y que tenía algunos temas destacados como “I’m yours” y “Soft and wet”, el primer tema de Prince en ingresar a las listas americanas de popularidad.

Prince 4

En 1979 salió al mercado su segundo álbum, titulado simplemente “Prince”, en cuya contraportada aparecía la primera imagen del cantante desnudo. Además se incluían dos éxitos: “I Wanna be your lover”, el primer gran éxito de Prince, la guitarrera y provocativa “Bambi”, historia de un romance femenino con tendencias lésbicas, y “I feel for you”, canción que sería reinterpretada con mucho éxito, seis años más tarde, por la cantante Chaka Khan.

“Dirty mind”, el álbum con un crudo sonido que lanzó en 1980 y que mezclaba a la perfección funk, new wave, soul, rock y pop, significó el primer éxito verdadero, a nivel americano, de Prince, inaugurando la década dorada de su carrera. Temáticamente, Prince comenzaba a remar en sentido contrario al puritanismo de Estados Unidos, pues sus letras son sin duda lo más llamativo. Una sola emoción parece recorrer todo el álbum: la lascivia. La canción “Head” remitía a una felación, mientras que “Sister” abordaba la temática del incesto. “Do it all night” (“Hácelo toda la noche”), en tanto, se refería al placer incontrolado del sexo. El disco era tan marcadamente erótico que las primeras copias promocionales del disco que se enviaron a las radioemisoras llevaban un «sticker» que decía: «¡Por favor, escúchenlo antes de emitirlo!”.

En 1981 salió al mercado “Controversy”, un disco extraño e inquietante que fue el preámbulo del álbum que sería su primera obra maestra: “1999”, que sobresalía por su formato de disco doble. Publicado en 1982 junto a su grupo The Revolution, “1999” contenía el hit homónimo y el single “Little red Corvette”, dirigido al público blanco, y cuyo video fue uno de los primeros de un artista negro que fueron transmitidos por la cadena MTV.

Las obras maestras de Prince

En 1984 se lanzó “Purple Rain”, otro soberbio disco del pequeño genio de Minneapolis que fue toda una declaración de principios y supuso el triunfo absoluto de su visión artística. El disco incluía la poderosa balada homónima y los hits “Let’s go crazy” y “When the doves cry”, que después de ser lanzado como single se transformó en su primer número 1 en Estados Unidos. Para la ocasión, Prince, acompañado una vez más del grupo The Revolution, produjo una película del mismo título que narraba la simple historia de una estrella de rock en su lucha por sobrevivir, intentando lidiar con su fama y mantener sus principios e ilusiones. El tema de la cinta era claramente autobiográfico: Prince era Kid, un joven, egocéntrico y ambicioso músico envuelto en duras vivencias familiares: su padre, un jazzista fracasado, se desahogaba con su mujer, que a su vez lo traicionaba constantemente. Kid era el líder de una banda, The Revolution, que rivalizaba constantemente con The Time, capitaneados a su vez por Morris Day. Sin embargo, esta rivalidad no sólo era artística, pues tanto Kid como Morris se disputaban también el corazón de una bella joven llamada Apollonia. Al final Kid, tras un duro aprendizaje y un baño de humildad, lograba reconstituir el grupo y conquistar el amor de la muchacha.

prince 1

Prince purple rain

“Purple Rain”, tanto el disco como la película, supusieron el estrellato masivo para Prince. El disco, de hecho, ganó un premio Grammy como mejor álbum, vendió más de 15 millones de copias sólo en Estados Unidos y Prince obtuvo un premio Oscar a la mejor canción original de una película.

Prince, intentando no repetir la fórmula que le había supuesto el éxito mundial, publicó en 1985 “Around the world in a day”, un disco que pese a que descolocó a su compañía de discos y a sus seguidores, llegó a vender más de dos millones de copias. Este álbum coqueteaba con la psicodelia e instaló a los singles “Raspberry beret” y “Pop life” en lo más alto de los charts. Al año siguiente Prince volvió a sorprender al público y a la crítica con “Parade”, otro disco con reminiscencias psicodélicas que sirvió como banda sonora de la fallida película “Under the cherry moon” , pero que también tenía complejas partituras y excitantes ritmos funky, como la canción “Kiss”, que el gran cantante galés Tom Jones versionaría tiempo después con gran éxito.

En 1987 se publicó la nueva obra maestra del príncipe de Minneapolis: el doble álbum “Sign o’ the times”, la obra de un artista que se encontraba en la cumbre de su creatividad. En este disco Prince preparó un verdadero cóctel de distintos géneros musicales (del funk al jazz, y del rock al folk), consiguiendo grandes temas como la canción homónima, “Slow love”, “It”, “I was your girlfriend”, “ I could never take the place of your man’ “Housequake” y “U got the look”, un tema de energía pura que grabó con Sheena Easton por presión de su discográfica para incluir un hit y donde despuntaba la batería y la percusión de Sheila E, rematado con un intenso solo de sintetizadores. Después de este disco, Prince, según la crítica, entró definitivamente en el Olimpo de las grandes estrellas americanas de la música de los años 80′, junto a Bruce Springsteen, Madonna y Michael Jackson. El gran David Bowie, de hecho, opinando sobre el impacto de Prince sobre el público y sus contemporáneos, aseguró que “los años 80′s son suyos”.

Prince-When-Doves-cry

Durante esta época de oro parecía que había nadie capaz de hacerle sombra a Prince, cuyos shows en directo, por lo demás, eran una experiencia salvaje y eléctrica, mezclando el sudoroso y frenético ritmo de James Brown con el virtuosismo y carisma de Jimi Hendrix.

Después de sacar el disco “Lovesexy”, el primer disco de Prince en llegar al número 1 de las listas americanas, y de publicar “The black Album”, un duro disco voluntariamente anticomercial que se lanzó al parecer en forma pirata, Prince lanzó en 1989 varios temas para la banda sonora de la película “Batman”, de Tim Burton, que le reportaron mayor popularidad, y donde tocó casi todos los instrumentos.

“El artista conocido como Prince”

En los años 90′ Prince, después de los discos “Graffiti Bridge” y “Diamonds and pearls” mantendría el tono con álbumes dignos y energéticos, además de componer canciones para otros artistas (El caso del hit “Manic Monday”, de The Bangles, y “Nothing compares to you”, la canción que hizo famosa mundialmente a Sinnead O’Connor en 1990), pero también comenzarían sus odiosas disputas con el sello Warner, que lo llevarían incluso a renunciar a su nombre artístico por no poder usar su nombre por problemas contractuales, bautizándose sólo como “El artista antes llamado Prince” (a menudo abreviado como “TAFKAP”) o simplemente como “El artista”, y a presentarse en vivo con la palabra “slave” (“esclavo”) pintada en su cara.

Prince Slave

Prince, quien fue relacionado sentimentalmente con mujeres como Kim Basinger, Madonna, Susanna Hoffs, Sherilyn Fenn, Carmen Electra y Apollonia 6, se casó en 1996 con una de sus coristas y bailarinas, el mismo año en que nació su hijo Boy Gregory, quien moriría a los pocos días después del parto debido a que sufría de síndrome de Pfeiffer, que le impedía respirar (se especula que Prince sufrió importantes problemas emocionales por este hecho). Después de divorciarse y de volverse a casar con Manuela Testolini en una ceremonia privada, el genio de Minneapolis volvió a separarse para abrazar el año 2001 la religión de Los Testigos de Jehová, hecho que le impidió cantar los celebrados “himnos sexuales” que popularizaron sus primeros discos.

Prince, quizás el único músico de primera fila sin tener una web oficial, en el nuevo milenio también se convirtió en un celoso perseguidor de la difusión libre de sus trabajos en la red. De hecho, le pagó millones de dólares a la compañía inglesa Web Sheriff para que obligara a servicios de vídeo como YouTube a retirar cualquier obra que le perteneciera.

El legado de Prince

Después de ser incluido con todos los merecimientos en el Rock and Roll Hall of Fame, vender más de 80 millones de discos a lo largo de toda su carrera y de sacar alabados discos conceptuales y otros que causaron el enfado de las compañías discográficas (como “Planet earth”, que fue regalado con el periódico “The Mail on Sunday”, lo que provocó que el diario vendiera 2,3 millones de ejemplares y tuviera que imprimir una edición extra de 600 mil), Prince falleció sorpresivamente el 21 de abril del 2016 de un fallo respiratorio en su residencia de Minneapolis, su ciudad natal, a los 57 años, justo cuando se especulaba que en el segundo semestre de este año agendaría su primer concierto en nuestro país.

Prince guitarra

el-iconico-musico-estadounidense-prince-_619_387_1355298

Sus colegas en el mundo de la música, por supuesto, no escatimaron elogios a la hora de despedirlo. Mientras Mick Jagger, vocalista de los Rolling Stones, afirmaba que Prince fue “un revolucionario, un gran músico y compositor, de los más talentosos de los últimos 30 años”, Elton John afirmaba que fue “el mejor artista que jamás haya visto. Un verdadero genio. Musicalmente adelantado”, rematando su panegírico con la frase “descansa en paz, guerrero púrpura”.

Como valioso legado de Prince nos queda el original sonido Minneapolis que creó, que mezclaba el funk y el R&B con el pop y el rock, contenido en los magníficos discos que lanzó en la década de los 80′, los mismos discos que llevaron al mítico Miles Davis, el músico que cambió cuatro veces el rumbo de la música pop, el jazz y el rock durante el siglo XX y cuyo ego sólo era superado por su genio, a afirmar que Prince era el único artista contemporáneo que le ganaba en creatividad.

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X