Inicio » Rock »

¿Cuáles son las 10 mejores canciones de Los Beatles? Sus grandes temas

A más de medio siglo de su debut discográfico, Los Beatles siguen impresionando por su legado: Repaso a sus mejores temas, sus himnos imperecederos.

Guía de: Rock

El 26 de diciembre se cumplieron 53 años de “I want to hold your hand”. Al menos, 53 años del estrellato mundial, cuando el single se editó en EEUU y de ahí al mundo un solo paso.

Aquel fue el primero de una serie de… 27 nros. Uno que hicieron de una vez y para siempre a la banda de Liverpool la mejor de todos los tiempos (los 27 temas se encuentran compilados en “One”, el cd más vendido de la primer década del Siglo XXI). Recordemos un poco con un mínimo más de rigurosidad, como para bajar el listado, nomás…

Lee también: La historia de Los Beatles, resumida en diez pasos 

“Love me do” (1962)

¿Genialidad o tema supersobreestimado? Una de las primeras composiciones de McCartney, un extraño riff de armónica y un estallido a gran escala con un blues sencillito no muy bien hecho por unos jóvenes de las barriadas pobres de Inglaterra. ¿Pero cómo no incluirlo en el listado top del cuarteto si aquí comenzó todo?

 

“I want to hold your hand” (1963)

Del gran estallido al estallido global. Los Beatles editaron el single compuesto palmo a palmo entre John Lennon y Paul, nota a nota, letra a letra, algo que no duraría mucho más. Apenas años después, los Fab Four compondrían por separado.

 

“A hard day´s night” (1964)

Tras la locura desatada por singles cuyo hobbie era destrozar records (“From me to you”, “Twist and Shout”, “She loves you”) Los Beatles comienzan a escribir sobre ellos. La primer temática personal es sobre la fama desenfrenada de la beatlemanía. Y con el tercer disco de estudio algo empieza a tomar forma: la búsqueda de detalles a la hora de grabar, como ese acorde extrañísimo que abre una de las canciones más famosas de todos los tiempos.

 

“Eight days a week” (1964)

Cuando arranca todo, hoy día el tema puede parecer demasiado beatle, o para decirlo de algún modo, más papista que el papa. Sin embargo, ese fade-in con que llega el sonido vuela la cabeza a músicos de todo el mundo. Algo tan sencillo…

 

“Help!” (1965)

Sin darnos cuenta, nos hemos acostumbrado a un tema por disco. Pero con Help!-disco eso es imposible: hay dos emblemas que es imposible pasar por alto. La canción “Help!” es el primer rock and roll “negativo” de los Beatles. John escoge un tema rápido y gritado para contar un dolor, no un amor. Para los más sagaces, un anticipo de que la banda no podía durar mucho: sencillamente Lennon no deseaba aquello.

 

“Yesterday” (1965)

También parte de “Help!”, ¿qué vamos a decir de “Yesterday”? Silencio y a escuchar al genio creativo de Paul, quizá el mejor músico del Siglo XX.

 

“Norwegian Wood (This bird has flown)” (1965)

Lennon inicia una tradición que llegará hasta nuestro días en el rock: la letra sexual, los juegos de palabras. Volviendo al costado técnico, la canción incluye un sitar barato al que George Harrison le dio duro hasta sacarle jugo. No podía ser de otro modo: como lo habían usado ellos, el sitar será parte estable de muchas bandas de rock durante los años siguientes.

 

“A day in the life” (1967)

Si hiciéramos un compilado de las mejores canciones de la humanidad, este tema de John pelearía codo a codo en los primeros puestos. Y entre tanta alienación, incomprensión y dolor, Paul metió la cola y una parte rupturista: entre ellos dos y la capacidad de George Martin en producción, que los dejaba ser y guiaba las locuras, dieron forma al final más tenebroso de la música en mucho tiempo, una pesadilla que comprobarían los Stones en carne viva años después con la muerte en pleno shows: el mundo se volvía un sitio asfixiante.

 

I Am the Walrus (1967)

La psicodelia llegó al rock para cambiarlo, sino para siempre, sí por mucho tiempo. Y bajo el influjo hechicero del arte (mentira: bajó el efecto de drogas pesadas), John escribió la maravilla del absurdo por definición en la música: “Yo soy el hombre-huevo / ellos son los hombres-huevo / yo soy la morsa”.

 

“Here Comes the Sun” (1970)

Los fans de Harrison suelen elegir a esta preciosa canción como una cima creativa de su obra. Es posible que lo mejor, o al menos lo más representativo de George, haya llegado después, en su primer disco solista “All thing must pass”. Pero para los Beatles el guitarrista puso una gran cuota para que la última placa registrada por la banda fuese la obra maestra que fue. Sin John en el estudio por una lesión, todo resultó más facil. Para cuando el disco “Abbey Road” llegó a las disquerías, todos estaban de acuerdo: ningún beatle quería seguir siéndolo.

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X