Trump y la WWE, una estrecha relación que ha dado momentos inolvidables: Estos son los videos

Política y espectáculos no iban de la mano desde la época de Ronald Regan en Estados Unidos. Con menos glamour que su antecesor, Donald Trump también ha dejado su huella.

Guía de: Lucha Libre

Donald Trump WWE

Donald Trump en el WWE Hall of Fame Ceremony 2013

No es un misterio, para nadie, que el Presidente de los Estados Unidos, es un maestro del showbiz.

Con apariciones en programas como su reality show “The Apprentice”, Donald Trump supo mantener su vigencia como empresario exitoso a ojos de la audiencia.

Ahora, harina de otro costal es su relación con el mundo del wrestling, donde gracias a su amistad con la familia McMahon, dueña de la WWE, no sólo ha aparecido en PPVs icónicos como Wrestlemania o programas como Raw, sino también ha extendido sus vínculos más allá de la TV, llegando a la casa Blanca.

La Batalla de los Billonarios – Wrestlemania 23

 

El affaire, si bien llevaba tiempo en el backstage, no es hasta el año 2007 donde el futuro Presidente de los Estados Unidos, hace su aparición en Raw, para desafiar al dueño de la compañía a una pelea muy particular.

Por un lado, Bobby Lashley representaría a Trump, por el otro Umaga haría lo mismo por Vince McMahon. El escenario sería Wrestlemania 23, el árbitro invitado…Stone Cold Steve Austin.

El perdedor debería dejar que su pelo fuese rasurado por el ganador. ¡Vaya apuesta!

La lucha, hoy parte de la historia freak del evento, vio cómo el equipo Trump ganaba, y en una de esas escenas que sólo se ven en las tierras del Tío Sam, veríamos a Trump rasurando a McMahon ante 80 mil personas, en el Fort Field Arena de Detroit.

Si no les cierra la idea, esto es algo así como Sebastián Piñera afeitando la cabeza de Aníbal Mosa ante un Monumental repleto luego de una derrota del Colo Colo frente a Universidad Católica.

Dueño de Raw

 

El año 2009, Trump volvería a las pantallas. Esto con un anuncio que no dejó indiferente a nadie. Por una millonaria suma, él compraba la marca Raw y pasaba a ser dueño del mayor programa de Wrestling a nivel mundial.

La polémica no se hizo esperar.

Al día siguiente, la WWE bajaba el precio de sus acciones en la bolsa, auspiciadores y accionistas amenazaban con demandas por no dar aviso de esta compra a tiempo, lo cual claramente impactaba en el valor del producto y la compañía.

El tema es que esta compra era parte de una storyline para subir los rátings del programa. ¿Subió la audiencia? Sí, pero a costa del valor de la empresa en el corto plazo.

Salón de la Fama 2013

 

El 2013 el empresario aparecía en el Salón de la Fama por su contribución al wrestling como celebridad y embajador de la marca.

El momento fue dulce para el ahora Presidente, no hubo mayor polémica, y su discurso quedará registrado en los momentos mainstream de la compañía.

Aliados políticos

Los vínculos entre los Trump y los McMahon no sólo son televisivos. Ambas familias comparten ideales republicanos que han llevado incluso a que Linda McMahon, señora de Vince, dueño de la WWE, haya sido hasta hace unos meses, Secretaria de Pequeños Negocios en la actual administración de la Casa Blanca.

 

Su salida fue por motivos personales, muy lejanos a los escándalos de dimisiones y despidos que se han visto en los últimos 3 años en Washington, algo que da muestras y señas claras que la amistad entre ambas familias sigue más fuerte que nunca.

Lo que une el espectáculo, la política no lo disuelve.

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X