Inicio » Ovnis »

Piloto español relata su supuesto contacto con seres de otra dimensión en la Antártica

El autor de esta narración, Carles Torà, se ha convertido en el "contactado del momento" según lo señalan los principales youtubers de misterios.

Guía de: Ovnis

Seguramente, si usted es fanático(a) de las teorías sobre aliens, ya estará al tanto de la llamativa historia contada por un piloto de helicóptero español que supuestamente se contactó con seres no humanos en la Antártica. Si no es así, le contamos que su nombre es Carles Torà y que su relato es tan fantástico que se hace difícil de creer de buenas a primeras.

Sin embargo, ha sido tal la popularidad y el impacto que ha causado su narración en los distintos canales de Youtube que lo ha entrevistado, que su historia es digna de compartir en esta sección de Guioteca.

seresquintadimension

Torà, quien reveló su verdad hace pocos meses, a través de distintos videos, señala que él jamás se ha dedicado a la investigación sobre posibles habitantes de otros mundos. De hecho, su trabajo no tiene nada que ver con la temática OVNI y nunca imaginó que, al acudir al continente helado para completar un encargo de una empresa privada, iba a experimentar algo tan espectacular que su visión sobre los aliens cambió completamente.

Expedición al sur del mundo

El supuesto contactado parte su narración comentando que él, junto a algunos colegas, fueron citados por una empresa internacional para efectuar un trabajo particular en la Antártida. Para ello, fueron invitados a las dependencias de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, en sus siglas en inglés) ubicadas en Suiza, para partir desde ahí en avión hasta Sudamérica y luego proseguir hasta el continente blanco en barco.

Estando ya en bases científico-militares, fue informado sobre el objetivo de la misión: él junto a otras 7 personas debían rescatar diez balizas que se ubicaban en distintos puntos de la Antártida. Carles Torà destaca que ni él ni sus compañeros efectuaron mayores preguntas (más que preguntar por las coordenadas), dado que este tipo de operaciones se caracterizan por su secretismo.

¿Un cubo negro en mitad de la nada?

El viaje lo emprenderían en dos helicópteros. Al momento de abordar una de las naves (junto a un suizo, un argentino y un chileno), ya estaba al tanto de que no podía traspasar ciertas coordenadas, porque podría encontrarse con la denominada “zona muerta”, que es al área donde los instrumentos electrónicos comienzan a fallar debido a una anomalía electromagnética.

En un principio el viaje se realizó con normalidad, porque había excelentes condiciones climáticas. Sin embargo, cuando les quedaba por recorrer unos pocos kilómetros para llegar a las coordenadas correctas (que Torá dice que no puede revelar) comenzaron a tener problemas con los instrumentos por lo que debieron aterrizar. Una vez que solucionaron dichos desperfectos, y reemprendieron el rumbo, divisaron algo inusual desde el aire: Un cuadrado gris perfecto.

Inquietos, decidieron aterrizar nuevamente y acercarse al objeto usando un par de motonieves. A 80 metros las motos dejaron de funcionar y tuvieron que continuar el trayecto con raquetas y skies.

Al aproximarse más, quedaron muy impresionados al notar que el cuadrado en realidad tenía tres dimensiones (era un cubo). Según la apreciación de Torà, debía medir tres kilómetros de largo, tres de profundidad y tres de alto, una edificación realmente impresionante e inédita en el planeta.

¿Seres Multidimensionales?

De pronto, desde el cubo que flotaba, retumbó un poderoso sonido similar al de un trombón, se abrió una especie de puerta y al instante emergieron desde allí tres luces. Luego, percibieron calor en el ambiente y hasta notaron que había polen sobre el helicóptero. Poco después se percataron de que las tres luces en realidad correspondían a tres “siluetas”, las cuales se fueron acercando más y más hasta llegar a aproximadamente, 50 metros de distancia. Las siluetas tenían forma humana y estaban cubiertas por capas con capuchas. El terror se apoderó de ellos cuando notaron que los seres no eran de carne y hueso, sino que estaban constituidos solo de luces con colores azules y anaranjados.

Según lo relatado por Torà, pronto sucedió algo aún más extraño: Dichos seres entablaron comunicación telepática con ellos pidiéndoles expresamente decirles a sus jefes que no volvieran a mandar equipos expedicionarios hasta esa zona, pues ya se lo habían advertido anteriormente.

Foto: Carles Torà. /calestora.com

Foto: Carles Torà. /calestora.com

Asustados, ninguno quiso rebatirles, así que se devolvieron hacia el helicóptero. Una vez que los seres se fueron el único que volvió su mirada hacia atrás fue Carles Torà, quien decidió regresar al cubo para conocer mejor su naturaleza. Usando sus skies llegó a colocarse justo debajo de él. Al tocarlo, no sólo descubrió que era sólido (como una “gelatina dura”), sino que además le llegaron a su mente varios números y “frases inteligibles”. Tras ello ingresó al interior del cubo.

Luego de salir e impactado con lo sucedido, Carles Torà volvió hasta el helicóptero (que volvió a funcionar) y le comentó lo sucedió a sus compañeros. Luego al reencontrarse con el otro helicóptero, descubrieron que sus compañeros de misión también habían vivido lo mismo que ellos, pero con otro cubo.

Finalmente, cuando volvieron a su base, cada uno de ellos fue interrogado en forma separada. A Torá sus jefes le pidieron no contar nada respecto del objetivo de la misión ni la tecnología que encontró al interior del cubo, pero sí lo autorizaron a dar a conocer su conversación que sostuvo con los aparentes seres de otra dimensión.

Mensajes y revelaciones

Luego de esta aparente experiencia, Carles Torà  comenzó a divulgar lo visto y conversado con los seres que él llamó “de Quinta Dimensión”. Uno de los primeros en tomar su historia fue el canal de Youtube “Despejando Enigmas”, donde dio a conocer en forma detallada cómo se produjo este encuentro en la Antártida y también algunas de las revelaciones que le hizo uno de los seres al que llamó “Nimroy”. Según él, una de las “verdades” que le fue entregada es el hecho de que ningún humano ha podido salir de la Tierra, porque existe una rejilla energética alrededor de nuestro planeta que impide el paso de las personas al espacio exterior (mas no las naves y satélites). Por lo tanto, según Torá, es falso que el hombre haya llegado a la Luna y mucho menos a Marte como lo han asegurado supuestos contactados como Corey Goode (ver nota sobre él acá).

Sin embargo, para este piloto que tiene facilidades comunicativas, lo más importante que le fue dado a conocer no son estas revelaciones, sino los mensajes que estos seres tienen para la humanidad. Cada uno de estos mensajes los ha ido revelando a medida que ha ido visitando varios países de América Latina, invitado por ufólogos locales para que participe de distintas conferencias.

El primer gran mensaje, de acuerdo a lo que ha relatado a distintos youtubers de misterios, es que todo habitante de este planeta debiera entender que es capaz de lograr cualquier cosa que se proponga. Para Torà, esa había sido la verdadera misión que tuvo Jesús hace 2000 años: indicarle a la humanidad que cada uno puede forjar su propio destino, ya que fue hecho a imagen y semejanza de Dios (también somos “creadores”).

Para que pueda revisar más en detalle lo dicho por Torà, le invitamos a ver algunos videos como los del canal Despejando Enigmas:

Video 1

Video 2

Video 3

Más sobre Ovnis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X