Inicio » Los 80 »

¿Qué fue de Rafaella Carrá, la famosa italiana que cantaba “Fiesta” y “Hay que venir al sur”?

Esta legendaria artista italiana es considerada hoy un icono incombustible de la televisión y la música.

Guía de: Los 80

Entre los numerosos artistas italianos que alcanzaron una enorme popularidad en el mercado musical de Iberoamérica en las décadas de los 70´y los 80’ -como Umberto Tozzi, Matia Bazar y Gianni Bella- destaca, sin dudas, la bella y carismática cantante, bailarina, actriz, compositora y presentadora de televisión Raffaela María Roberto Pelloni, mejor conocida por sus millones de admiradores como Raffaella Carrá.

Close up of Raffaella Carra

Raffaella Carrá, nacida el 18 de junio de 1943 en Bolonia, Italia, inició su carrera artística a los 9 años de edad, tras interpretar un pequeño papel en la película “Tormento del passato”. Tras estudiar danza e interpretación en su juventud, debutó oficialmente en el cine en la década del 60’ apareciendo en varias películas italianas, época en que cambió su apellido paterno Pelloni por el de Carrá, “Fue en 1961. Me lo puso un guionista, aunque a mí no me gusta el acento, como homenaje al pintor del movimiento futurista Carlo Carrá”, relató la artista.

RC

Su película más destacada de esta época fue “I compagni”, que protagonizó junto al actor Marcello Mastroianni y que le permitió saltar a Hollywood, aunque Rafaella regresaría al poco tiempo a Italia porque, según ella, Hollywood no era precisamente “lo que necesitaba”: “Cuando terminaban de rodar, todos iban a alcoholizarse o a tomar cocaína. Esa vida no me gustaba. Mis padres estaban separados. Mi padre no quería que yo incursionara en esto porque creía que estaba lleno de gente rara, que podías perderte enseguida. No estaba tan equivocado”.

De todos modos, de su experiencia hollywoodense su mejor trabajo sería su participación en un rol secundario en la cinta bélica “El Expreso de Von Ryan”, donde compartió pantalla con el legendario Frank Sinatra. La leyenda cuenta que Sinatra, un don Juan como pocos, había quedado flechado por la entonces morocha Raffaella, pero sus intentos de seducción no llegaron a buen puerto. “Le dije que no y entendió”, confesaría Rafaella tiempo después.

Frank Sinatra y Raffaella Carrá.

Frank Sinatra y Raffaella Carrá.

Tras regresar desde Los Ángeles a Italia, Raffaela Carrá decidió apostar todas sus cartas al mundo de la televisión como bailarina, cantante y presentadora, porque ella siempre se consideró como una talentosa show girl que sabía hacer de todo, algo a lo que la ayudó su gran carisma y una belleza típicamente italiana, con un cuerpo tremendamente curvílineo y un bello rostro, con una boca y nariz grandes pero armoniosas, lo que le daba un cierto parecido a la actriz Sofia Loren.

RAFAELLA-CARRA-MINI-19721

Su aparición en el programa italiano “Io, Agata e tu” la consagraría como una estrella adorada por el público italiano. La RAI la contrató para presentar el show nocturno “Canzonissima 70″ y su recordada actuación bailando y cantando la canción “Tuca Tuca” mientras enseñaba el ombligo hizo que fuera censurada por el mismo Papa y que su irrupción en televisión supusiera toda una revolución para las mujeres de la época.

En los años 70’ Raffaella Carrá, además de su exitoso trabajo en televisión, comenzaría en propiedad su carrera musical, lanzado los discos “Raffaella”, “Raffaella Carrá”, “Raffaella…senza respiro”, “Fiesta”, “Hay que venir al sur”, “Canta en español” y “Latino”, entre otros.

Rc 6

 

Las versiones en español de algunos de sus éxitos, como “Fiesta”, “En el amor todo es empezar” (famoso por su coro “explota, explotame, explo”, cuando Raffaela movía espasmódicamente su cabeza hacia atrás), “Hay que venir al sur”, “Lucas”, “Mama dame cien pesetas” o “Caliente, caliente”, alcanzarían una enorme popularidad en España y Latinoamérica, transformándola en una de las artistas femeninas más populares de su tiempo.

Tras imponerse en España en 1975, Raffaella Carrá pisó por primera vez Sudamérica en 1978, donde realizó numerosos conciertos en estadios y teatros. En esa gira también visitó por primera vez nuestro país, realizando varias presentaciones para algunos programas de televisión. La cantante recordaría que en algunos sitios de Sudamérica “cuando llegué con la canción que decía ‘Para hacer bien el amor hay que venir al Sur’, tuve que cambiar la letra para que no me censuraran, cantando la frase ‘Para enamorarse bien hay que venir al sur’ “. Por entonces, la fama de Raffaella Carrá en nuestras latitudes era tal que para asomarse a la calle debía salir a la calle siempre acompañada con varios guardaespaldas.

RC 2

En una entrevista concedida décadas después a la revista Rolling Stone Italia, la Carrá, consultada por su particular estilo de cantar y bailar, que supuso una especie de liberación sexual para las mujeres de su época, confesaría que lo suyo no era solo “cantar con las cuerdas vocales”. “Yo cantaba con la cabeza, el cabello, la libertad del cuerpo. Había algo de liberación sexual feminista en mis canciones y en esos provocativos arqueos al ritmo de la música. El rock, que para mí es más filosofía que música, está en mi cuerpo, aunque cante cosas más sencillas, menos duras. Lo importante es la fuerza”.

Por entonces, además de su belleza, carisma y su música, el atuendo de Raffaella Carrá también marcaba tendencia. La artista trabajó a lo largo de su carrera con tres diseñadores, como Luca Sabatelli, a quien la Carrá continuamente desafiaba: “Yo le dejaba hacer y luego le decía: ‘¿Qué te parece si a este mono le alargamos la espalda descubierta hasta que se me vea el principio del culito?’. Él me contestaba: ‘Es demasiado, Raffaella’, pero siempre terminaba saliéndome con la mía”.

RaffellaCarra-vogue

En la década de los 80’ Raffaella Carrá incrementó aún más su popularidad gracias a sus programas musicales y televisivos de la RAI. Y en 1982 volvería de nuevo a nuestro país para participar en la XXIII edición del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, donde obtuvo un éxito clamoroso y fue consagrada como la Reina de Viña del Mar 1982. Muchos varones de la época todavía recuerdan sus provocativos movimientos sobre el escenario, sus infartantes curvas moldeadas en apretadas mallas y sus atrevidas coreografías con su grupo de bailarines, a quienes la Carrá llamaba “mis chicos”.

RC 3

En los años 80’ Raffaella Carrá, dejando un poco a un lado su carrera musical, se consagraría definitivamente como presentadora de televisión en su país natal gracias a los programas “Pronto…Raffaella?” (seguido por 14 millones de italianos al mediodía) y “Raffaella Carrá Show”, este último un un espectáculo nocturno de alto nivel de producción y gran elegancia, con importantes invitados internacionales y entrevistas a famosos actores norteamericanos.

Rafaella recordaría por entonces que “me enteré de que podía ganar mucho más cuando hice el programa ‘Pronto, Raffaella’. Le comenté al director que a algunos presentadores hombres les estaban haciendo contratos millonarios. ‘¿Y yo?’, le pregunté. Y entonces firmé un contrato de esos. Cuando vi la cifra dije: ‘¡Mamma mia! Y luego me compré una casa maravillosa con vista al mar”.

Raffaella Carra Mirror

Sus pegajosas canciones, sus movimientos sobre el escenario, su melena lisa y platinada, su bello rostro de italiana pícara, transformarían a Raffaella Carrá en una especie de diva rubia adorada por las masas y los hombres, aunque también en un verdadero ícono gay, aunque ella nunca supo muy bien el motivo. “Moriré sin saberlo. En mi tumba dejaré escrito: “¿Por qué he gustado tanto a los homosexuales? No hice nada para serlo, pero me encanta. Porque yo creo en el mirar adentro de las personas”, decía Raffaella, algunas de cuyas canciones, como “Lucas”, “En el amor siempre es empezar” o “Fiesta” se convertirían en icónicas piezas musicales del cancionero del orgullo gay.

RC 5

En los años 90’ la cantante y bailarina proseguiría su exitosa carrera de presentadora televisiva con el programa “Weekend of Rafaella”, donde estrenó un nuevo look acorde con la época, más madura pero igual de bella y fascinante, mientras paralelamente grababa un nuevo álbum, “Inviato Especiale”, que subió rápidamente en los rankings gracias a la canción bailable “Ballando Soca Dance”.

En el nuevo milenio, seguiría ligada a su trabajo en televisión en Italia y en España, donde era recurrentemente llamada para presentar galas especiales de la TVE, aunque tampoco abandonaría su faceta de cantante, lanzando los discos “Raffica” (2007), “Raffica II” (2008), “Replay” y “Ogni volta che è Natale” (2018).

Rc 10

Con respecto a su vida sentimental, Raffaella Carrá, que siempre lamentó no haber tenido hijos, se consideró una mujer libre e independiente. Al empezar su carrera en el cine mantuvo un romance con el jugador de la Juventus (su equipo del alma) Gino Stacchini, para emparejarse en los años 70′ con Gianni Boncompagni, quien se convirtió en su compañero de vida y profesión y fue el autor de muchas de las letras de sus canciones más conocidas.

Boncompagni fallecería en el año 2017, lo que representó un duro golpe para la artista italiana, que posteriormente se emparejaría con el coreógrafo Sergio Japino –11 años menor que ella– y con quien intentó ser madre, aunque biológicamente ya era tarde. Ambos se separarían, pero según Raffaella siguen siendo buenos amigos.

18-de-junio-rafaela-carra

En el año 2016 Raffaella Carrá, de actuales 77 años de edad y todavía luciendo su característica melena platino, aunque un poco más corta, anunció su retiro de la televisión para instalarse en su casa en Roma, ciudad en la que vive desde los 8 años de edad, para vivir en tranquilidad después de 65 años siendo una estrella.

“En este punto de mi carrera mi sueño es crear un proyecto para dar una oportunidad a los jóvenes talentos”, dijo por entonces, aunque el año 2019 sería llamada de nuevo por la RAI para conducir el programa “A raccontare comincia tu”, un exitoso programa de entrevistas que ya lleva tres temporadas.

raffaella-carra-joven-620x350

Consultada por su secreto para seguir con la misma vitalidad que en su juventud, la incombustible Raffaella Carrá confesó que “mi receta es no haber vivido nunca un día vacío. La palabra clave que definió mi vida y mi carrera fue Libertad. Si has crecido con una educación rigurosa, lograr ser libre es aún mucho más hermoso, porque realmente la libertad explota. No sé si logré cierta liberación femenina, pero creo que a las mujeres les he dado toda la energía y la positividad que llevo dentro. Yo sí que pagué el precio de mi libertad”.

La legendaria artista y presentadora italiana Raffaella Carrá en la actualidad.

La legendaria artista y presentadora italiana Raffaella Carrá en la actualidad.

Lo último que se supo de esta legendaria artista italiana que ama los cigarrillos Muratti, detesta el color violeta y el número 17 (ambos están prohibidos en sus programas de televisión), y abominó desde siempre las operaciones de cirugía estética y las inyecciones de bótox para verse más joven, fue un tweet que publicó en las redes sociales para pregonar el cuidado contra la pandemia desatada por el coronavirus: “Amigos, yo me quedo en casa y estoy segura que ustedes harán lo mismo. Es un pequeño sacrificio que ayuda a luchar contra este maldito virus”.

raffaella-carra-the-voice

En muchos países de Iberoamérica, donde Raffaella Carrá es un auténtico ícono musical y televisivo, todavía son emitidos algunos de los videos musicales de sus canciones más clásicas, cuando junto a sus bailarines hacia atrevidas y osadas coreografías, al igual que algunos de sus numerosos programas de televisión, demostrando que la Carrá, la diva rubia de los años 70’, 80’ y 90’, una versátil artista de las que ya no se ven, nunca pasará de moda.

Video de Raffaella Carrá: “Fiesta” (Especial televisivo Chile, 1981):

 

Video de Raffaella Carrá: “Hay que venir al sur”:

 

Video de Raffaella Carrá: “Mama dame 100 pesetas” (Chile, 1981):

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios