Inicio » Tenis »

Björn Borg, “víctima” de mujeres acosadoras que lo esperaban en el lobby del hotel

El sueco, un auténtico "rockstar del césped" era acosado por sus fans; en el torneo de Wimbledon de 1973 llegaron a esperarlo en el lobby del hotel.

Guía de: Tenis

El acoso físico o sexual, ese flagelo que atenta contra la libertad de quien lo padece, está relacionado por defecto a hombres que transitan por la vida con deficiencias mentales. Escudados en este tipo de patologías, se aprovechan de mujeres que en el imaginario colectivo representan al “sexo débil”.

Esta asociación de “hombre pervertido vs. mujer indefensa” se cumple en gran medida. Pero estigmatizar y caer en que todos los casos ocurren de la misma manera puede redundar en una generalización equivocada.

Björn Borg y su larga cabellera, culpable del acoso de sus fans / www.dailymail.co.uk

Björn Borg y su larga cabellera, culpable del acoso de sus fans / www.dailymail.co.uk

Y el de Björn Borg, estrella del tenis de la década del ’70, es un claro ejemplo de que la mujer, cuando se decide a ir por el hombre, hace lo que esté a su alcance para conseguirlo.

El gigante sueco fue una especie de “rockstar del césped” y ya en el año debut de su carrera, 1973, se encontró con una horda de mujeres dispuestas a todo con tal de estar a su lado. El propio Borg, quien disfrutaba de su cabellera rubia acariciada por el viento, reconoció no poder creer lo que veía.

Según el diario inglés Telegraph, el extenista aseguró respecto de Wimbledon de ese año, donde llegó hasta cuartos de final y cayó en un trabajado partido a 5 sets frente a Roger Taylor, que “fue loco. Yo era un joven sueco con pelo largo. Y de repente veía mujeres por todos lados. Las veía de camino a las prácticas, a los partidos, incluso en el lobby del hotel”.

Un hechizo que, tal como continuaría narrando el cinco veces ganador del prestigioso torneo londinense, parecía no tener forma de cortarse: “Descubrieron dónde paraba. Entonces, cuando ingresaba al lobby, había cientos de ellas esperándome”.

“Gritaban y querían mi autógrafo, hablarme y estar en contacto conmigo. Era como una estrella del pop. Nunca vi algo semejante en el tenis”.

Todo esto sucedió mucho antes de su retiro temprano del tenis profesional, a los 28 años de edad, y de los graves problemas financieros y de índole personal que obligaron al tenista a un errático y fugaz regreso al circuito en 1991.

También, enfrentó diversos inconvenientes de índole personal: la artista italiana Loredana Berté, pareja de Borg entre 1988 y 1992, dijo sin ningún tapujos que “era una aspiradora de cocaína. Su dependencia era monstruosa. Por la coca dejó ganar a McEnroe -otra estrella del tenis con problemas de adicciones- en Wimbledon en 1981.

 

 

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X