La sombrerería tradicional en la zona central

Hay artesanos que sólo fabrican trenzas, otros recogen la paja y sólo unos pocos son capaces de realizar el trabajo completo, que implica teñir y coser las trenzas para dar forma al sombrero.

Guía de: Manualidades y Artesanía

Sombrería

Foto: El Mercurio

Diversos son usados en la confección de los sombreros: la teatina, el trigo, el mimbre y el maíz.

Las fibras vegetales, además de tener una connotación utilitaria, alcanzan un valor estético significativo en una prenda del atuendo tradicional de la zona central de Chile: el sombrero. A través de referencias bibliográficas y grabados, se ha logrado reconstituir los diferentes modelos usados desde el siglo XVI hasta la fecha, los que generalmente tenían relación con el oficio desempeñado.

Las fibras utilizadas serían la teatina, el trigo, el mimbre y el maíz. Los centros donde todavía se fabrican los sombreros son de antigua data: La Lajuela (comuna de Santa Cruz), San Pedro de Alcántara y alrededores (comuna de Paredones), Las Cabras y Chimbarongo. Se aprecian diferencias en la materia prima y en las técnicas utilizadas para su confección.

La Lajuela y Alcántara utilizan teatina y paja de trigo, respectivamente, en ambos sectores existe hoy una especialización en este trabajo, es decir hay artesanos que sólo fabrican trenzas, otros recogen la paja y sólo unos pocos son capaces de realizar el trabajo completo, que además de los pasos mencionados, implica teñir con vegetales, coser las trenzas para dar forma al sombrero, encolarlo y plancharlo.

Sombrería

Foto: El Mercurio

La sombrería es un arte con una larga tradición.

En Paredones y en Chimbarongo se utiliza la fibra sin trenzar ni coser. En el primero se «machaca» para obtener una sección más plana y en el segundo se teje el mimbre de manera similar a los canastos. Sombreros similares a los de esta última localidad se hacen también en el sector llamado Birintún (Pumanque), y se fabricaban también en El Manzano.

Los sombreros presentan tonalidades diversas. Primitivamente la tintura se obtenía de vegetales: por ejemplo, el color negro provenía del rovo -barro negro recogido a orillas de lagunas o esteros- y los tonos café-grisáceos de los tallos del quintral. Actualmente sólo algunas artesanas continúan con este sistema, otras han optado por las anilinas fabricadas en forma industrial.

Más sobre Manualidades y Artesanía

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X