El historial de indisciplinas en la Roja: Un registro lamentable y escandaloso

El último episodio bochornoso fue el choque en estado de ebriedad de Arturo Vidal al salir del casino.

Guía de: Selección Chilena

El nuevo escándalo protagonizado por Arturo Vidal al chocar en estado de ebriedad mientras volvía a la concentración de la Selección Chilena, se suma a una larga lista de hechos vergonzosos que han protagonizado varios seleccionados, incluido el volante de la Juventus, quien no es la primera vez que protagoniza un hecho como este.

choque arturo vidal 3

Así quedó el auto de Arturo Vidal.

EL “GORNALLAZO”: Sudamericano Extraordinario de Lima, 1935. Chile pierde sus tres partidos, y tras la última derrota ante Perú la prensa nacional analiza que influyeron varios factores negativos en la presentación nacional, como la indisciplina del half Guillermo Gornall. Se anota que el jugador de Audax Italiano “desapareció” de la concentración chilena un día viernes y no se supo de él hasta el domingo siguiente.

ESCÁNDALO EN LIMA: Nuevamente, Sudamericano en Lima, 1957. La Selección Chilena era una de las favoritas para llevarse el título, tras los subcampeonatos de 1955 y 1956. Esos resultados habían tomado peso entre los jugadores, quienes se dieron cuenta de su importancia lo que los lleva a subir sus pretensiones económicas de los premios a recibir. Hay diferencias con los dirigentes, y tras algunos roces se llegó a acuerdo. Sin embargo, no se aplacó del todo el asomo de rebelión y pasando por encima de la autoridad del técnico José Salerno, un tipo bonachón y que siempre les daba el favor a sus dirigidos, se desató el escándalo. Algunos seleccionados fingieron lesiones, otros salían en las noches y volvían a la concentración en estado no presentable, y el resto no saludaba a los dirigentes aunque pasaran al lado.

¿Resultado? Tras el campeonato, todos los componentes de ese plantel recibieron sanciones. A saber: tres jugadores expulsados a perpetuidad de la Selección (Misael Escuti, Carlos Cubillos y Ramiro Cortés); con 18 meses de suspensión, el lateral Isaac Carrasco; un año de suspensión a Rodolfo Almeyda; seis meses para Francisco Nitsche, Caupolicán Peña y Sergio Valdés; cuatro meses para Leonel Sánchez y Mario Torres; tres meses a Mario Ortiz y Jesús Picó; dos meses, Sergio Espinoza, Daniel Morales, Andrés Prieto y Jaime Ramírez; más amonestaciones para Raúl Aguila, Gonzalo Carrasco, Carlos Tello,  José Fernández, Carlos Verdejo y Jorge Robledo. Un escándalo, qué duda cabe.

ESCAPE EN ARICA: En 1980, el plantel encabezado por el DT Luis Santibáñez disputó un partido amistoso en Arica, ante el equipo local. Tras el pleito, Carlos Caszely, Leonel Herrera y Osvaldo Hurtado pretendieron arrancarse del hotel para disfrutar un rato de la noche nortina. Para su mala suerte, fueron sorprendidos por lo que Santibáñez los eliminó del equipo. Tiempo después se supo que el portero Mario Osbén también iba en el grupito aquel, pero que reaccionó justo a tiempo y se escondió tras unos matorrales. De esa forma, se salvó.

EL CUCUTAZO: Julio de 2000, la Selección Chilena se concentra en la ciudad colombiana de Cúcuta para esperar el partido eliminatorio con Venezuela. Una tarde, el plantel no salió a entrenar desde el hotel en que se hospedaba. Ante eso, los enviados especiales se encaramaron a las paredes para lograr alguna imagen. Grande fue la sorpresa cuando se vio a algunos seleccionados conversando, en la terraza del hotel, con unas guapas señoritas. La difusión de esas postales trajeron nefastas consecuencias: mientras los jugadores, encabezados por Iván Zamorano, vetaron a la prensa, a algunos de ellos esa “inocente conversación” casi les cuesta sus respectivos matrimonios.

LA LUCECITA ROJA EN EL CENTRO: Faltaba poco para que la Selección Sub 20 viajara a Argentina a disputar el Mundial de la categoría. La noche previa al traslado, un grupo –entre los que se contaba a un mozalbete Jaime Valdés- caminaba por el centro de la capital cuando, a la altura de las calles Mac Iver con Agustinas, vio “una extraña lucecita roja en la puerta”. Impresionados por esa imagen, los lolitos decidieron investigar hacia dónde llevaba aquella y llamativa luminosidad.  Al traspasar el límite interdimensional, se dieron cuenta –sin saberlo- que habían ingresado a un cabaret con damas luciendo poca ropa…

EL DUBLINAZO CON PLAY STATION: Mayo de 2006. La Selección Chilena, a cargo de Nelson Acosta, celebraba su victoria sobre Irlanda por 1-0, en Dublín. Aquella noche, el estratego se paseaba por las habitaciones cuando se dio cuenta que en la que compartían Mark González y Reinaldo Navia había tres señoritas. Los jugadores explicaron que eran fans y que sólo querían un autógrafo, además de jugar un rato play station. Los vasos con trago, que acompañaba toda esa postal, estaban sólo de adorno. Horas después, los dos jugadores fueron puestos en el avión de retorno a Santiago en corta y nada emotiva ceremonia.

EL PUERTO ORDAZO: Julio de 2007. La Selección Chilena, sin convencer mucho, había clasificados a los Cuartos de Final de la Copa América como uno de los dos mejores terceros. Cuando la Roja preparaba el duelo con Brasil, el DT Nelson Acosta niega rumores sobre indisciplina. Sin embargo, los acontecimientos son pesos pesados y pronto se sabe lo sucedido.

Un grupo de seleccionados bajó, temprano en la mañana, al lobby del hotel de Puerto Ordaz donde se concentraban. Y no hallaron nada mejor que lanzarse jamón con mermelada. Además, una mucama denunció que esos futbolistas le habían hecho propuestas indecorosas. El numerito obliga a Acosta a renunciar al cargo, cuando ya se proyectaba en las Eliminatorias al Mundial de Sudáfrica, mientras que tras la correspondiente investigación fueron sancionados con 20 partidos de suspensión los jugadores Jorge Valdivia, Pablo Contreras, Reinaldo Navia, Jorge Vargas, Rodrigo Tello y Alvaro Ormeño.

EL BAUTIZAZO: Quizás, el mayor escándalo en la era de las redes sociales. En la previa del duelo ante Uruguay en Montevideo, por las Eliminatorias al Mundial de Brasil, Jorge Valdivia celebra el bautizo de su hijo menor. La fiesta fue de aquellas, por lo que el Mago y sus compañeros de equipo invitados –Arturo Vidal, Carlos Carmona, Jean Beausejour y Gonzalo Jara- se atrasan en su arribo a Pinto Durán.

Y al llegar, por fin, cuando todo el plantel estaba terminando de cenar, el DT Claudio Borghi se da cuenta que el quinteto venía en un “estado no presentable”. Tras algunas increpaciones, Valdivia y el resto abandonan la concentración recibiendo como suspensión 10 partidos. La previa a este hecho había tenido su sinopsis un mes antes, cuando Valdivia y Beausejour llegaron un tanto “alegres” al bunker de avenida Las Torres previa escala en un café de Providencia donde llamó la atención su “estado no presentable”.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X