Maquetismo: construyendo nuestro mundo a escala

Reproducción de autos clásicos y deportivos de los años 30, hay una gran belleza en esas carrocerías que permiten recrear en su miniatura la perfección aerodinámica.

Guía de: Manualidades y Artesanía

Debo confesar que muchas veces he visto maquetas, que para los que no saben, son reproducciones a escala en tres dimensiones. Pero nunca me había detenido a apreciar sus detalles. Cuando descubrí a Teodoro Castro me asombró la perfección de sus reproducciones de autos antiguos.

Teodoro vive en La Coruña, España y es maquetista: su trabajo es fruto de su afición al modalismo y los trabajos manuales.  Sus recuerdos de pequeño son jugando con  el mecano y las construcciones en plástico.



Maquetismo

Foto: Teodoro Castro




Su formación es totalmente autodidacta,  en los años 70 se dedicó a la bisutería de metal  y piezas  decorativas que luego comercializaba en ferias artesanales. Sus primeras maquetas estuvieron destinadas  a la  decoración de su stand  pero tuvo tanto éxito que empezó a reproducirlas en pequeñas series, lo que lo inclinó definitivamente hacia el modalismo que, a partir de ese momento centro sus esfuerzos y en base a experimentación  personal  e intercambio con otros profesionales va consiguiendo que cada pieza sea mejor que la anterior.

Su método constructivo también es clásico: al trabajar en escalas grandes (1:10 y a veces 1:8) la labor de documentación debe ser exhaustiva y fotografiar el modelo real a reproducir.




Maquetismo

Foto: Teodoro Castro




Luego llega el momento de pasarlo a papel con la elaboración de planos que le permitan desarrollar las plantillas y los moldes que dependerán mucho que el material a emplear sea resina o metal.

Luego utiliza silicona que después lamina con poliéster reforzado con fibra de vidrio. Los metales que suele utilizar son latón, alpaca, estaño y plata. Esta labor de documentación y  diseño le puede ocupar entre 3 y 6 meses.

En referencia a su ultima maqueta, el Pegaso Z102, esta consta de más de 400 piezas y la preparación y  acabado de todas ellas se realizan en su propio taller con la sola excepción del “niquelado” que lo realiza un especialista. Por nombrar algún proceso los asientos  son forrados en cuero muy fino (cabra rebajada es la mejor) y la pintura se realiza con acrílicos de automoción recibiendo 4 capas (2 de aparejo y 2 de acabado) para  posteriormente  pasar al pulido y acabado final.



Maquetismo

Foto: Teodoro Castro



La consecuencia de este proceso es puramente artesanal por lo que la producción es  muy limitada, series cortas de de 20 a 25 piezas. Su comercialización se realiza a  través de tiendas especiales, en Barcelona, Madrid, Nueva  York y Portugal.



Maquetismo

Foto: Teodoro Castro


Su gusto se decanta, lógicamente, por los autos clásicos y deportivos, hay una gran belleza  en esas  carrocerías de los años 30 que le permiten recrear en su miniatura la perfección aerodinámica. Marcas como Figóni, Pininfarina, Bertone o Touring hacen de una simple maquina de transporte una expresión de gran belleza artística.



Maquetismo

Foto: Teodoro Castro


Como resumen puedo afirmar que el trabajo de Teodoro Castro es hecho con la pasión de un aficionado  dirigido  a aficionados apasionados.

Más sobre Manualidades y Artesanía

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X