Inicio » Rock »

La nueva Liv Tyler: Dejó de lado su vida rebelde y rockera por una más sofisticada y glamorosa

La hija se Steven Tyler se inició como la fantasía de los rockeros, pero terminó más cerca a las frías señoras de la "high society".

Guía de: Rock

Liv-11

Tal y tal nos enseñan su mansión. Tradicional título de People, ¿cierto? Es decir, toda esa cultura que el rock combatió por siempre. Ese mundo que los músicos que crecieron a la sombra de la generación del 60 repelió desde el inicio. Ellos, jóvenes, lindos, fuertes, no seguirían los patrones que les legaban los padres añosos y maltratados por la dura vida.

Así creció Liv Tyler, la hija de uno de los zaparrastrosos más queribles, Steven, el desprolijo líder de Aerosmith. Cuando se hizo mujer el planeta conoció su belleza y Liv respondía a esos fans: buscaba películas alternativas y críticas del sueño americano (“La fortuna de Cookie”) o se entregaba a la fábula de culto (“The Lord of the Ring”). Claro, en aquel entonces, fin de los 90, todavía existía el cine indie genuino y El señor de los Anillos era cita obligada para nerds y bookworms. Ya había filmado los clips de la banda y todos veían en ella la hermosa hija del rocker que continuaría la herencia… Pues no ocurrió.

Ahora hace tiempo que Hollywood no la cita. De los directores por fuera del sistema, olvídense. Su última película la rodó hace ya media década. Pero Liv sigue estando aún presente en el día a día. Afianzó sus carrera como modelo y su cara quedó unida a grandes perfumes y aparatosos retoques de photoshop. Al pasarse de la actuación al modelaje le sucedieron las de la ley: la modelo es conservadora, muy distinta al artista.

Mira también: Liv Tyler comparte inusual fotografía y desafía a las más jóvenes

En las últimas horas Liv promocionó en su propia cuenta una serie de imágenes tomadas en el interior de su mansión en Nueva York. Se trata de una serie de Celebrities Home, donde los millonarios enseñan el interior de sus casas. Y allí la hija de Steven –quién sí conservó su decadencia rockera aún cuando el dinero tocó a su puerta– se mostró sofisticada, fría y distante entre techos altos y cortinas onerosas.

¿Recuerdan el personaje de Blue Jasmine? El genial personaje de Woody Allen sentía claustrofóbia en los departamentos donde millones de personas viven sus ordinarias vidas. La ahora señora Tyler posa en vestidos caros y uno no puede menos que extrañarla verla en jeans, que es la prenda que mejor dibuja la gracia femenina, por más y más dinero que le pongan a un vestido. Liv intenta reemplazar con glamour la frescura que el tiempo se llevó. Como todos que lo intentan, fracasa.

Es cierto: en Nueva York existe la Alta sociedad. No es una mala copia, como terminan siéndolo cualquier clase aposentada de Latinoamérica. Quien tiene fortuna en Estados Unidos, la tiene en serio. No tiene nada de malo acceder a ese nivel de vida, si se lo ha ganado en buena ley. Sólo que los rockeros conservamos la estirpe. Alguna vez Liv lució como hoy vemos a Paris Jackson: feliz, cálida y delirantemente enamorada de un músico humilde. Alguna vez la vimos a Liv así… Y nada más. Eso…

Sin título

Sin título

 

Sin título

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X