Inicio » Rock »

Tragedia en Argentina: Recital del Indio Solari terminó con muertos y saqueos

La presentación del reconocido artista pasó del record mundial a la tragedia sin escalas ni intervalos: La situación aún es caótica.

Guía de: Rock

H1EbWYMoe_930x525

Argentina permanece, a estas horas, con el sol bien arriba, en estado de alarma: una de sus ciudades se encuentra en estado de caos social, con saqueos, corte de calles y víctimas fatales. El detonante, un recital de rock. La causa, como siempre, la desesperante situación socio-económica de Argentina.

El Indio Solari volvió a quebrar su propio record mundial de convocatoria: su show de anoche en la ciudad de Olavarría es el más convocante a nivel planetario para espectáculos de una sola noche con entradas pagas. Imposible saber el cálculo definitivo: se presumen entre 200 y 250.000 personas. Con el agregado que gustan enseñar los “ricoteros”, 200.000 personas en una ciudad levantada en pleno campo argentino, a trescientos kilómetros de la capital Buenos Aires. Pero esta vez (otra vez) el folclore se ha arruinado: las informaciones actualizadas, confusas, inciertas, hablan de dos muertos (en este preciso instante llega a las redacciones el dato de un choque fatal en ruta 3; las víctimas también regresarían del espectáculo).

Lee también: Las peores tragedias en el rock

Es imposible toda información fidedigna: las líneas telefónicas están colapsadas y es difícil comunicarse con teléfonos móviles en la ciudad. Este dato agrega desesperación a cientos de miles de familiares, que no pueden hablar con los asistentes del show para saber su estado.

indio1-1024x576

El show comenzó ayer por la noche y poco a poco se vio como la situación se enrarecía. El Indio interrumpía el espectáculo para realizar pedidos desde el escenario y los intervalos entre tema y tema crecían. Para los habitués a recitales de Solari esto sólo significaba una cosa: todo estaba saliendo mal.

El Indio Solari fue durante décadas la voz cantante de Los Redonditos de Ricota. El grupo mimado de la prensa especializada argentina pasó del under porteño y la supuesta rivalidad con Soda Stereo al boom durante los años 90. En plena decadencia argentina durante el gobierno librecambista de Carlos Menem, los recitales de “los Redondos” se convirtieron, como fueran los de Serú Girán en tiempos de dictadura, el sitial de resistencia.

Los shows, por aquel entonces en estadios, se volvieron caóticos por los constantes enfrentamientos entre fans y policías. A partir de la imposibilidad de tocar en la gran ciudad capital, la banda comenzó un recorrido por ciudades del interior. Pero el país se desangraba y hasta lejanas ciudades llegaban personas excluídas de todo sistema. Este mismo colaborador vio recitales en pequeños recintos a cientos de kilómetros de Buenos Aires; la cuestión siempre terminaba igual, gases lacrimógenos, autos quemados, heridos por montones. Uno de esos shows, precisamente en Olavarría fue suspendido sobre la hora y el Indio, reticente a hablar en público, montó una improvisada conferencia para pedir a los fans abandonar el pueblo en paz. En 2000 los Redonditos regresaron a Buenos Aires y tocaron dos noches en River Plate: un muerto.

La banda se disolvió en pleno estallido social. Con el renacimiento económico de Argentina durante la pasada década y la integración de sectores excluídos, la paz regresó a los shows, que crecieron exponencialmente en cantidad de fans; los shows pasaron a hacerse en gigantescos predios, no más estadios limitados. El Indio Solari se presentó en todo el interior del país con espectáculos memorables. Jesús María, Tandil, Salta, Mendoza, La Plata entre otras ciudades recibieron a artistas y fans en perfecto estado de comunión.

Untitled-1

El contexto social siempre fue clave para comprender los hechos de violencia en los shows del Indio. Con el regreso de las políticas liberales Argentina se hunde nuevamente en sus recurrentes crisis. El Indio (alineado como casi todo el arco intelectual y artista de Argentina tras la expresidenta Cristina Fernandez) advirtió el pasado miércoles a los fans por medio de allegados y redes sociales: “No pequen de inocentes y cuiden a quien tienen al lado. Este es un momento especial. Hay intereses oscuros que con pocos miembros pueden alterar la fiesta. A bailar y cantar es a lo que vamos y eso haremos. El sábado, a cuidarse y a cuidar de quienes nos rodean, aunque no los conozcamos. Cierta gente de mierda (debería puntualizar: PODEROSA gente de mierda) se regodearía si alguien sale lastimado. No le demos el gusto”. No fue suficiente.

El caótico recital tiene marco en una semana difícil para Argentina. Tras multitudinarias marchas de las centrales obreras y docentes, el dato sobre el voraz crecimiento de la pobreza bajo el mandato macrista confirmó cuanto se advierte día a día en las calles: desplome del consumo, desempleo disparado y caída de alimentos de primera necesidad dan cuenta del deterioro social. Y los shows del Indio vuelven a convertirse en recipiente. Como antes. Como ahora.

La información continúa llegando a las redacciones. La terminal de ómnibus de Olavarría fue saqueada y cientos de miles de fans se hallan varados. La gente se comunica por las redes o en cuanto medio funcione y el canal youtube enseña escalofriantes imágenes. La muerte en un show de rock; desde el lejano Altamont, una triste reincidencia.

 

 

 

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X