Inicio » Rock »

Sexo, drogas y rock & roll: El libro con las noches salvajes del editor de Rolling Stone

Jann Wenner está furioso por el resultado de una biografía suya no autorizada.

Guía de: Rock

Pasó el tiempo. Pero allá, lejos, en algún momento de los 70s, Jann Wenner disfruta de su boom periodístico, del reconocimiento de sus colegas, del amor prohibido y salvaje de las grouppies del rock.

Su nombre no se hizo tan célebre como el de su colega Hugh Hefner, pero ambos editores tuvieron un par de coincidencias: llegaron a lo más alto de la prensa y vivieron desenfrenadas noches. Ahora, décadas después, el escritor Joe Hagan ha publicado la biografía y el lanzamiento reciente ya hizo ruido en la escena del rock: Sticky Fingers: The Life and Time es un imperdible viaje a épocas pasadas, desde la óptica de todo rockero, épocas mejores.

1508854234_517032_1508855112_noticia_normal_recorte1

Mick Jagger y Jann Wenner, ¿Cuántos secretos guardan?

Todo comenzó cuatro años atrás, cuando Hagan inició el proceso de investigación. Wenner se abrió de par en par al escritor y le dio los teléfonos de unos nenes más o menos conocidos: Paul McCartney, Bono, Bruce Springsteen y, por supuesto, de Mick Jagger. El viejo editor no quería saber nada del libro. Esperaba una buena sorpresa. Y vaya que la recibió.

El resultado del libro no gustó ni por asomo a Wenner, quien aseguró al New York Times sentirse traicionado por Hagan. “Es un retrato matizado de mi vida y de la cultura que envolvía a RollingStone. Escribió algo vulgar en lugar de hacer algo sustancial”. Pero, ¿qué fue lo tan grave que hizo el escritor?

Mira también: Las portadas más provocadoras de RollingStone, la revista que desnudó a las grandes estrellas

Según puede deducirse de las palabras de Wenner, Joe cayó en el error fácil. Se concentró en los aspectos sexuales y morbosos de la vida de aquellos años y olvidó el sentido revolucionario y contracultural del rock. “El sexo vende”, dice un viejo axioma. Y puede ser. Pero un buen libro no puede quedarse sólo en eso.

La biografía tiene un personaje secundario que pisa fuerte a lo largo de las páginas, la prestigiosa fotógrafa Annie Leibovitz. Según Hagan, la famosa fotógrafa vivía un derrotero de sustancias y drogas y participaba en tríos sexuales con Wenner y su esposa y cuanto músico anduviese por allí. “Si tienes a Mick Jagger acercándote o lo que sea, tu solo… haces lo que sea”, confesó Leibovitz al escritor.

Alguna vez un músico trasandino dijo que el problema actual del rock es que aunque aquellos que participaron de la contracultura y vivieron todo tipo de experiencias, se recuerdan a sí mismos estereotipados, como hippies extraídos de un comercial; algo así como que el rock no quiso imponer un modo alternativo de vida, sino solo acostarse con chicas lindas. ¿Algo de eso sucede con el libro de Joe Hagan? Tal vez el mejor modo de comprobarlo sea leerlo. Polémica tiene. Y prometer, promete.

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X