Inicio » Los 80 »

Rocky Balboa, la saga ochentera favorita del controvertido Donald Trump

El polémico candidato republicano se siente identificado con el carácter luchador y ganador del célebre boxeador creado y encarnado por Sylvester Stallone.

Guía de: Los 80

-”Podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos”.

-”Restablecería el ahogamiento simulado para los sospechosos de terrorismo”.

-”Pido el bloqueo completo y total a la entrada de musulmanes en EEUU”.

-”Si gano las elecciones, devolveré a los refugiados sirios a casa”.

-”Tristemente, el sueño americano está muerto. Pero si fuera elegido presidente, lo traería de regreso más grande, mejor y más fuerte que nunca y haríamos a Estados Unidos grandioso de nuevo”.

-”Cher, yo no uso peluca… Es mío. Y prometo no hablar de tus masivas cirugías plásticas que no funcionaron”.

-”El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos, para volver a la industria manufacturera estadounidense no competitiva”.

-”¿Cuándo fue la última vez que alguien vio ganarle, digamos, a China, en un acuerdo comercial? Nos matan. Yo le gano a China todo el tiempo. Todo el tiempo”.

-”John McCain no es un héroe de guerra. Prefiero a los que no han sido capturados”.

-”México nos envía a la gente que tiene muchos problemas, que trae drogas, crimen, que son violadores”.

-“Un muro en la frontera con México nos ahorraría muchísimo dinero”.

Donald-Trump-Iowa-REUTERS-800x430
El multimillonario estadounidense Donald Trump, el virtual candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos, tiene, a juicio de algunos analistas políticos, una rara virtud. No ha dejado a nadie indiferente con sus incendiarias declaraciones e intervenciones públicas, donde ha combinado ignorancia, racismo y machismo. Las mismas declaraciones que lo han catapultado en las encuestas al convertir el insulto en un mensaje con gancho electoral, pues todas sus declaraciones tienen algo en común: tienen impacto, buscan escándalo y carecen de escrúpulos.

Sin embargo, pocos saben que Donald Trump es un gran fanático del cine, y que su película clásica favorita es “Ciudadano Kane”, la cinta que fue dirigida, escrita, producida y protagonizada por el cineasta Orson Welles, y que es considerada una de las obras maestras de la historia del cine por su innovación en la música, la fotografía y la estructura narrativa (esta cinta explora la vida del magnate Charles Foster Kane, cuya carrera en la industria editorial nace del idealismo y del servicio social, pero evoluciona gradualmente hacia una implacable búsqueda de poder).

rocky

Rocky-IV

Otro dato cinematográfico bastante desconocido de Donald Trump tiene que ver con su saga cinematográfica favorita, la cual, para sorpresa de varios, es una conocida saga ochentera protagonizada por un combativo boxeador ítaloamericano de Filadelfia: “Rocky I, Rocky II, Rocky III y Rocky IV son mis películas favoritas” -confesó Trump- “Representa lo mejor del espíritu americano y del self made man, es decir, del hombre que se hace a sí mismo. Rocky es genial porque pueden tumbarlo en el ring y puede sufrir muchos golpes de la vida fuera del cuadrilátero, pero él siempre se vuelve a levantar para seguir dando pelea. Es un ejemplo para muchos americanos y me representa totalmente”.

Lo cierto es que la saga de boxeo escrita y estelarizada por el actor Sylvester Stallone en el papel de Rocky Balboa, basadas en las películas Rocky (1976), Rocky II (1980), Rocky III (1982) y Rocky IV (1985), inspirada en el ex campeón mundial Rocky Marciano y que ha recaudado más de 1000 millones de dólares en todo el mundo, representa bastante bien el llamado sueño americano. Un boxeador de poca monta cuya vida parece no ir a ninguna parte y que trabaja como un cobrador de un prestamista y pelea en clubs de mala calidad por una baja remuneración, en los que se burlan y lo hieren afirmando que no es más que un “vago”, aprovecha una oportunidad que le cae del cielo y termina obteniendo el título mundial de los pesos pesados, derrotando a campeones de la talla de Apollo Creed, Clubber Lang y el ruso Ivan Drago. Rocky, al final, no sólo consigue ganar el título mundial de boxeo e imponerse a boxeadores supuestamente mejores que él, sino que, lo más importante, recupera su propia autoestima.

Rocky Balboa peleando contra Apollo Creed en "Rocky II".

Rocky Balboa peleando contra Apollo Creed en “Rocky II”.

 

Rocky Balboa peleando contra Clubber Lang en "Rocky III".

Rocky Balboa peleando contra Clubber Lang en “Rocky III”.

 

Rocky Balboa recibiendo los terribles golpes del boxeador ruso Ivan Drago en "Rocky IV".

Rocky Balboa recibiendo los terribles golpes del boxeador ruso Ivan Drago en “Rocky IV”.

El actor Sylvester Stallone, el mismo que aseguró en una entrevista que “yo soy Rambo antes de tomarme el primer café de la mañana, y soy Rocky después de ese café”, y que una vez fue recibido en la Casa Blanca por el presidente Ronald Reagan, se tomó con calma el halago de Donald Trump. Stallone, quien apoyó en su tiempo a candidatos presidenciales como Bill Clinton y John McCaine, y respaldó recientemente al presidente Obama en su propuesta de ley por el control de armas en Estados Unidos, consultado sobre qué opinaba acerca del polémico y lenguaraz candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, sólo se limitó a manifestar que “adoro a Donald Trump. Es un gran personaje dickensiano. Aunque no sé cómo se puede traducir eso a la hora de gobernar el mundo”.

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X