Inicio » Rock »

Sinéad O’Cónnor revivió su famoso show en SNL, donde rompió una foto del papa e indignó al mundo entero

La cantante era una artista hermosa y rapada que dejó a todos boquiabiertos al expresar su denuncia más audaz.

Guía de: Rock

Días atrás, Sinéad O’Connor ha anunciado su despedida definitiva de la música, que tendrá lugar luego de la publicación de su próximo disco “No veteran dies alone”. El álbum saldrá a la luz en 2022 y Sinéad ha prometido que será lo último que haga profesionalmente. Pero la noticia que ha devuelto a la cantante a las portadas es anacrónica, un hecho que cruza toda la cultura rock sin vencer jamás.

Con la reciente publicación de su libro de memorias llamado “Recuerdos”, su nombre volvió a boca de todos. ¿Qué puede tener de atractivo mundial el recuerdo de Sinéad? Aquella noche que la subió hasta la cumbre del respeto pero a un altísimo precio: En plan de denunciar las atrocidades que se sucedían por abusos en iglesias, O’Connor pagó con su carrera y su, ejem, cordura.

Lee también: Escándalo histórico; la noche que terminó la carrera de Sinéad o´Connor

El histórico hecho, una de las páginas más duras de la historia del rock, está retratado por Guioteca en el artículo más leído del canal y uno de los más visitados del sitio en general, sin distinción de temáticas. Aquella noche en la que, invitada por el célebre Saturday Night Live, Sinéad rompió una foto del papa Juan Pablo II, ofendió a miles de católicos innecesariamente y se irguió como voz de millones de niños abusados.

 

El escándalo fue tal que su carrera ya no se pudo recuperar. Errada, insultante o no, aquella página marcó un antes y un después, también, en las denuncias por abusos. Sinéad equivocó los modos, por supuesto, y pasó a faltar el respeto a personas que no lo merecían. Sin embargo, sus denuncias eran ciertas y su objetivo no fueron aquellos que provocaban los abusos, sino quienes callaban cómplices o inútiles de cambiar las cosas.

Las cosas empeoraron después de aquel programa: NBC la censuró de por vida y miles de neoyorquinos la abuchearon en una de las más feroces silbatinas jamás escuchadas. En su reciente lanzamiento, Sinéad deja algunas impresiones de aquellos terribles días.

 

“El día que murió mi madre, mis hermanos y yo entramos a su casa por primera vez en varios años. Teníamos nuestros propios secretos para buscar. No suyos. Todavía había cisnes de plástico rotos en el baño. De cuello largo. Congelados. Como si nada hubiera pasado. Bajé de la pared de su dormitorio la única foto que había colgado allí, que era del Papa Juan Pablo II. Fue tomada cuando visitó Irlanda en 1979. “Jóvenes de Irlanda”, había dicho después de hacer un espectáculo besando el suelo en el aeropuerto de Dublín, como si el vuelo hubiera sido demasiado aterrador, “Los amo”. Qué montón de tonterías. Nadie nos amaba”.

Mi intención siempre había sido destruir la foto del Papa que tenía mi madre. Representaba mentiras, mentirosos y abusos. El tipo de personas que escondían estas cosas eran demonios, como mi madre. Nunca supe cuándo, dónde o cómo la destruiría, pero la destruiría cuando llegara el momento adecuado. Y con eso en mente, la llevé cuidadosamente a todos los lugares donde viví desde ese día en adelante. Porque a nadie le importaron una mierda los niños de Irlanda”.

“Un día, me despierto después de haberme acostado a las 6 a.m. Es la 1 p.m. Faltaban solo unas pocas horas hasta el ensayo para SNL. Voy a interpretar dos canciones, la segunda de las cuales es “War” de Bob Marley, a capella. La letra es en realidad un discurso pronunciado ante las Naciones Unidas por el emperador etíope Haile Selassie en Nueva York en 1963 sobre el racismo como la causa de todas las guerras. Pero voy a cambiar algunas líneas para que sea una declaración de guerra contra el abuso infantil. Porque estoy enojada con Terry por lo que me dijo la noche anterior. Me enfurece que haya estado usando niños para traficar drogas”.

“También sucede que estuve muy enojada durante algunas semanas porque estuve leyendo The Holy Blood and the Holy Grail (una historia blasfema y contraria de la iglesia primitiva, El enigma sagrado, en español), pero también encontré artículos breves enterrados en las últimas páginas de los periódicos irlandeses sobre niños que fueron devastados por sacerdotes, pero cuyas historias no son creídas por la policía o los obispos a quienes sus padres informan. Así que estuve pensando aún más en destruir la foto de JPII de mi madre. Y decido que esta noche es la noche”.

¿Pudo evitar todo aquello Sinéad? ¿Debió hacerlo? Años después los hechos le darían la razón y Sinéad se ganaría el respeto, o las disculpas, de millones de personas en el mundo entero que incluso en aquel momento la abuchearon.

6VHRNXJPHNEBFGHQIZU73HK6DY

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios