Inicio » Tenis »

El vergonzoso historial de John McEnroe y su familia con las drogas

John McEnroe, su hijo Kevin y la reconocida actriz Tatum O'Neal, con quien estuvo casado durante 8 años, padecieron serios problemas de adicciones.

Guía de: Tenis

77 títulos, entre los que se encuentran 7 grand slams, ¿son excusa para ingerir sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento o acelerar la recuperación de lesiones? La sospecha de encubrimiento a las estrellas respecto del doping, por el peso que tienen en el circuito, siempre estará latente.

John McEnroe fue de las mejores raquetas de la historia. También, fue conocido por su mal carácter en los courts, gritando como un desaforado a los jueces de silla, siendo el torneo de Estocolmo uno de los más famosos por el pésimo comportamiento que demostró.

Sin embargo, a este combo de talento y temperamento le falta algo… algo así como un escándalo asociado a las drogas. Error, no falta. El propio McEnroe reconoció tiempo atrás, al diario australiano The Daily Telegraph, haber consumido esteroides para caballos.

radaronline.com

radaronline.com

“Durante 6 años no me di cuenta de que me habían estado proporcionando esteroides de los que se usaban legalmente para los caballos hasta que se percataron de que eran demasiado fuertes, incluso para los caballos”.

El extenista ensayó una polémica justificación que recuerda al caso de Maria Sharapova: “Yo no sabía que ciertos antiinflamatorios que se administran a los jugadores para acelerar la curación estaban en la lista de productos prohibidos”.

La rusa también padeció su propio descuido al no revisar un listado de sustancias prohibidas, aunque se diferenció y no puso excusas.

John no sería el único integrante de la familia McEnroe en traspasar el umbral de las adicciones, al margen del carácter -en teoría- de circunstancial del consumo del exnúmero 1 del mundo de la ATP.

Tatum O’Neal, la célebre actriz que recibió un premio Óscar a los 9 años de edad por su actuación en la cinta “Luna de Papel”, fue su esposa desde 1986 hasta 1992. O’Neal, además de asegurar que McEnroe se drogó con anabólicos en 1987 “para volver a la cima del tenis”, lo acusó de iniciarla en el mundo de las adicciones.

La heroína fue la droga “preferida” por Tatum, quien en 1989 perdió la custodia de sus hijos Kevin, Sean y Emily. Cabe destacar, aun cuando no alcance a consituirse como atenuante, que la actriz sufrió su infancia: en la biografía “A Paper Life” confesó que fue abusada sexualmente por un amigo de su padre y maltratada psicológicamente por Ryan, su propio padre.

En un mapa imaginario para completar un auténtico GPS de adicciones, faltaría Kevin. Arrestado por la policía de Nueva York por tenencia ilegal de fármacos, uno de los “pequeños” McEnroe fue sospechado, además, de adquirir cocaína. Al final se supo que se trató de una falsa alarma: lo que Kevin tenía entre sus manos era bicarbonato de sodio.

Lo más sorprendente del caso de Kevin fue que el propio joven, quien pretendía publicar una novela contando en clave de ficción las peripecias de su abuela materna Joanna Moore con el alcohol, creyó que el arresto le quitaría el apoyo editorial. Cuando se enteró de que el libro sería editado, a puro llanto, reconoció que “desde ese momento, supe que tenía que tomarme la vida de una forma más seria”.

 

 

 

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X