Increíble perfección: Bebés casi reales en miniatura

A partir de fotografías detalladas y un trozo de arcilla, comienza a esculpir a un bebé. Se necesitan muchas, muchas horas de paciencia y concentración para formar un bebé casi real.

Guía de: Manualidades y Artesanía

La semana pasada les comentaba que cada día me sorprendo con algo nuevo, a tal punto que ya no puedo decir que lo último que vi fue lo más espectacular, porque siempre aparece algo que supera todo lo visto. Cuando buscando en la web algo que me sorprendiera vi un pequeño bebé que se desperezaba en la palma de la mano de alguien no lo pude creer!

Camille Allen tiene 30 años y vive en Powell River, Columbia Británica, Canadá.

Trabaja en un gran estudio en un edificio de patrimonio construido en 1916. Como Camilla ama los bebés, lo ha llenado con muñecos, piezas de muñecas, muñecas en progreso de trabajo y elementos para hacer escultura. Tiene el privilegio de contar con un gran lugar para trabajar, con la vista del mar por la ventana y las montañas en el fondo.

Utiliza varios tipos de arcilla de uso profesional para hacer los bebés. Utiliza el suave mohair Inglés para imitar el cabello fino del bebé y  pinturas para dar realismo a sus colores y mejorar sus pequeñas arrugas y pliegues.

A partir de fotografías detalladas y un trozo de arcilla, comienza a esculpir a un bebé de tamaño natural o en miniatura. Se necesitan muchas, muchas horas de paciencia y concentración para formar un bebé casi real y terminar con los detalles finos – incluyendo las pequeñas arruguitas y las uñas.

Tiene el privilegio de haber aprendido el arte de la elaboración de muñecas de la abuela de su marido hace poco más de 8 años. Ella le enseñó a esculpir grandes muñecos de tamaño natural en arcilla polimérica.

Un año más tarde, tenía unos pedazos de arcilla sobrante de una muñeca grande, y lo aprovechó para formar un bebé en miniatura. Cuando tuvo el pequeño bebé en sus manos tuvo el sentimiento de protección y la fascinación. Le encantó en el mismo momento!

El primer bebé en miniatura que hizo estaba acurrucado en posición fetal, y hasta le formó un cordón umbilical, como si todavía estuviera en el vientre materno. La forma y el tamaño del bebé se veía similar a la de una cáscara de huevo. Ha intentado probarlo, y el bebé encaja perfectamente dentro de un huevo.

Así fue como nació la idea de “bebés de óvulos”. Camille opina que el bebé recién nacido es tan frágil, que se complementa con la cáscara del huevo, que nos recuerda lo frágil que es la nueva vida y cómo debe ser cuidadosamente tratado y atendido.

Más tarde trató de esculpir un bebé dentro de una concha de mar. Las formas y texturas de las diferentes conchas, recuerdan las suaves curvas de los bebés, y ofrecen un contraste interesante a destacar.

Los bebés vienen en muchas formas y tamaños, y le encanta, los lindos gorditos tanto como los prematuros más frágiles. Espera en el futuro poder perfeccionar las expresiones faciales y las posiciones, así como una variedad de tonos de piel y nacionalidades, así como desarrollar casas de muñecas para bebes. También tiene ediciones limitadas y grandes cantidades de copias hechas de resina para que los coleccionistas puedan disfrutar de los bebés, y que éstos puedan estar disponibles en todos los rangos de precios!

Links:

Más sobre Manualidades y Artesanía

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X