Inicio » Los 80 »

Sonia Braga: el símbolo erótico de la pantalla en los años 80’

La actriz brasileña, gracias a su imagen exuberante participó en las pantallas gracias a teleseries como “Dancin’ Days” y películas como “Gabriela”.

Guía de: Los 80

Sonia Braga comenzó su carrera interpretativa con apenas 14 años en la televisión de Brasil. Tres años más tarde probó suerte en el teatro y a los 19 ya rodaba su primera película. En 1976 su rostro, y especialmente sus curvas, se harían conocidas en todo el mundo gracias a la célebre película “Doña Flor y sus dos maridos”, adaptada del libro homónimo del escritor Jorge Amado. En esa cinta Sonia Braga interpretaba a Florípides Guimaraes, una dueña de casa conocida como Doña Flor y que estaba casada con Valdomiro Santos o “Vadinho”, un mujeriego y simpático granuja que pasaba los días de juerga en juerga, apostando a la ruleta en las casas de apuestas y que fallecía en la mitad de la película de un infarto en pleno carnaval.

Si bien “Vadinho” era un completo irresponsable, Doña Flor se sentía compensada por la ardiente vida sexual que éste le proporcionaba. Ya viuda y sintiéndose vacía, tanto espiritual como sexualmente, doña Flor se terminaba casando con el aburrido y soso doctor Teodoro Madureira, la antítesis de su anterior marido y quien ciertamente no lograba satisfacer sus cada vez más crecientes ansias sexuales. Sin embargo, de repente, doña Flor comenzaba a recibir las visitas del fantasma de “Vadinho”, quien volvía al mundo de los vivos dispuesto a saciar el apetito sexual de su ex mujer, sólo como él sabía hacerlo.

Sonia Braga

Sonia Braga en Doña Flor y sus dos maridos

Así, la exótica belleza mulata de Sonia Braga le permitió encarnar a la perfección personajes femeninos desinhibidos y divertidos, desbordados en erotismo y con una fuerte carga sexual. La actriz conseguiría explotar esta imagen de belleza, sensualidad, carisma y magnetismo no sólo en Brasil, sino que también en Hollywood.

A principios de los 80’ Canal 13 programaría en sus pantallas la teleserie brasileña “Dancin’ Days”, que Sonia Braga había protagonizado en Brasil años atrás, lo que la hizo aún más conocida en el público chileno. En 1983 se anotaría otro golazo en el cine erótico sudamericano, al protagonizar la película “Gabriela”, basada en otro libro de Jorge Amado y donde la Braga compartía pantalla con una leyenda del cine italiano: Marcelo Mastroianni. En la cinta el italiano personificaba a Nacib, un propietario de un bar en un pequeño pueblo de Bahía, en Brasil.

A causa de una sequía que asolaba los campos, a su bar llegaba Gabriela, una mujer muy sensual y atractiva, interpretada por Sonia Braga. Nacib quedaba inmediatamente prendado de la mujer, la contrataba como cocinera y, al no soportar que otros hombres la miraran o le dirigieran la palabra, se casaba con ella. Nacid después intentaba obligarla a vestir de forma más recatada, pero la sensualidad que transpiraba Gabriela seguía causando un candente efecto entre sus clientes, así que era Nacib el que sufría en la película una completa transformación.

La consagración internacional de Sonia Braga llegó con su refinada caracterización de glamourosa actriz evocada por el actor William Hurt en “El beso de la mujer araña”, que le valió una nominación al Globo de Oro y le abrió las puertas del cine norteamericano. Participó en las películas “Un lugar llamado Milagro”, dirigida por Robert Redford; “El principiante”, donde compartió pantalla con el gran Clint Eastwood y Charlie Sheen; y en “Luna sobre Parador”, de Paul Mazurski, donde volvió a ser nominada a otro globo de Oro.

Por esa época la Braga pudo haber protagonizado en Norteamérica otra película emblemática del cine erótico mundial, como relata la misma actriz. “Otros países ya estaban explotando esa sexualidad sudamericana, y en los Estados Unidos también querían deshacerse de esa imagen puritana, pero no les resulto fácil. Se hizo la película “Nueve Semanas y Media” con un director británico, quien quería que yo interpretara el rol principal, pero el guión tenía demasiado diálogo y yo no podía hablar el idioma. Por eso no pude aparecer en esa película”.

En las siguientes dos décadas Sonia Braga seguiría activa en la pantalla grande y chica: participó en varias películas en el extranjero y en su país (como “Tieta de Agreste”) y en series como “Sex and the City”, “La ley y el orden” y “CSI Miami”. Este año 2014, como colofón de su gran carrera, recibió en Panamá un Premio Platino del honor del Cine Iberoamericano en reconocimiento a su trayectoria profesional, que incluye televisión, teatro, cine y modelaje.

A pesar del paso del tiempo, la figura de Sonia Braga, la misma mujer sexy de largo cabello color azabache y piel aceitunada que caminaba abrazada de sus dos amantes en “Doña Flor y sus dos maridos” y hacía perder la cabeza de lujuria a Marcelo Mastroianni en “Gabriela”, todavía pervive en la mente de millones de hombres en todo el mundo. La actriz, que ahora tiene 64 años y fue portada de la revista “Play Boy” en tres ocasiones en toda su carrera, mantiene aún esa chispa de sensualidad que encendió la imaginación de muchos. De hecho, posó cuando tenía 53 años semidesnuda en la edición brasileña de la revista “Vogue”, mostrando con toda su naturalidad sus senos. Allí, según decía la portada de la revista, apareció “más osada que nunca”.

Sonia Braga Sonia Braga Sonia Braga

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X