Inédito plan para generar luz sin contaminar

La fundación My Shelter Foundation Inc. propuso dar vida a un proyecto al que denominó “Litros de Luz” en Filipinas.

Guía de: Medio Ambiente

¿Me puedes dar un litro de luz?

Seguramente parezca una broma, pero no lo es. Es una iniciativa por la cual una fundación, le llevará luz centenares de hogares en Filipinas.

La fundación My Shelter Foundation Inc. propuso encarar un proyecto al que denominó “Litros de Luz” en Filipinas, para poder iluminar más de un millón de hogares humildes en ese país. La Fundación ha elegido Filipinas porque es uno de los países en donde el costo de la electricidad es  de los más altos del mundo, sumado a que los salarios son realmente bajos, en promedio unos 10  mil pesos chilenos (US $ 20).

Litros Luz

Foto: Sidney Snoeck

"Litros de Luz" busca iluminar Filipinas.

Ahora bien, se preguntarán, ¿por qué la idea de litro vinculada a la luz? Precisamente porque se trata de  iluminar los ambientes con botellas de gaseosas de plástico de un litro y medio. El clásico envase de bebida al que estamos acostumbrados, puede convertirse en una suerte de foco.

De esta manera, las botellas son rellenadas con agua destilada y con cinco cucharadas de cloro, y se colocan  sobre orificios realizados sobre el techo, de manera que pueda aprovecharse la luz del sol.

Los rayos del sol impactan en la botella, haciendo que la mezcla genere una refracción de 360 grados, iluminando la habitación con una intensidad aproximada de 60 watts, con un costo prácticamente nulo.

De esta manera se cruzan varios objetivos en el proyecto de la fundación  My Shelter.  Como por ejemplo, el uso de energías totalmente renovables, por un lado,  y por el otro mejorar la calidad de vida de cientos de habitantes.

El procedimiento por el cual se construyen estos focos es realmente sencillo. Se llenan las botellas con agua purificada (o destilada) y el cloro y luego se las cierra herméticamente. La utilización del cloro y del agua purificada permite que no se generen ningún tipo de hongos en la solución, por lo que pueden usarse hasta cinco años.

Luego la botella se encastra en una lámina de zinc o fibra de vidrio, aproximadamente hasta la mitad del envase. Esta lámina es  la que permite que  puedan instalarse en el techo de la casa. De esta manera la botella queda fuertemente sujetada  como si se tratara de una lámpara convencional. Por último, se le aplica un fuerte sellador para evitar las filtraciones.

El foco realizado a partir de envases de bebidas desechadas surge de un proyecto elaborado por el Instituto Tecnológico de Massachussetts, y demuestra una vez más que a veces el ingenio puede otorgar grandes soluciones, en este caso, energías limpias al alcance de poblaciones humildes. El proyecto que espera terminarse en el año 2012 en Filipinas, ya fue realizado con éxito en hogares pobres de Brasil y México.

Más sobre Medio Ambiente

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X