Inicio » Realeza »

Libro revelará detalles íntimos sobre Máxima de Holanda: Desde el noviazgo con el Rey Guillermo a la crianza de sus hijas

La mujer nacida en Argentina es Monarca desde 2013.

Guía de: Realeza

Máxima de Holanda hizo el camino largo para llegar a ser Reina. Antes de casarse con el Rey Guillermo, en 2002, trabajó en un par de bancos y, en un minuto, había rechazado ser la novia de su actual marido.

En los próximos meses, un libro de los periodistas argentinos Rodolfo Vera y Paula Galloni, llamado “Máxima, la construcción de una Reina”, revelará algunos detalles sobre la mujer nacida en tierras trasandinas.

Uno de los aspectos claves que tocará en profundidad será el comienzo de su relación con el Monarca de Holanda, con una historia muy particular.

Ocurrió en agosto de 1999, la primera vez que Guillermo visitó Argentina. Máxima lo invitó a conocer un país en vías de desarrollo, y lo introdujo en su familia como su “novio”.

Máxima Guillermo

De acuerdo a cercanos a la Reina, en ese entonces ambos tenían un romance “plebeyo”, y ella no se imaginaba siendo parte de la Familia Real holandesa en el futuro.

Todo cambió a partir de 2001, cuando “Su Majestad” Beatriz le pidió que se quedará a vivir en Europa. Su suegra ya tenía decidido transformarla en una de las “royals” más elegantes y relevantes de la Realeza, lo que finalmente sucedió.

Los autores del texto también se centran en la crianza de las Princesas Amalia, Alexia y Ariane. Y en el deseo de Máxima de tener una niñera argentina, algo que pudo cumplir después de un tiempo.

Hanse Gjörtz, egresada del Norland College, la institución británica que forma a quienes cuidan a los niños de la Familia Real británica, fue en un comienzo la elegida para hacerse cargo de sus dos hijas mayores.

900dia-rey-holanda10-770x513

Sin embargo, renunció luego de tres años y medio para fundar, en 2007, su propia academia de niñeras: “Gortz&Crown”. Fue reemplazada por Eveline van de Bent, cuyo trabajo fue tan bueno que a comienzos de la década pasada pasó a ser la asistente personal de Máxima.

Con el puesto vacante, comenzó la búsqueda de una nueva cuidadora. Y ahí sí llegó una compatriota suya: Ana Roibon, quien fue contratada tras extensas entrevistas.

¿Por qué su obsesión con tener una asesora del hogar de su mismo país? Porque quería que sus niñas hablaran español desde pequeñas. Y aunque Roibon no estuvo muchos años acompañándola, sí logró que las herederas al trono aprendieran bastante rápido el idioma.

Más sobre Realeza

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios