Inicio » Motos » Equipo

Motos en su punto: Para viajes sin sorpresas

A muchos usuarios de motos les gusta disfrutar sus vacaciones sobre sus máquinas.

Para evitar que el sueño de unas vacaciones ideales sobre dos ruedas se convierta en pesadilla, es necesario no dejar nada al azar. Esto cobra mayor importancia si la moto estuvo “durmiendo” durante varios meses, ya que la deja propensa a múltiples deterioros. Por supuesto, también dependerá de las condiciones en que se guardó, del lugar donde estuvo (bajo techo o a la intemperie) y de la zona geográfica (en la costa los problemas son mayores y surgen más rápido, a causa de la humedad y salinidad del aire).

Motos

Foto: El Mercurio

Los neumáticos deben revisarse cuidadosamente.

Por lo tanto, antes de iniciar una aventura, lo recomendable es visitar un servicio técnico para revisar algunos componentes básicos:

Neumáticos: deben estar en buenas condiciones, ya que pueden estar quemados o desgastados. Lo primero se aprecia a través de grietas que se ubican en las bandas laterales. Debido a que siempre está latente la posibilidad de acelerar más de la cuenta, no es prudente arriesgarse a tener una pérdida de aire violenta.

Frenos: en este caso es necesario constatar que las pastillas de freno estén en buen estado. Para eso es necesario abrir el caliper y revisarlas, ya que a veces pueden sonar como si estuvieran malas, pero eso se debe únicamente a que están cristalizadas (basta con pasarles una lija fina para que vuelvan a quedar bien).

El líquido de freno también es indispensable. Se debe revisar el depósito para ver si está en el nivel que recomienda el fabricante (para eso tiene un “ojo de buey” que indica). Por supuesto, muchas veces es mejor cambiarlo para asegurarse que tendrá la densidad necesaria.

Cadena: este tradicional sistema de transmisión debe constatarse que esté en buenas condiciones, es decir, que esté bien lubricado y que la tensión sea la correcta. Las cadenas siempre se deterioran (estiran) de manera dispareja. Por lo tanto, esto se debe revisar moviendo la moto, ya que es posible que en un punto la tensión sea perfecta, pero al girar la rueda un poco se vuelva a soltar.

Este desgaste de la cadena también se aprecia al andar muy despacio, ya que se notará que la moto da “saltos” cada cierto tiempo. Ese salto ocurre al pasar del lado tenso al lado suelto de la cadena.

Motos

Foto: El Mercurio

Los frenos son otro punto clave de la revisión.

Además, siempre debemos viajar con un lubricante de cadena, ya que lo ideal es lubricarlas cada 300 o 500 km (dependiendo de la calidad de la misma). De eso dependerá su vida útil.

Rodamientos de dirección: aquí se necesita una revisión para determinar si requieren lubricación. La prueba es relativamente fácil de realizar, ya que basta con dejar la rueda delantera suspendida y luego mover el manubrio. Si al girarlo se advierte alguna resistencia (aunque sea pequeña), quiere decir que los rodamientos poseen “caries”, generadas por el polín y la cubeta que los soporta. Así, la dirección se sentirá más dura en la zona central y eso dificultará el equilibrio del piloto.

- Espejos retrovisores: lo ideal es contar con un par de espejos largos y que proporcionen una visión amplia, puesto que cuando son demasiado cortos su función se ve impedida al ser cubiertos por el cuerpo del piloto. Además, existen algunos espejos que se doblan con el viento o vibran demasiado.

- Luces en general: este es otro ítem de gran importancia y fácil de advertir en caso de fallas. El piloto debe estar siempre consciente que desde el momento que sube a su máquina es invisible para los automovilistas y unas buenas luces son las que pueden cambiar esa situación.

Más sobre Motos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X