Los trágicos últimos días de Robin Williams: Revelan la terrible enfermedad que sufrió el actor de “Mork y Mindy”

El comediante, quien se destacó por su buen humor tanto dentro como fuera del set, padeció un mal que derivó en el suicidio.

Guía de: Series de TV

www.themorningbulletin.com.au

www.themorningbulletin.com.au

Su papel como “Mork” en “Happy Days” (Días Felices) habilitó el llamado para participar en el “spin-off” Mork y Mindy. Este show consiguió la nada despreciable suma de 60 millones de seguidores en 1979, lo que lo catapultó a ser uno de los espectáculos más populares entre los ’70 y ’80.

Al respecto, poco más de un mes atrás, compartíamos las asombrosas revelaciones vertidas en la biografía “Robin”, escrita por el periodista Dave Itzkoff, donde Pam Dawber dijo que el comediante la acosaba sexualmente.

Estas acciones, sin embargo, no la afectaban porque formaban parte, según su compañera de elenco, de su personalidad alegre. De una forma de ser “demasiado amistosa”. De alguna manera, aseguraba que “lo hacía con todos y conmigo también”.

Y ahora se liberaron más detalles del libro del reportero de cultura del New York Times, pero sobre los últimos días del actor. Fueron días trágicos, feos, muy distintos a como se conoció a Williams en sus mejores momentos.

La maquilladora Cheri Ninns compartió bastante tiempo con el artista en 2014, y fue ella quien le confesó a Itzkoff, en un conmovedor testimonio que sirvió como material para el libro, que “lloraba en mis brazos al final de cada día. Fue horrible. Horrible”.

Es que el intérprete sufrió una creciente depresión, a causa del trastorno “demencia con cuerpos de Lewy”, que va degenerando el sistema nervioso. Pero él no lo sabía. Solo tenía noción de estar perdiendo la memoria, una aptitud clave para cualquier actor. Y eso lo desmoronó.

Ninns continuó detallando lo que fueron esos instantes en los que al actor se lo veía derrotado, no pudiendo recordar lo que estaba escrito en el guión mientras rodaba la cinta “Una Noche en el Museo 3: El Secreto de la Tumba”. La propia maquilladora intentó estimularlo para que recuperara la confianza, pero encontró como respuesta “no puedo, Cheri. Ya no sé cómo ser gracioso”. 

La cercanía de esta mujer con el humorista le permitió advertirle a la familia que “no tengo la capacidad para lidiar con lo que le está sucediendo”. Sin embargo, nada pudieron hacer. El 11 de agosto, su asistente Rebecca Ewin Spencer encontró una imagen penosa. Una imagen que ni ella ni nadie quería: encontró a Robin McLaurin Williams ahorcado en su habitación.

Más sobre Series de TV

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios