Inicio » Rock »

El mito más extremo sobre Kiss que nació en Argentina: Una oscura e increíble historia

Aunque parezca increíble, el mito no nació tan lejos de nuestras tierras y cobro resonancia mundial.

Guía de: Rock

Sin título

Una vez culminado el verano del amor, el rock y si su tercera generación volvió a cambiar de estrategia. Los pioneros (50s) quisieron hacer bailar a las jovencitas; los segundos (60s), cambiar el mundo. A partir de Black Sabbath y los setentas la música se conformó con mostrar los horrores que sucedían a diario.

De allí a caer en los ritos satánicos, un breve paso. Casi todas las bandas de aquellos años pasaron por allí, al menos desde lo visual. Y la violencia ganó terreno en las estéticas y los shows de los grupos. Alice Cooper decapitó una gallina en pleno show. Y los Kiss… ¿pisaban pollitos?

Aunque parezca mentira, el mito nacería aquí nomás. Kiss se presentaría en Argentina en el año 1983, en la “Bombonera”, el famoso estadio de Boca Juniors. El país recién recuperaba la democracia y sectores conservadores no querían saber nada de bandas modernas que pudieran alterar los valores que habían logrado imponer a los jóvenes. Ya habían recibido la visita de Queen, que había hecho mucho ruido en los más chicos.

Lee también: Qué secretos esconde el logo de Kiss; un logo acusado de nazismo

Fue un comando autodenominado Capitán Giachino el que amenazó con poner una bomba y “volar la Bombonera en pedazitos” si el grupo se presentaba. La prensa local lanzó la insólita versión de los pollitos para desacreditar al grupo, inspirados en la anécdota de Cooper y una triste remake más cercana a su tiempo: Ozzy Osbourne había cortado la cabeza de un murciélago en su presentación en Des Moines, el 20 de enero de 1982.

Ante tales inconvenientes Kiss desistió de bajar hasta la Argentina. Años después, consultado por la denuncia sobre los pollitos muertos en vivo, Gene Simmons fue tajante: “No, los compramos muertos y los comemos, como hacen ustedes”.

Entonces, ¿todo aquello quedó en una simple anécdota, un mito más de la historia del rock? No tanto: el empresario organizador del concierto se fugó con la recaudación de las 50.000 entradas vendidas para el frustrado show, sin pagar el cachet del supergrupo. ¿Habrá sido él quien hecho a rodar la leyenda urbana?.

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios