Revelan escalofriantes detalles de la oscura historia de Tiger Woods: Infidelidad, drogas y rehabilitación

El eximio golfista fue uno de los tantos famosos que fueron descubiertos por paparazzis siéndole infiel a su mujer.

Guía de: Paparazzis

Lo de Tiger Woods no se puede creer. Con el mundo a sus pies (o en sus manos), siendo uno de los mejores golfistas de la historia de ese deporte gracias a sus 14 majors -a 4 de Jack Nicklaus- y 79 títulos de la PGA en total, terminó poco menos que arruinando su vida. La hundió. Hasta podría escribir un manual sobre cómo dilapidarla.

Woods le fue infiel a su mujer, la sueca Elin Nordegren, preso de la adicción al sexo, y fue descubierto por los paparazzis. Como era de esperar, pretendió cubrir todo. Intentó tapar el hecho y mantenerlo en secreto, como quien deja la suciedad debajo de la alfombra. Pero al igual que otros famosos, le fue imposible.

de10.com.mx

de10.com.mx

Corría el año 2009, y su auto chocado contra un árbol, justo después de que Nordegren se enterara de que su marido se acostó con una mujer de nombre Rachel Uchitel, destapaba una olla donde se estaba cocinando una doble vida. No le quedó otra alternativa que reconocer el hecho y admitir que destruyó a su familia, que además de su esposa incluía a dos niños.

De todas formas, la enfermedad de carácter sexual (terminaron siendo 14 las veces que mantuvo relaciones) no fue la única en su oscura historia personal, que estuvo acompañada de adicción a las sustancias tóxicas y al alcohol, viéndose obligado a iniciar una rehabilitación.

Y es sobre este tema que Jeff Benedict y Armen Keteyian escribieron una biografía bajo el título “Who is Tiger Woods?” (¿Quién es Tiger Woods?) donde se descubren escalofriantes detalles de sus peores días.

Los escritores señalan que el golfista ingresó al Pine Grove Behavioral Health & Addiction Services, ubicado en Missisippi, donde extrañó las facilidades y comodidades que tenía en su residencia. En la clínica, por el contrario, encontró una pequeña casa que apenas estaba equipada con una cama y un vestidor.

Además, servicios comunes como televisión, computadora o Internet le eran restringidos, y debía cumplir con un estricto horario de regreso, volviendo al centro de rehabilitación a las 10 de la noche en punto.

Luego, por la madrugada, era revisado por personal de la clínica, donde según describen los autores, “tenía prohibido ingerir calmantes y pastillas para dormir”.  

También como parte del tratamiento, Woods tuvo que completar una suerte de “inventario sexual”, en el que le exigieron que indique, desde su niñez, todas las experiencias sexuales que recuerde (incluyendo todo lo que su familia le haya enseñado sobre el sexo).

as.com

as.com

El ganador de 14 majors fue sometido a hablar cara a cara con Nordegren, a quien le contó todos sus secretos: “luego de no frecuentar a Tiger por espacio de 1 mes, se sentó junto a él, quien ventiló todo durante 1 hora de charla” dijeron los escritores.

Sin embargo, el nacido en Cypress, en el condado de Orange, California, sufrió un verdadero infierno cuando, el 8 de febrero de 2010, recapacitó y reflexionó sobre su familia, y justo ese día uno de sus hijos cumplía 1 año.

Ese infierno, que gracias a la rehabilitación pareció desaparecer, regresó en 2017. Luego de ser detenido por conducir bajo los efectos del alcohol, Woods volvió a necesitar tratamiento contra la adicción a la medicación, precisamente para no perder la custodia de sus hijos.

El propio protagonista emitió un comunicado en el que dio su versión: “Estoy recibiendo ayuda profesional para manejar la medicación y lidiar contra el dolor de espalda y los problemas para dormir”.

Más sobre Paparazzis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios