Inicio » Los 80 »

“The Queen is dead”: La polémica canción que The Smiths dedicó a la monarquía británica

En 1986, Morrissey escribió una canción donde describía un imaginario encuentro con la Reina Isabel II y el príncipe Carlos.

Guía de: Los 80

El 16 de junio de 1986 el grupo británico The Smiths lanzó su tercer álbum de estudio, “The Queen is Dead” (“La reina está muerta”), considerado por la crítica como uno de los puntos más altos de su destacada carrera, gracias a icónicas canciones del cancionero de la banda de Manchester como “Bigmouth Strikes Again”, “The Boy with the thorn on his side” y “There Is a Light That Never Goes Out”, aunque el disco abría con la canción homónima de seis minutos y medio de duración, que contenía un embozada crítica escrita por el cantante Morrissey a la monarquía británica, a la que trataba con desdén por considerarla superficial y parasitaria.

La fallecida reina Isabel II de Inglaterra y Morrissey, cantante y líder de The Smiths.

La fallecida reina Isabel II de Inglaterra y Morrissey, cantante y líder de The Smiths.

La letra y la música de la canción “The Queen is Dead” fueron escritas por Morrissey y el guitarrista Johnny Marr, respectivamente, y nació de una improvisación que los Smiths habían hecho en 1985 de su canción “Barbarism Begins at Home”. El tema, por cierto, comenzaba con un breve fragmento musical de “Take Me Back to Dear Old Blightly”, un viejo y tradicional tema de 1916 que fue popular durante la Primera Guerra Mundial y que narraba la historia de tres soldados ingleses que añoraban volver a sus país natal.

La frase “The Queen is dead”, al parecer, fue tomada de la novela “Last Exit to Brooklyn” de Hubert Selby Jr. , que narraba la extraña historia de una mujer transgénero llamada Georgette que ejercía la prostitución y era echada de casa por su homofóbico hermano, muriendo posteriormente a causa de una sobredosis. El autor usaba la palabra “Queen” (“Reina”) para referirse a ella, utilizándola como un sinónimo de una persona gay o queer.

En una entrevista concedida a la revista musical New Musical Express, Morrissey confirmó que parte de la historia de la letra de “The Queen is dead” se había inspirado en esa bizarra historia, pero también en la antipatía que sentía por la realeza británica: “Descubrí, conforme pasaba el tiempo, que esta felicidad que teníamos en Inglaterra se había desvanecido lentamente y estaba siendo remplazada por algo muy gris y deprimente. La sola idea de la monarquía y la Reina de Inglaterra es reforzada constantemente y hecha para parecer más útil de lo que realmente es”.

XGO7KXIK2FCBBBQPQMDLRH2BCA

En la letra de “The Queen is dead” Morrissey sugiere que la reina de Inglaterra está no sólo muerta metafóricamente, sino que también recluida en su propia soledad, corroída por sus paranoias y obsoletas tradiciones y el dinero que le exige la iglesia.

Al principio de la letra Morrissey describe a la Inglaterra de su tiempo, mientras le pregunta burlonamente al príncipe Carlos si nunca anheló aparecer en la portada de un conocido diario británico vestido con la ropa de la reina: “Adiós a las marismas sin alegría de esta tierra / encerrado como un jabalí entre arqueros / Su gran Bajeza con la cabeza en un cabestrillo / Lo lamento mucho, pero suena como algo maravilloso / Yo digo Carlos, ¿Nunca has anhelado / Aparecer en la portada del Daily Mail / Vestido con el velo nupcial de tu madre?”.

Morrissey posteriormente alude a la importancia que le daban a la genealogía real la mayoría de los británicos: “Y entonces revisé todos los hechos históricos registrados / Y me sorprendí de vergüenza al descubrir / Cómo soy el decimoctavo descendiente pálido / De alguna vieja reina u otra / Oh, ¿ha cambiado el mundo o he cambiado yo? / Oh, ¿ha cambiado el mundo o he cambiado yo? / Un rudo niño de nueve años que vende drogas / Lo juro por Dios, nunca supe lo que eran las drogas”.

smiths-queen-is-dead

Posteriomente, Morrissey, como si fuera Michael Fagan, el ciudadano británico agobiado por los males del thatcherismo que en 1982 logró burlar la guardia nocturna del Palacio de Buckingham y terminó charlando con la reina Isabel II en su lujoso dormitorio, describe su entrada la residencia real y su encuentro con la reina y su heredero:

“Así que irrumpí en el Palacio / Con una esponja y una llave oxidada / Ella dijo: ‘Eh, te conozco y no puedes cantar aquí” / Le dije: ‘Eso no es nada, deberías oírme tocar el piano’ / Podemos ir a caminar donde está tranquilo y seco / Y hablar de cosas preciosas / Pero cuando estás atado al delantal de tu madre / Nadie habla de castración…. Pasa al pub que agota tu cuerpo / Y a la iglesia que arrebatará tu dinero / La Reina está muerta, muchachos / Y es tan solitario arriesgarse”.

“La vida es muy larga cuando estás solo”, concluye finalmente Morrissey al final de la canción, en su diálogo imaginario con la longeva monarca fallecida el pasado 8 de septiembre del 2022, a los 96 años de edad.

“The Queen is Dead” sería una de las canciones más simbólicas del cancionero de The Smiths, incluida en el álbum homónimo cuya famosa portada mostraba en pose agonizante al joven actor francés Alain Delon en “L’Insoumis”, un clásico y perturbador filme francés de 1964 dirigido por Alain Cavalier.

V3YGCYCFF5AZBEEKF5LJFFQVX4

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios